Técnica
Astronomía



Lanzamiento transbordador Temperatura:
Al menos el 90% de la materia que compone el universo está en una forma que no hemos podido detectar, ya que no emite luz visible u otra radiación. La denominan materia oscura. Los astrónomos están convencidos de su existencia a causa de los efectos gravitatorios que ejerce sobre la curva de rotación de las galaxias. Se tienen en cuenta cuatro posibilidades para eplicar su composición: neutrinos, partículas subatómicas sin carga eléctrica ni masa; WIMPs, partículas masivas de interacción débil; MACHOs, planetas enormes con poca masa o estrellas enanas blancas hechas de materia ordinaria; y agujeros negros. Un astronauta en órbita experimenta bruscos cambios de temperatura en cuestión de segundos, dependiendo de si se encuentra frente al sol (122ºC) o protegido por la sombra de la Tierra (-180ºC). La temperatua absoluta de radiación cósmica de fondo es de -266,15ºC.

    Cero absoluto:
    Según el tercer principio de la termodinámica la variación de la entropía asociada a cualquier proceso térmico reversible de un sistema condensado tiende a cero cuando la temperatura tiende al cero absoluto. Mediante un número finito de operaciones no se puede llevar a un sistema a al cero absoluto. En 1787 Jacques-Alexandre-César Charles descubrió que al enfriar un gas, cada grado de enfriamiento producía un reducción en su volumen de 1/273 con respecto al que tiene a 0ºC. La tendencia debía terminar al llegar a los -273ºC. El desarrollo de la teoría atómica demostró que el volumen de un gas depende de la velocidad de las moléculas y que éstas se frenan a medida que se aproximan al cero absoluto (-273,16ºC), temperatura que dejaría a las moléculas sin movimiento. Un grupo de físicos finlandeses se han acercado a unas cienmillonésimas de grado mediante desmagnetización nuclear.

Galaxia espiral M-64. Imagen tomada por el Hubble Ondas gravitatorias:
La tercera parte de las galaxias del universo visible tiene forma de espiral, constituidas por un núcleo central y brazos de estrellas en espiral. El resto son elípticas. El motivo no se ha explicado satisfactoriamente. Lo más probable es que se deba a las ondas gravitatorias que recorren la galaxia. Einstein predijo la existencia de este tipo de ondas. De su teoría general de la relatividad se deduce que las ondas gravitacionales únicamente pueden ser emitidas por masas aceleradas, al igual que las partículas cargadas que, cuando se aceleran, irradian luz. Este tipo de ondas se propaga desde su fuente -por ejemplo dos agujeros negros que orbitan uno alrededor del otro- hacia el exterior en forma de pequeñas ondulaciones que rizan el espacio. Cuando una de ellas atraviesa una galaxia, provoca que las estrellas y el polvo sufran una aceleración gravitatoria que tiende a concentrarlos en la cresta de la onda, mientras que las regiones que se corresponden con el valle se despueblan. Simulaciones en ordenador demuestran que este efecto desencadena la distribución en espiral de la materia galáctica.

Los cuásares son los astros más luminosos del universo. Nacen de la colisión de dos galaxias, como ha confirmaron imágenes enviadas por el Hubble. Se alimentan por la energía que se desprende del violento encuentro y del material galáctico circundante, y crecen en el centro de la nueva galaxia hasta convertirse en un objeto celeste tan brillante que puede ser detectado a distancias superiores a 10.000 millones de años luz. Se cree que su excepcional luminosidad se debe a la presencia de un agujero negro gigante en el corazón de la galaxia. La materia gaseosa que lo rodea, que gira muy rápidamente, alcanza elevadas temperaturas debido a fenómenos de fricción y turbulencias. De ahí la radiación tan intensa que emiten los cuásares.


[ Menú Principal | Ruta Quetzal | Kon-Tiki | Humboldt | La Pérouse | Malaspina | Darwin ]