HISTORIA
América
Filósofos



Los filósofos sobre América:
Los filósofos del romanticismo han tenido parte destacada en lo que se llamó la disputa del Nuevo Mundo que se inició hacia mediados del siglo XVIII, y se puede decir que perdura aún con referencia a la inferioridad o superioridad de América. La tesis de la debilidad o de inmadurez de la América nace con Buffon que, al examinar en forma comparativa las especies animales en América y en Europa, concluyó que en América la naturaleza viviente es mucho menos activa y mucho menos variada y, se puede decir, mucho menos fuerte. (Euvres, 1826). Las tesis de Buffon ampliaban polémicamente las que el abate De Paw había formulado en un escrito del año 1768 denominado Recherches philosophiques sur les Américains.

Hegel:
En manos de Hegel las anotaciones de Buffon y de De Paw resultaron, conforme a su sistema y su espíritu, determinaciones absolutas, verdades necesariamente deducidas. América es un mundo nuevo en el sentido de hallarse inmaduro y débil; la fauna es más endeble, pero en compensación la vegetación es monstruosa: Faltan en ella los dos instrumentos del progreso civil, el hierro y el caballo. Por lo tanto América es un mundo nuevo en el sentido de ser joven e inmaduro. Hasta el Archipiélago entre América del Sur y Asia muestra una inmadurez física también en cuanto a su origen. Por todo esto , América siempre se ha mostrado, y sigue mostrándose, física y espiritualmente impotente (Filosofía de la historia). Y si bien esta inmadurez es cierta, quizá precisamente por ella, América es el país del porvenir donde se revelará, en los tiempos que tenemos por delante, y quiza en el conflicto entre la América del Norte y la del Sur, el centro de gravedad de la historia universal. Pero Hegel agrega de inmediato: Como país del porvenir, América no nos atañe en absoluto>. El filósofo no se ocupa de profecías. Desde el punto de vista de la historia tenemos que ocuparnos más bien del pasado y del presente, en tanto que la filosofía no se ocupa tampoco ni de aquello que sólo será, sino únicamente de lo que esy es eterno: de la razón; y con esto ya tiene bastante que hacer.

Schopenhauer, a su vez, repetía las observaciones (si así pueden llamarse) acerca de la inferioridad de la fauna americana y de los indígenas y agregaba, en el lenguaje florido de sus apóstrofes, una descripción de los Estados Unidos como un país próspero, pero dominado por un vil utilitarismo y por su ineludible compañera, la ignorancia, que ha abierto el camino a la estúpida mojigatería anglicana, a la necia presunción y a la brutal vulgaridad unida a una estulta veneración por las mujeres. (Die Welt). Tampoco se sustrae a la misma tendencia denigradora la otra rama del romanticismo, el positivismo, que por boca de Comte desvaloriza la importancia de las revoluciones americanas, ve en los Estados Unidos una colonia universal y considera su civilización esencialmente privada de originalidad y simple copia de la civilización inglesa (Cours de phil. positive). El mismo romanticismo inspiraba a Emerson una exaltación mística de América tanto o más fantástica y arbitraria que las denigraciones de los románticos europeos. Humboldt anotaba (Ansichten der Natur, Ideas de la Naturaleza, 1807) el carácter arbitrario y fantástico de aquellos escritos que pretendían ser científicos o especulativos y que solamente eran prejuicios dogmatizados. Los elementos de la polémica alrededor del Nuevo Mundo perduraron mucho y quizá todavía hoy subsistan. A. Gerbi se extendió sobre la polémica en su obra La disputa del Nuovo Mondo, 1955). (Fuente: N.Abbagnano)


[ Inicio | Documentos | Varios | América | Derroteros | Canadá | Vapor | Mercantilismo | Trata ]