Seguridad
Accidentes nucleares



Misil Trident lanzado desde un submarino Accidentes nucleares:
Calder Hall (1956):
En octubre de 1956 Gran Bretaña puso en marcha su planta atómica Calder Hall con una capacidad superior a los 50.000 kW, la primera planta de energía nuclear comercial del mundo. Dos reactores Windscale refrigerados por aire y regulados por grafito constituyeron la primera factoría británica de plutonio 239 con concentración para armas, construidos para el programa británico de los últimos años 40 y 50. En 1957 se incendió uno de los dos reactores gemelos de Widscale, produciendo el peor accidente (20.000 curies de Yoduro-131 radiactivo) hasta Chernobil (7 millones curies). Calder Hall tenía 4 reactores Magnox con capacidad para generar 50 MWe de energía cada uno. En 1995 el gobierno anunció que los trabajos de enriquecimiento de plutonio con fines militares había terminado. La estación fue clausurada en 2003. Su reactor más antiguo había estado 47 años en funcionamiento. La central inactiva está en el centro Sellafield, operado por British Nuclear Fuels Limited (BNFL) y propiedad desde 2005 de la Nuclear Decommissioning Authority. Alberga las plantas de reprocesado de combustible nuclear Thorp y Magnox.

El 26 de mayo de 1958 la Westinghouse dio fin a un pequeño reactor con una capacidad de 60.000 kW para la producción de energía eléctrica en la localidad de Shippingport (Pensilvania). A finales de 1986 hay 394 instalaciones nucleares funcionando en 26 países. Producían 270.232 MW, aproximadamente el 17% de la producción mundial de energía. Suecia es partidariaria de desmantelar sus centrales. Francia tenía 44 y proyectaba 17 más. Japón poseía 34 y planes de prodicir de esta forma el 40% de su energía. La URSS es el tercer mayor productor. Sus 50 centrales produjeron en 1986 una potencia bruta de 29.300 millones de vatios. Como consecuencia de los accidentes sufridos por diversos barcos de guerra desde 1956 hasta 1989, ocho reactores nucleares completos, con todo su combustible, y 50 armas nucleares, se encuentran en el fondo de diversos mares del globo.

Accidente de Harrisburg (28/03/1979):
La causa de la avería se debe a un fallo humano. Se estropeó el sistema de ventilación y se desconectó manualmente el sistema alternativo. Un prolongado sobrecalentamiento provoca la fusión de las juntas y desencadena un situación de máxima gravedad. El peligro de que el vapor radiactivo provoque una explosión se planteó una semana después del accidente. La población huye de forma masiva. Los coches colapsaron las carreteras de salida. La red telefónica se saturó. La conclusión de la comisión de investigación señala que aunque la avería se debió a causas técnicas, el fallo decisivo fue humano. En un radio de 80 km se prevé un incremento de 10 muertos más por cáncer. No se menciona la contaminación del río Susquehanna por 1,5 millones de litros de aguas radiactivas. Se retiraron 5 reactores del mismo tipo que el averiado.

Accidente de Chernobil (26/04/1986):
Central situada a 130 km de Kiev. Un experimento se descontroló y una explosión de hidrógeno destruyó la carcasa del reactor, las barras de combustible se fundieron liberando radiaciones de hasta 50 millones de curios (de 30 a 40 veces más que la radiactividad de la bomba de Hiroshima). Mereció el nivel 7 en la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES, en su acrónimo inglés) del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA). El accidente se produjo a causa de una serie de fallos de funcionamiento debidos a defectos de construcción del reactor y a la falta de dispositivos de seguridad. El reactor en el que se produjo el accidente es del tipo RBMK-1000, de tubos a presión, con una potencia térmica de 3.200 MW y una potencia eléctrica de 1.000 MW. La reacción se controla con grafito. La noticia se da a conocer el 28 de abril a las 21:08 hrs. Un día antes en Polonia y en la mañana del 28 en Suecia se habían registrado altos valores de radiactividad. Se informó de 32 muertos y 580.000 afectados. Fuentes extranjeras suman miles de muertos de cáncer. Una superficie de 200.000 km cuadrados queda contaminada por la radiación. En junio se empieza a construir un sarcófago empleando 300.000 m cúbicos de hormigón y 6.000 toneladas de metal. el 30 de noviembre queda acabado. Durante una prueba con un turboalternador la parada de emergencia no funciona. El reactor alcanzó una potencia de 5.500 Mw. El medio refrigerante se evaporó en amplias superficies y la temperatura del combustible ascendió rápidamente. La potencia de reacción se hizo 100 veces mayor que el valor nominal de 2.300 MW. se destruyó la parte superior del reactor. Partes del reactor incandescentes salen despedidas del interior del mismo y a las tres horas se produce otra explosión. Debido a la combustión del grafito y al calor residual se generó un empuje vertical que lanzó al aire sustancias radiactivas hasta una altura de 1.700 metros. La corriente atmosférica las transportó a muchos lugares de Europa. Debido al deterioro del sarcófago de hormigón es necesario construir una nueva gran estructura alrededor del reactor antes de que el actual sarcófago sea demasiado inestable. Dentro de esta estructura se podría entonces trabajar con grúas robóticas para desmantelar el sarcófago y parte del reactor. Estos trabajos durarían hasta 2065, siempre que se logre tener a punto este dispositivo para 2015 y que se logren los fondos.

    Se calcula que la explosión de Chernóbil en 1986 liberó a la atmósfera una radiación varios cientos de veces mayor que la de las bombas de Nagasaki e Hiroshima. Quedaron contaminadas vastas áreas y millones de personas resultaron afectadas. Solo en Ucrania, 18.000 kilómetros cuadrados de tierra de cultivo resultaron contaminados. Al igual que el 40% de los bosques del país. En total, según Naciones Unidas, 160.000 kilómetros cuadrados de Ucrania, Bielorrusia y Rusia fueron contaminados con niveles de más de 1 curio por kilómetro cuadrado de cesio-137, una cantidad que hace inhabitable esas zonas. Esa extensión de terreno equivale a casi una tercera parte de la superficie de España. Cuando ocurrió el accidente, siete millones de personas (incluidos tres millones de niños) vivían en la zona. La contaminación tardará cientos de años en desaparecer. Veinticinco años después, todo sigue igual. Greenpeace encargó un informe en 2006 a un grupo de 52 científicos de todo el mundo. En este informe se calcula que se producirán alrededor de 270.000 casos de cáncer atribuibles a la precipitación radiactiva de Chernóbil, de los cuales probablemente alrededor de 93.000 serán mortales. También se afirma que “las cifras publicadas más recientemente indican que solo en Bielorrusia, Rusia y Ucrania el accidente podría ser responsable de 200.000 muertes adicionales en el periodo entre 1990 y 2004. (Miren Gutiérrez, 2011)

Fukushima (11/03/2011):
11 marzo: -Tiene lugar un terremoto de magnitud 9 en la escala Richter y un tsunami que afecta al norte de la costa este japonesa. -La central se queda sin suministro eléctrico. -Se producen explosiones de hidrógeno. -Los reactores más dañados fueron el 3 y el 4. -El reactor 3 es el más peligroso porque contiene plutonio. -El sistema de refrigeración de los reactores 5 y 6 son puestos en marcha mediante generadores diesel. 19 marzo: -El Gobierno prohibe la venta de espinacas y leche de cuatro zonas cercanas a Fukushima despues de detectar índices de yodo superiores a los límites de seguridad. 20 marzo: -El Gobierno anuncia que la central será cerrada cuando cuando se solucione la crisis. -Aparecen columnas de humo en los reactores 2 (humo blanco de la grieta del techo) y 3 (humo gris) aunque no aumentan los niveles de radiación.


[ Menú Principal | ONU | Chomsky | Nuclear | Nacionalismo | Fundamentalismo ]