Africa
Kapuscinski



Africa descrita por Kapuscinski:
Sus deseos de atravesar fronteras tienen que ver con los paisajes deprimentes de la Europa del Este de posguerra. Durante su primer viaje como corresponsal el bloqueo en el Mediterráneo del barco de pasajeros Batory, le obligan a cambiar sus planes de viaje. Se trataba del bolqueo impuesto por Nasser al paso por el canal de Suez. Durante su segunda corresponsalía, en la China de Mao, vuelve a constatar limitaciones en la vida social (aislamiento, vigilancia permanente, permisos de funcionarios). Tuvo oportunidad de experimentar abundantes vivencias personales en numerosos países africanos recién independizados. Dedica poco espacio a paisajes y actividades que entretienen a viajeros occidentales. Los países del Magreb son mencionados muy de pasada en Ebano. En Viajes con Heródoto cuenta su estancia en Argel durante el derrocamiento de Ben Bella por Boumedienne (1965). Aborda especialmente temas como política, descolonización, dictadores, pobreza, hambre. Los militares que conoció y que pone como ejemplos se caracterizan en general por su falta de profesionalidad y su injerencia en asuntos políticos. Describe de forma vívida los problemas y soluciones generados por las escasez de agua, y los efectos del sol y del calor. No deja en el olvido acompañantes con los que se vio obligado a convivir como cucarachas, moscas, mosquitos, chinches y serpientes. Al introducirse en lugares insanos experimentó en carne propia deshidratación, paludismo y tuberculosis. Arriesgó su vida al verse en medio de enfrentamientos violentos y golpes de estado. Intenta explicar la forma de pensar de pueblos africanos con sus mitos, símbolos, concepto del tiempo, el relato, respeto por la naturaleza y sentido de pertenencia a un grupo.

Política:
No desarrolla el papel de los gobiernos de Occidente en la permanencia de dictadores locales ni la pugna por ganar adeptos entre la URSS y EE.UU. durante la guerra fría. Tampoco el apatheid sudafricano. Se recrea en la vida y los métodos del violento dictador ugandés Idi Amín (1970-1979). Reparte responsabilidades políticas en los conflictos entre los pueblos tutsi y hutu en Ruanda. Con su apoyo alternativo el gobierno belga usó en su provecho un antiguo enfrentamiento que acabó en enorme tragedia. Es en este pequeño y montañoso país donde se detiene con más profundidad en las raíces históricas de un conflicto. En Liberia describe un acentuado clasismo basado en la superioridad de un grupo de dirigentes negros.

Adaptación a los recursos del medio:
Describe gran variedad de entornos a lo largo del continente mostrando admiración por la capacidad de adaptación para sobrevivir. Ingeniosas maneras de ganarse la vida en un medio con escasez de recursos, infraestructuras, sanidad y medios de transporte. Entre los que no se dedican a la agricultura pudo ver a muy pocos hombres que disfrutaran de un puesto de trabajo estable. Las condiciones más duras que describe corresponde a la vida de pastores en transhumantes en Eritrea.

Violencia:
Resulta especialmente cruel la descripción de la tortura que sufrió el presidente Doe en Liberia a manos de las tropas de Johnson, que trataba de obtener el número de cuenta bancaria a la que había trasladado el fruto de sus rapiñas. Un Doe paranoico se rodeaba de paisanos traídos de su pueblo para reforzar su protección. La muerte del dictador Doe dio paso al enfrentamiento armado entre Taylor y Johnson. Saqueos de tropas sin soldada. Actividades extractivas de los warlords como el cobro de peaje por atravesar sus controles de carreteras. Las organizaciones internacionales de ayuda no están excluidas del pago. Pueblos obligados a entregar un tributo en niños que se convertirán en soldados. Pastores que se disputan agua y pastos en época de sequía.

Etiopía:
El conflicto bélico más destacado en Ebano es la larga guerra por la que Eritrea se independizó de Etiopía. Es el capítulo en el que con más detalle se describe la ayuda soviética y el suministro de material militar. En 1894 los italianos comienzan una campaña militar pero son derrotados en Adua en 1896. En 1935 Mussolini lanza una nueva invasión y se hace con Etiopía, Somalia y Eritrea. En 1940 Gran Bretaña reconoció oficialmente a Etiopía prometiendo la liberación y la restauración de Haile Selasie. En 1941 los italianos fueron derrotados, el antiguo imperio fue restaurado y el negus recuperó el trono.


El Congo: Caos:
Todo lo peor podía suceder en cualquier parte y en cualquier momento. No existía poder alguno ni fuerzas de orden de ningún tipo. El sistema colonial se había desmoronado, los administradores belgas habían huido a Europa y su lugar había sido ocupado por una fuerza lóbrega y desbocada que solía encarnarse en gendarmes congoleños borrachos como cubas. Podía uno experimentar en carne propia lo peligrosa que es la libertad despojada de toda jerarquía y de todo orden, o, más bien, una anarquía falta de ética y concierto. Pues en situaciones semejantes, enseguida, desde el mismísimo principio, se imponen las fuerzas del mal y la agresión, la vileza en todas sus facetas, bestialidad y barbarie. Así era el Congo tomado por los gendarmes. Toparse con cualquiera de ellos podía convertirse en una experiencia temible. (de Viajes con Heródoto)


[ Inicio | Documentos | Africa | Evangelización | Colonización | Portugal s.XX | Europeos ]