Navegación
Ataque a Pearl Harbour



Ataque a Pearl Harbour Ataque a Pearl Harbour (07/12/1941):
El golpe debía ser lo suficientemente definitivo como para incapacitar que la US Navy pudiera tomar la iniciativa en fases siguientes del enfrentamiento. Por sorpresa y sin previa declaración de guerra las fuerzas aeronavales japonesas llegan al sur de Oahu. La base quedó seriamente dañada y la mayoría de los buques y aviones quedaron fuera de servicio. Provocó la entrada de EE.UU. en la II Guerra Mundial.

Bajas y pérdidas materiales del ataque:
Los aeródromos de Hickam, Bellows, Wheeler y Kaneohe quedaron muy dañados, con 177 aviones destruidos. Las pérdidas en vidas fueron: 103 civiles y 3478 militares estadounidenses. Resultaron hundidos los acorazados Arizona, Oklahoma y Utah. También fueron hundidos o seriamente dañados los acorazados USS California, USS Maryland, USS Nevada, USS Oklahoma, el USS Tennessee, el USS West Virginia, el USS Pennsylvania. Los destructores USS Cassin, USS Downes y USS Helm. Los cruceros USS Helena, USS Honolulu y USS Raleigh. El minador USS Oglala. Los buques Auxiliares USS Curtiss, USS Sotoyomo, USS Vestal y USS YFD-2. Los japoneses perdieron 29 aviones y 55 tripulantes; y 6 mini submarinos.

Agresiones japonesas en China:
En la conferencia de Washington (1922) los japoneses aceptaron retirar sus tropas de Shangtong y de Siberia, donde habían intervenido en 1918. En 1931 una agrupación de extrema derecha provocó en la zona del South Manchuria railroad (compañía japonesa) una serie de incidentes con objeto de justificar la intervención militar del gobierno de Tokyo. Manchuria fue proclamada estado independiente en 1932. De hecho se había convertido en una colonia japonesa sometida al control exclusivo del ejército, mientras que los clanes financieros (zaibatsu) aprovecharon la ocasión de explotar las posibilidades económicas de este vasto terrirtorio con 26 millones de habitantes. En 1932 los partidarios de la expansión armada inauguraron con el asesinato del primer ministro Inukai una política de atentados contra las personalidades que juzgaban demasiado liberales; obligaron al gobierno a intervenir en Shangai, tomando como pretexto el boicot a los productos nipones con que los chinos contestaron la invasión de Manchuria. La sociedad de Naciones no evitó la agresión de Japón contra China y Manchuria. Japón se retiró de la Sociedad de Naciones en 1933. El 21 de mayo de 1934 lanza una advertencia para que los países eviten su apoyo a China en la expansión japonesa. El 26 de noviembre de 1936 firma con Alemania el Antikomitern El 11 de julio de 1937 se envía a China numerosos efectivos japoneses. Japón presenta unas exigencias sobre el territorio chino rechazadas por Chian Kai-Shek. El 27 de agosto bombardea la ciudad de Nanjing. El 3 de noviembre Comienza en Bruselas la Conferencia del Lejano Oriente sobre el conflicto chinojaponés. El 13 de diciembre de 1937 toma Nanjing. El 31 de mayo de 1939 Japón ha ocupado la mitad de China. Ataque a Pearl Harbour

Anexión de Corea (1910-1945):
A finales del s.XIX Corea veía con preocupación el domino japonés sobre su territorio y alentaba la intervención rusa, a la que arrendaron la base naval de Masampo, hecho por el que Japón intervino militarmente (1904-1905). De 1910, fecha de la anexión oficial de Corea al Imperio japonés, a 1920, los japoneses ejercieron un dominio administrativo completo en la península, donde instauraron un régimen de terror policíaco. De 1920 a 1930 dotaron a Corea de un equipo industrial y de una red de carreteras y ferrocarriles, al mismo tiempo que intentaron sustituir la cultura nacional por su cultura. Desde 1919 los dirigentes coreanos en el exilio organizaron desde Shangai un movimiento de resistencia antijaponés muy activo a pesar de la durísima represión japonesa.

Recelos por la ocupación japonesa de Asia oriental:
Las relaciones se habían deteriorado sobre todo después del embargo decidido el 2 de julio de 1940 sobre las exportaciones con destino a Japón y el mantenimiento financiero acordado a la China de Chang-Kai-Chek, pero vemos que Estados Unidos, que se enrolaba sin discreción en el Atlántico, creía en la virtud de una cierta retención del otro lado de su continente al apretarle los tornillos a Japón, cuya situación económica estaba sin embargo llena de riesgos. La vida de Japón, con su crecimiento demográfico enorme, era la exportación industrial. Ante el sistema de fijación de contingentes que agravaba la falta de materias primas, el remedio estaba en la creación de la Gran Asia Oriental que dominaría evidentemente Japón. Esto ocurría por la manumisión sobre el sudeste asiático y la creación de un perímetro de defensa oceánico. La entente con Alemania facilitaba las cosas, la expulsión de los blancos de Extremo Oriente se adornaba de un racismo fuerte y la guerra de Europa aportaba la circunstancia favorable sin la cual el plan de extensión no se podría alcanzar. La firma, el día 13 de abril de 1941 en Moscú, del pacto de no agresión ruso-japonesa liberaba a Japón de sus temores sobre el continente, y frente a Estados Unidos tenía una fuerte resonancia: Japón veía que se proponía una entente en la base del statu quo, igualdad comercial, no intervención... que los japoneses propusieron transformar en pacto de no agresión que les hubiera dejado las manos libres en todo el sudeste asiático y al sur de los mares de China. Por otra parte, América, desde el fracaso de Francia en mayo-junio de 1940, rearmaba, doblaba su flota y los astilleros navales tenían una actividad que inquietaba a los almirantes japoneses. es evidente que una flota fuerte incitaría a los Estados Unidos a contrarrestar las agresiones japonesas indispensables para su extensión. Había pues que escoger: apresurarse o renunciar. Todo ocurre entonces como si, ante el temor de una guerra con América que les hubiera molestado al principio, los japoneses tuvieran prisa por preparar el movimiento de empresa y por liquidar la potencia naval de los Estados Unidos antes de que ésta actuara. [...] Los tratados Tokio-Washington sobre el intercambio de una retirada de Indochina por la anulación del embargo duraron un año. El endurecimiento de Estados Unidos, que exigió además el abandono de la hegemonía en China, marcó la suerte del Pacífico. La elección japonesa tenía que ser urgente. El tiempo trabajaba en favor de Estados Unidos. (Brossard)


Relaciones entre Japón y los territorios ocupados (1942-1945):
Los japoneses intentaron establecer en todo el colosal imperio conquistado en unos meses un nuevo orden, que ellos denominaron la Gran Asia. Punto especial de la propaganda oficial japonesa fue el de exaltar los nacionalismos existentes en los territorios que habían sido colonias de países europeos o americanos (Filipinas) hasta el comienzo de la guerra, presentándose ante ellos como liberadores de la presión colonial y admitiendo la formación de gobiernos indígenas, y aun de declarar independencias, siempre nominales. A partir del tercer mes del comienzo de la guerra, quedó organizado en Tokio un Consejo de la Gran Asia, integrado por capitalistas y altos funcionarios gubernamentales, que empezó a preparar planes económicos para la explotación los inmensos y ricos territorios que iban cayendo en manos de Japón. Siete meses después, en septiembre de 1942, este Consejo se transformaba en un Ministerio de la Gran Asia, nombre con el que se disimulaba el de un verdadero Ministerio de Colonias. Algunos países ocupados juzgaron al principio sinceras las afirmaciones japonesas y dieron rienda suelta a su odio anticolonial con la formación de gobiernos propios. Así, Filipinas, Birmania, cuya independencia fue reconocida en 1943, y Vietnam e Indonesia que recibieron el mismo trato a finales de la guerra. También se constituyó un "gobierno de la India" en el exilio y subsistía el gabinete pro-japonés formado en China, donde no obstante resistía el general Chiang-Kai-shek, apoyado de un modo intermitente por los Aliados. Pero no tardaron en darse cuenta los países ocupados que lo que ocurría en realidad era una sustitución de unos colonizadores por otros, y aún más duros, agresivos y crueles que los europeos y americanos. Empezaron, pues, a manifestarse los primeros síntomas de resistencia a los japoneses, que fueron duramente reprimidos. Y la misma Birmania, aparentemente independiente, se convirtió en el camino de la ayuda aliada a China a través de una carretera que se improvisó rápidamente tras difíciles trabajos. (Marqués de Lozoya)


North Carolina North Carolina (1940):
Representa la última etapa en el desarrollo de los acorazados. Cuando colocaron la quilla en 1937 era evidente que la principal amenaza de los acorazados procedía del aire. Con cada reequipamiento se incrementó su armamento antiaéreo y a finales de la guerra contaba con 96 cañones AA, complementados con 20 de 12,70 cm; éstos disparaban proyectiles con espoletas de proximidad, dotados de radios en miniatura que detectaban la presencia de un avión dentro de su alcance eficaz, estallaban y dejaban caer fragmentos de metralla sobre el avión. Su objetivo principal era su plataforma móvil para cañones; disponía de cañones de 40,64 cm que, aunque nunca dispararon sobre otro acorazado, se utilizaron para bombardear blancos terrestres y marinos. Sus motores de 121.000 caballos impulsaban un peso de desplazamiento con carga de 44.800 toneladas a una velocidad máxima de 25 nudos. Fue un barco afortunado porque sólo perdió 6 de los 2.00 hombres de su dotación a lo largo de 482.800 km de guerra naval. Se conserva en Wilmington (North Carolina).


[ Inicio | Documentos | Varios | Batallas | Columbus | Submarinos | Primera Guerra | Cronología IIGM | Okinawa ]