Mapas antiguos:
La historia de la cartografía supone una victoria gradual de la verdad objetiva y el método científico. Algunos mapas fueron elaborados con la intención mostrar un aspecto tergiversado de la realidad por disputas de poder. Los primeros babilonios desarrollaron algunos de los conceptos matemáticos clave como la división del circulo en 360 grados o el teorema de Pitágoras. El mapa urbano de Nippur, ciudad santa sumeria y luego babilonia cercana a Bagdad, es el más antiguo que se conoce (1.500 a.C.) Babilonia continuó apareciendo en los mapas europeos medievales debido a su papel relevante en la Biblia. No ha podido comprobarse que las representaciones rupestres europeas de la Edad del Bronce y del Hierro cartografiasen un paisaje real.

Mundo conocido por Herodoto hacia 400 a.C. Mapa del mundo conocido por Eratóstenes


El Egipto antiguo hizo escaso uso de mapas y planos. Las representaciones sofisticadas y matemáticamente fundamentadas datan de la época de Tolomeo, uno de los generales de Alejandro, que introdujo numerosas innovaciones derivadas de las prácticas griegas. En el mapamundi babilónico en arcilla, copia de uno anterior del s.IX a.C., coexisten lugares reales con otros imaginarios. Muestra ocho míticas tierras exteriores más allá del océano, e indica las distancias entre ellas. Estaban habitadas por animales legendarios. En una se anota no se ve el sol, en otra, el gran muro, se refiere al lugar de nacimiento de una figura demoníaca mencionada en textos sumerios.

Reconstrucción de las descripciones recopiladas sobre la obra de Tolomeo Mapa zonas climáticas de Macrobio


Klaudius Ptolemaius (100-170):
Escribió la Geographia o guía para trazar un mapa del mundo, hacia el final de su vida. En su obra previa, el Almagesto, había realizado el trabajo matemático preliminar para la descripción de la tierra. Revisó y desarrolló la obra de Marino de Tiro y describió el ekumene con el uso de meridianos. Concibió tres tipos de proyecciones. La mayor parte de la obra está formada por una lista de las coordenadas de 8.000 lugares y accidentes naturales, dispuestos por continentes y provincias. La Geographia conservó su estatus canónico hasta bien entrado el siglo XVII. La versión del manuscrito Burney (British Library) contiene sesenta y cuatro mapas regionales, pero es una excepción de entre las compilaciones de la obra. El proceso de transmisión desde su etapa inicial Alejandrina hasta el Renacimiento fue tan extenso y prolijo que no puede determinarse con suficiente precisión cómo eran los mapas de Tolomeo.

En el Templo de la Paz de Roma, renovado por Séptimo Severo después de un incendio (192 d.C.) se mostraba un colosal plano de la ciudad. Constaba de 150 losas de mármol grabadas meticulosamente que abarcaban una superficie de 18 x 13 metros. Se conserva aproximadamente un 10% de partes aisladas. Mantiene una escala de 1:240 utilizada por los agrimensores de la época.

Mapamundi de Hereford 1275


Concepciones cristianas medievales:
El monje egipcio Cosmas Indicopleustes, para demostrar que el Evangelio había sido predicado por toda la Tierra, escribió su Topografía Christiana (530). Inscribe al cosmos dentro de una caja recubierta por una bóveda, a modo de Arca de la Alianza con la Tierra en su interior con continentes rodeados por un océano, a su vez rodeado por el Paraíso. Isidoro de Sevilla en su obra las Etimologías u Orígenes (630), compilación de la cultura clásica, describe la Tierra con tres partes: Asia (con el Paraíso Terrenal), Africa y Europa. Admite una Quarta pars desconocida e inhabitable. Los límites del ecumene se hallan en la isla de Thulé (Islandia), las Afortunadas, el río Ganges y Sérica (China), la isla de Trapobana (Ceilán) y Liba (Africa). Sitúa como centro u ombligo del mundo al Mediterráneo. El conjunto se halla rodeado por un gran océano. La escuela cartográfica de Rávena, que comienza a desarrollarse en el s.VII, difundió una persistente imagen de Africa con el Nilo enlazado al Senegal.

Los mapas de Macrobio (s.IX) constituyen un remarcable puente con generaciones posteriores que ya habían perdido las obras clásicas originales. Con afán enciclopedista transmitió parte de la ciencia clásica marcada por la influencia de sus ideales neoplatónicos. Son mapas zonales con pocos detalles geográficos que coexistieron con otras formas de mapamundi. Su elaboración de un mapa esférico romano que representa las zonas climáticas del mundo fue muy reproducido. Separaba las zonas frías, templadas, polares y ecuatorial basándose en la obra del científico griego Crates de Mallos.

Los mapas diagramáticos T-O simplificaban la realidad con simples figuras esquemáticas. La línea vertical que separa Europa de Africa representa el Mediterráneo. Los dibujados en los tiempos clásicos sólo se conservan en copias medievales y algunas ediciones impresas de los textos antiguos. En el siglo VIII los copistas empezaron a adornarlos con detalles irrelevantes para la descripción geográfica pero de interés para sus contemporáneos, como elementos bíblicos (Monte Sinaí, mar Rojo, Paraíso Terrenal).