MAR
Cetáceos en Canarias



Cetáceos en Canarias:
Canarias es una de las zonas del mundo con mayor cantidad de cetáceos, tanto desde el punto de vista de su cantidad como de su variedad pues en las Islas se han cifrado hasta 28 especies distintas. Esta riqueza parece deberse a una combinación de características físicas y biológicas atractivas para estas especies, como una topografía que les facilita el encuentro con sus presas.

La exposición Ballenas y delfines de Canarias (feb 2004):
El ser humano siempre se ha sentido fascinado por los cetáceos. Misteriosos, inteligentes, bellos y tremendamente plásticos, capaces de ejecutar piruetas imposibles en el aire desafiando la gravedad abandonando por unos segundos su medio natural, estos mamíferos que pueblan los océanos mantienen aún una relación de amor-odio con el hombre que pone en peligro su existencia. La necesidad de mantener un equilibrio entre ambos mundos condenados a entenderse confiere mayor importancia a la exposición Ballenas y delfines de Canarias. Un mundo por descubrir, organizada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias y CajaCanarias, que reúne un centenar de espectaculares imágenes, la mayoría d ellas inéditas y realizadas a tamaño natural, tomadas en las aguas canarias. La instalación, que podrá visitarse en el centro cultural de la entidad de ahorro en Santa Cruz de Tenerife hasta el 25 de febrero, incluye además una amplia visión sobre los cetáceos en Canarias y su mundo por medio de paneles explicativos, textos, vídeos, dibujos y material interactivo que acercan al espectador la vida oculta y desconocida de estos hermosos mamíferos marinos. Los contenidos de la instalación abordan cómo viven, de qué se alimentan o cómo se comunican entre ellos, hasta sus principales amenazas y las medidas de conservación que ha puesto en marcha el Gobierno de Canarias para garantizar su supervivencia en las Aguas del Archipiélago. Los cetáceos se convirtieron en el símbolo del conservacionismo en los años 70. Comenzó entonces a investigarse seriamente a estos hermosos y misteriosos animales que extienden su universo mágico bajo las aguas de los océanos y mares del planeta y cuyos sonidos, en forma de ecos capturados por el sónar, pueblan la sala de exposiciones del centro cultural de CajaCanarias.

Las imágenes en movimiento, en algunos casos a muy pocos metros de la costa, han sido tomadas por Sergio Hanquet, Bern Brederlan,Vidal Martín, José Chinea y Teodoro Lucas. Además la muestra incluye fotografías individuales de Melanie Magvet, Erika Urquiola, Renaud de Stephanis y Noelia Villalba. Curiosamente no fue hasta el año 1991cuando la consejería de Política Territorial y Medio Ambiente financió el programa de Estudio de Cetáceos Varados en el archipiélago canario, y posteriormente, el Informe de Cetáceos Varados en el archipiélago canario durante los años 1992 y 1993. La investigación realizada contribuyó a al mejor conocimiento de las especies que frecuentan nuestras aguas. Por otra parte, en 1993, la consejería de Transporte y Pesca financió el Estudio del impacto que provocan las embarcaciones en la población de calderones tropicales (Globicephala macrorhynchus) residentes en aguas del suroeste de Tenerife. En él se ponen se ponen de manifiesto los factores que afectan a la colonia de calderones, del que se desprende la necesidad de emprender actuaciones específicas de conservación. Ante la preocupante situación que se había generado en su entorno natural, la viceconsejería de Medio Ambiente apostó por el desarrollo de un decreto que regulase la actividad de observación de cetáceos en Canarias, con el objetivo último de la conservación de las especies y la racionalización del recurso. A raíz de la aprobación del Decreto 320/1995 por el que se regula dicha actividad, el programa de conservación de cetáceos emprendió dos líneas de trabajo, por un lado las actuaciones de control y vigilancia de la actividad de observación de cetáceos que regula el Decreto y, por otra parte, la atención de cetáceos varados en coordinación con otras instituciones. El desarrollo exorbitante que ha experimentado la actividad de observación de ballenas y delfines en Canarias, afecta principalmente a las poblaciones de calderones tropicales y de delfín mular que residen en las aguas próximas a la costa suroeste de la isla de Tenerife, concretamente en el canal que existe entre Tenerife y La Gomera. Esta actividad, que el Gobierno de Canarias no considera negativa en sí misma, puede convertirse en una seria amenaza si no tiene lugar una adecuada regulación. Cabe recordar que todas las especies de cetáceos están protegidas tanto por la Ley 4/1989 como por Directivas comunitarias. La Directiva de Hábitat considera además, que el delfín mular, una de esas especies de cetáceos junto al calderón tropical que mantienen poblaciones residentes en aguas canarias, merece atención prioritaria. Hay otras especies como la Yubarta o la gran ballena azul presentes en la exposición que utilizan estas aguas como lugar de paso. Además, Canarias es el único lugar de Europa en el que podremos encontrar al delfín de dientes rugosos. (Sergio Negrín)


Zifios en Canarias. Por Vidal Martín:
La primera referencia que hace mención a un zifio en Canarias aparece en la Histoire Naturelle des iles Canaries (tomo II, pág.11), de Barker-Webb y Sabin Berthelot. Éstos describen un gran delfín desdentado encallado cerca de la Cruz Santa (Santa Cruz) de Tenerife en 1830. Los mencionados autores enviaron un dibujo del cetáceo al insigne naturalista Valenciennes, miembro del Real Gabinete de Las Ciencias de París, quien no supo determinar la especie. En el Archipiélago Canario se han citado cinco miembros de esta Familia:

  1. el zifio de Cuvier, Z. cavirostris
  2. el zifio de Gervais, M. europaeus
  3. el zifio de Blainville, M. densirostris
  4. el zifio de True, M. mirus
  5. el zifio calderón septentrional, Hyperoodon ampullaus.

Una síntesis de los datos disponibles, refleja que las Islas Canarias son unos de los lugares del planeta con mayor diversidad y frecuencia de este grupo, dando fe de ello más de 80 especímenes varados en los últimos 30 años, así como numerosos avistamientos en el mar. Del zifio de Gervais existen dos avistamientos constatados en el Atlántico (la especie sólo se distribuye en este océano) y los dos han sido realizados en aguas Canarias. Con respecto al zifio de Cuvier, es interesante mencionar que es la región con más varamientos de esta especie del planeta, pero sus avistamientos en el mar son más bien escasos. En cualquier caso, es un hecho que no se han realizado estudios en áreas en las cuales tenemos evidencias de que la especie puede ser relativamente frecuente, como la costa sureste de Fuerteventura, el canal Anaga-Agaete o las aguas de El Hierro. El zifio de Blainville es observado con relativa frecuencia a lo largo de todo el año en la costa suroeste de Tenerife y La Gomera. En cambio, del zifio de True y del zifio calderón sólo existe una cita. Algunos puntos del Archipiélago Canario, como la costa oriental de Fuerteventura y Lanzarote, o las costas sur occidentales de Tenerife y La Gomera parecen representar hábitats importantes para estas especies.

Zonas de localización:
[...] Todos los varamientos en masa de zifios en Canarias han tenido lugar en las costas orientales de las islas de Fuerteventura y Lanzarote. Sin embargo, los más numerosos en términos de especies y ejemplares implicados han tenido lugar en la costa sureste de Fuerteventura. El área comprendida entre la Punta de Jandía y el faro de La Entallada, representa un enclave importante para varias especies de cetáceos, incluidos los zifios. El motivo de esta riqueza parece residir en una combinación de características físicas y biológicas que probablemente atrae a estas especies. En la costa, los fondos arenosos caen bruscamente a una milla del litoral, formando un abrupto veril que alcanza los 1.000 m. de profundidad, a partir del cual la profundidad sigue cayendo suavemente hasta los 1.700 m. En el área existe multitud de pequeños cañones o "surcos" que se aproximan a la costa. Las islas oceánicas pueden ser importantes para estas especies debido a que suelen estar asociadas a un aumento de la productividad local y a que presentan características topográficas que contribuyen a la agregación de presas potenciales, favoreciendo la aproximación de los zifios y otros cetáceos como cachalotes. La mayor parte de las áreas marinas protegidas para mamíferos marinos se hallan en zonas costeras o sobre la plataforma continental (hasta los 200 m de profundidad). Sin embargo, en los últimos años se ha puesto de relieve el extremo interés de los hábitats marinos profundos por ser el hábitat de especies de cetáceos oceánicos. (Vidal Martín)


SECAC:
La Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC) es una ONG científica y conservacionista, fundada en 1993, cuyos fines son promover y realizar proyectos de investigación, la conservación de los cetáceos y su hábitat natural, y la divulgación de los valores relacionados con la presencia de estos animales en las Islas Canarias. Las actividades de investigación de la SECAC abarcan estudios de seguimiento a largo plazo de la estructura y dinámica de las comunidades de cetáceos de las islas, así como la asistencia y obtención de información biológica de animales varados. Es miembro fundador de la Sociedad Española de Cetáceos (SEC) (www.cetaceos.com). Entre el 2005 y el 2009 permaneció abierto el Museo de Cetáceos de Canarias. Situado en el Edificio del Antiguo Varadero de la marina de Puerto Calero, en el municipio de Yaiza (Lanzarote). Alberga una de las colecciones más importantes sobre cetáceos de Europa. Está gestionado por la SECAC, que tiene allí sus oficinas. La temática de las salas incluye una introducción a los cetáceos, la vida en los océanos, un recorrido por las principales familias que se encuentran en Canarias y un espacio dedicado a la conservación y al estudio del mar.


Campaña de Adena para que las ballenas del Sur sean parque marino (26/04/06):
El portavoz de WWW Adena Canarias José Antonio Trujillo explicó que su organización está trabajando en colaboración con otras entidades y con una buena parte de los profesores de universidad que trabajan con es tos asuntos para intentar convencer al Gobierno de Canarias de la importancia de proteger ala colonia de ballenas que habitan en las aguas del sur de Tenerife. Entre las acciones que están realizando se encuentran la recogida de firmas para, una vez recopiladas (ya llevan 800), presentar al Ejecutivo regional la exigencia de que retome este asunto. José Antonio Trujillo recordó que a finales del año pasado, el Gobierno de Canarias "dejó caducar su iniciativa de declarar el Espacio Natural Protegido el Parque Natural Marino de Las Ballenas y, además, lo hizo sin dar ningún tipo de explicaciones". El Ejecutivo, en su momento, aseguró que no se trataba de una circunstancia muy grave pues ya había otras herramientas que protegían a estos animales pese a ello. Este descuido administrativo coincidió con una de las reformas del Gobierno de Canarias y con el cambio de alguno de los responsables de esta Consejería. Estos cambios también han afectado a otras iniciativas olvidadas como el decreto sobre avistamiento de cetáceos que preparó la Dirección General del Medio Natural, en el que se incluía el cobro de un canon por visita, que se quedó en papel mojado. Otro olvido que afecta a los cetáceos es el proyecto de la ley de biodiversidad de Canarias, que fue paralizada por Coalición Canaria (CC) en el Parlamento regional. El responsable del grupo ecologista insiste en que esa zona de Teno-Rasca en Tenerife necesita protección no sólo por las ballenas sino por la cantidad de riqueza y de biodiversidad que hay en esa zona, "desde aves marinas, tortugas, y plantas marinas" que "necesitan recursos económicos y de gestión superiores a la denominación actual de Lugar de Interés Comunitario (LIC)". Adena Canarias recuerda que el Ministerio de Medio Ambiente tuvo un proyecto para designar toda esta costa, hasta Granadilla, como Parque Natural debido a "su gran riqueza que es necesario proteger". La organización ecologista asegura que en estos momentos "este espacio no está lo suficientemente protegido" y denunció que a la práctica habitual de la observación de cetáceos desde una perspectiva turística, "ahora se suman una gran cantidad de particulares que tienen sus embarcaciones de recreo y que se acercan a la zona, sin ningún tipo de control por parte de la Administración". La organización ecologista también espera que el Gobierno califique como Sitio de Interés Científico las Marinas de Arrecife y las Salinas de Nava en Lanzarote. (Verónica Martín para La Opinión)

Bioindicador del cambio climático:
Canarias puede ser un nodo importante en la red de estudio de cambio climático en todo el mundo porque los cetáceos son unos buenos bioindicadores de todo lo que ocurre en su entorno. Por ejemplo en el Mediterráneo están muriendo muchos calderones y hemos detectado la causa que es un virus ya detectado que suele aparecer tras una bajada de defensa en los animales. La pregunta está si esa bajada tiene relación a cambios en el medio, en sus hábitos... y ahí hay un campo importante de investigación. (Antonio Fernández 20/03/07)


Filmación del calderón tropical y el calamar gigante (11/08/07):
Investigadores de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario han fotografiado y filmado por primera vez en el mundo a un calderón tropical en el momento de comerse un calamar gigante en aguas del sur de Tenerife, en donde existe un canal submarino profundo que podría ser el hábitat de estos cefalópodos de grandes dimensiones. Vidal Martín, presidente de la Sociedad, explica en una entrevista con EFE que los testimonios gráficos obtenidos abren una nueva perspectiva científica, pues hasta ahora se creía que el único cetáceo que se alimentaba de calamares gigantes es el cachalote, como demuestran los restos estomacales analizados. El investigador, que también es director del Museo de Cetáceos de Canarias, relata cómo en junio, cuando investigadores de este centro observaban a un grupo de calderones en el sur de Tenerife, vieron con sorpresa cómo un animal emergía tras una inmersión profunda a la superficie "dando saltos". "Al fijarnos vimos que el calderón tenía un brazo de calamar asomándole de la boca así como otras partes adheridas al dorso y costados del cetáceo. Efectuó varios saltos de lado en el agua para liberar el tentáculo y poder comérselo, como así hizo, lo que fotografiamos y grabamos en vídeo", comenta Martín. "Alrededor del calamar gigante hay bastantes mitos y leyendas aunque sigue siendo una especie desconocida", y en los últimos años varias expediciones han tratado de filmar vivo a este invertebrado sin mucho éxito, detalla Martín, quien señala que tampoco se sabe nada de las zonas profundas de las islas. Los calamares tienen ocho tentáculos y dos brazos largos denominados funículos que utilizan para capturar a sus presas y para la reproducción. De los restos engullidos por el calderón en Tenerife se calcula que el cefalópodo podría medir más de 5 metros de longitud. Los calamares gigantes pueden llegar a medir 20 metros y pesar 1.000 kilogramos, pero sólo 6 metros corresponden al cuerpo, el resto son la cabeza, los tentáculos y sus dos largos brazos. En la superficie del mar de la misma zona se han encontrado ejemplares muertos de calamares gigantes y algunos aparecieron parcialmente devorados y con marcas de dientes tras ser retirado de un grupo de calderones tropicales en la superficie del mar. "Pensábamos que el calamar gigante había muerto previamente y los cetáceos 'jugaban' con él. Ahora las piezas parecen encajar", dice Martín. Los científicos han averiguado que los calderones tropicales realizan inmersiones hasta los 1.200 metros, aunque lo normal es que lo hagan entre los 800 y los 900 metros de profundidad. A diferencia de otros cetáceos, los calderones tropicales ascienden y descienden con rapidez, con inmersiones cortas de hasta 22 minutos. Entre inmersión e inmersión realizan "un breve descanso" en la superficie que a veces no excede los 5 minutos para volver a sumergirse a velocidades de entre 2 y 3 metros por segundo. Vidal Martín detalla que se han catalogado más de 800 animales en la población de calderones que habitan entre las islas de La Gomera y Tenerife. Los calderones tropicales son relativamente pequeños, pues no miden más de 5 metros de longitud y su dieta se compone casi exclusivamente de calamares que capturan a gran profundidad gracias a su biosónar. Martín detalla que sería interesante determinar si los calamares gigantes son una dieta "anecdótica" de los calderones tropicales o si estos cetáceos están "especializados" en alimentarse de ellos. Quizás los hábitos "cooperativos" de los calderones tropicales de Canarias, que se sumergen juntos, podrían facilitar la captura de estos colosales invertebrados, señala el investigador. (EFE, 11/08/07)


[ Inicio | Mar | Marlin | Plancton | Delfines | Distribución | Calamares | Corales | Focas | Tortugas | Orcas ]