MAR
CANARIAS
Maniobras militares



Canarias: Cetáceo varado Canarias: Acuerdo para evitar el varamiento de zifios (17/03/04):
El Gobierno de Canarias y el Ministerio de Defensa han suscrito un convenio de colaboración para llevar a cabo las actuaciones necesarias para evitar un varamiento masivo de zifios, como el ocurrido en las islas de Lanzarote y Fuerteventura en 2002. El acuerdo fue rubricado por el consejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del ejecutivo autonómico, Augusto Lorenzo Tejera, y el Secretario de Estado de Defensa, Fernando Díez Moreno. El consejero indica en un comunicado de su departamento que el objetivo de este convenio es establecer las condiciones de colaboración entre ambas administraciones para la puesta en práctica de las actuaciones recomendadas por el comité que investigó los varamientos masivos de zifios, ocurridos el 24 de septiembre de 2002 en las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Con ello, señala el consejero, se quiere evitar que vuelvan a repetirse en el futuro. De acuerdo con el convenio se creará un comité permanente de investigación que estará formado por dos representantes de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, un representante de las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y de La Laguna. Asimismo estarán presentes representantes del Instituto Canario de Ciencias Marinas, de la Sociedad para el estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC) y de la Armada. Entre las actuaciones que están previstas desarrollar, el convenio especifica que el Ministerio de Defensa, en coordinación con el Gobierno de Canarias procederá a la delimitación de una zona en la que esté prohibida la utilización de sonares antisubmarinos activos. De igual forma se establece que el Gobierno de Canarias estudiará y pondrá en marcha las iniciativas que considere necesarias para la gestión de los recursos y para la mejor protección natural. Se encomendará al comité permanente de investigación la realización de estudios biológicos, anatómico-patológicos, fisiológicos, oceanográficos y acústicos en el Archipiélago, con el fin de determinar la necesidad de ejercer algún tipo de protección especial en determinadas zonas y determinar los márgenes de frecuencia e intensidades, que pueden causar efectos dañinos a los zifios. La nota añade que mientras no se conozcan los resultados de este estudio, tanto el Ministerio de Defensa como el Gobierno de Canarias se compromete a aplicar el principio de precaución, que permita la toma de decisiones responsables, para que no se produzcan daños en la biodiversidad. Por otra parte, un grupo de expertos del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo y de la Universidad de Las Palmas realizó ayer [17/03/04] la necropsia de siete ejemplares de delfines que aparecieron muertos en las costas asturianas para intentar determinar las causas de la muerte de los animales. Las necropsias se realizaron sobre las cabezas de los ejemplares que la Coordinadora para el Estudio y protección de las Especies Marinas (CEPESMA) había conservado en formol en las instalaciones del Aula del Mar de la localidad de Villar (Luarca). Según el profesor Angel Guerra del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, al disponer únicamente de las cabezas de los cetáceos no se puede establecer un diagnóstico sobre las causas de la muerte. (EFE)


Canarias: Cetáceo varado Defensa no realizará más maniobras donde se produjo el varamiento de zifios:
El director general de Medio Ambiente dice que la única excepción será "en épocas de guerra" Las zonas del municipio de Pájara donde en septiembre de 2002 se llevaron a cabo las maniobras militares Neotapón no volverán a ser utilizadas para realizar este tipo de actividades. El director general del Medio Natural del Gobierno de Canarias, Juan Carlos Moreno, lo anunció ayer durante la presentación del convenio suscrito con el Ministerio de Defensa para el estudio de los zifios. Moreno afirmó que "en esta zona en concreto no se van a llevar a cabo más maniobras militares, y en otros lugares definiremos después de estos trabajos y estudios científicos si también tienen que adoptarse estas medidas". La única excepción para permitir que las maniobras se lleven a cabo en zonas pobladas por este tipo de animales sería "en épocas de guerra, aunque ojalá que esa posibilidad sea auténticamente lejana, pero está claro que entonces imperará la seguridad del ser humano", dijo. Moreno no aclaró la forma en la que se realizará el reparto de la cantidad destinada por el Ministerio de Defensa, sin embargo, afirmó que los estudios se llevarán a cabo en Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y El Hierro. Lo que sí es seguro es que los 360.000 euros serán puestos íntegramente a disposición de los investigadores, entre los que se encuentran dos científicos de Fuerteventura, para el estudio de comportamiento de este tipo de cetáceos. El consejero de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Fuerteventura, Lázaro Cabrera, no pudo evitar emocionarse durante la presentación de este convenio. Cabrera, que fue concejal de Medio Ambiente del municipio cuando se produjeron los varamientos en 2002, afirmó que "parece que por fin esta última desgracia ha servido para que no se vuelvan a repetir". Además, anunció que desde su consejería se está trabajando para crear "una zona especial de parques naturales marinos". El máximo responsable de la institución insular, Mario Cabrera, también acogió con satisfacción la presentación de este convenio y aprovechó la ocasión para "reconocer la sensibilidad que los ciudadanos de Fuerteventura demostraron ante aquel varamiento masivo, demostrando que se interesan por el cuidado de nuestro ecosistema". Mario Cabrera aclaró también que con este convenio suscrito entre el Gobierno de Canarias y el Ministerio de Defensa quedan aclaradas todas las dudas y "esta firma significa un punto final a esas maniobras militares y un punto final para esos sectores que nos descalificaron y llamaron mentirosos".

Antecedentes:
Hay que recordar que en septiembre de 2002 durante la celebración de las maniobras militares Neotapón 2002 murieron 14 zifios y siete resultaron heridos en las costas del Sur de Fuerteventura. A pesar de que el Ministerio de Defensa no reconoció en un primer momento que los varamientos estuvieran relacionados con las maniobras, las necropsias revelaron finalmente una relación causa-efecto entre las maniobras y el masivo varamiento producido por los sónares. Este mediodía durante la presentación del convenio el director general del Medio Natural, Juan Carlos Moreno, quiso agradecer a todas las personas que han luchado por esta causa e hizo una especial mención a la ex diputada de CC, Soledad Monzón, que "con su esfuerzo y trabajo hizo posible que el ministro de Defensa, Federico Trillo, firmara este acuerdo una semana antes de que se celebraran las elecciones". Por otro lado, la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura anunció que tiene previsto celebrar un seminario con científicos y expertos en cetáceos de todo el mundo que den respuesta, entre otros asuntos, a las muertes de estos animales en las costas canarias, especialmente, en las majoreras. La aparición de tres cadáveres de delfines moteados en menos de un mes y medio "no es achacable a un agente externo", dijo uno de los técnicos de Medio Ambiente del Cabildo Insular, Antonio Gallardo, quien afirmó que no existen aún pruebas concluyentes, porque aún no están listos los resultados de las tres necropsias. El departamento de veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria asumirá esta investigación. (Diario de Avisos, 26/03/04)

    Garantías a Canarias:
    En Canarias no gustan nada las maniobras militares que se desarrollan al norte de las Islas. El Ministerio de Defensa ya aseguró al portavoz de Coalición Canaria en el Senado que las maniobras se harían, a propuesta de España, a por lo menos 100 millas al norte del Archipiélago y que en ellas no se utilizarían sonares potentes. De esta forma, Estados Unidos y Marruecos, principales países organizadores, aceptaban trasladar las maniobras que comenzaron ayer a la zona inicial en la que iban a tener lugar, según informó a Mendoza el Ministerio de Defensa y anunciaron fuentes de CC. Respecto a la protección de la colonia de cetáceos que habita en las aguas cercanas a Canarias y que se vio afectada por las maniobras realizadas por la OTAN en septiembre de 2002 frente a las costas de Fuerteventura, Bono aseguró a Mendoza que Estados Unidos "ha aceptado eliminar los sonares antiguos que, probablemente, fueron los causantes" del varamiento de 20 zifios. (Diario de Avisos 26/07/04)

    Varamientos del 2002:
    En septiembre de 2002, casi una veintena de zifios, también llamados delfines de pico, murieron en Fuerteventura y Lanzarote por hemorragias cerebrales y renales. WWF/Adena apuntó como principal causa probable de esos varamientos la realización de maniobras militares de la OTAN en el Archipiélago canario, ya que en esas fechas esta organización había efectuado un despliegue de 50 embarcaciones y 6 submarinos de 11 países. Las ondas de baja frecuencia, emitidas por los sónares activos, destrozan el sistema auditivo de los zifios y les revientan el tímpano. Por esta razón, WWF/Adena manifestó su protesta con una acción directa frente a la sede del Ministerio de Defensa exigiendo que cesaran las maniobras y entregando a los responsables un manifiesto que pedía la prohibición de este tipo de prácticas en áreas marinas con presencia de cetáceos. (Infoecología 22/05/04)

    Balance de Neotapon 2002:
    La mañana del día 24 de septiembre de 2002 se produjo un varamiento en masa de zifios en las islas de Fuerteventura y Lanzarote mientras se celebraba en las proximidades los ejercicios navales NEOTAPON. Debido a las circunstancias, al número de animales implicados y a las especiales dificultades, este fenómeno superó la capacidad de respuesta de los operativos diseñados para atender a animales varados. Por este motivo, diversas personas e instituciones como el Cabildo Insular de Fuerteventura y los Ayuntamientos de Pájara y Tuineje en Fuerteventura, así como el de Teguise en Lanzarote, pusieron en marcha un operativo para hacer frente al evento, que fue coordinado por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias. La prioridad fue ayudar a reflotar a los animales vivos, localizar y preservar los cadáveres en la costa con el fin de realizar las necropsias para determinar, en la medida de lo posible, las causas de la muerte así como la obtención de información biológica. En este varamiento se vieron implicados al menos 14 animales, de los cuales 5 fueron hallados muertos sobre la costa, 3 aparecieron todavía vivos pero murieron posteriormente y 6 fueron devueltos al mar. En total, entre los días 24 y 27 de septiembre, se recuperaron 11 cadáveres de 9 zifios de Cuvier, un zifio de Blainville y un zifio de Gervais.(Vidal Martín 2003, publicado en Medio Ambiente Canarias)


Canarias: Cetáceos varados Maniobras OTAN (10/03/05):
Esta noticia no es nueva; es de hace algunos días. Pero se repite con triste frecuencia. Una vez más, los mandamases de la OTAN han escogido las Islas Canarias para llevar a cabo sus juegos de guerra. Como si no hubiese mar de sobras donde desplegar los barcos y portaaviones, imaginar buques fantasmas y arremeter contra supuestos enemigos camuflados en la imaginación de los almirantes. La experiencia nos dice que las maniobras de la OTAN en aguas de Canarias han propiciado la muerte de cientos de delfines -toninas, en nuestro lenguaje o zifios, en plan fino- sin que eso importe lo más mínimo a las autoridades militares. A las civiles parece que sí, porque nuestro presidente del Gobierno autónomo, Adán Martín, se apresuró a explicar que "no hay problema, porque no se utilizarán sónares ni fuego real". (Con permiso, don Adán: los militares harán lo que les dé la gana. Los daños colaterales les importan un pimiento). Sólo que cuando aparezcan los delfines muertos el mal ya estará hecho; los altos mandos habrán disfrutado de sus juegos de guerra sin importarles que unos cuantos cetáceos mueran en aras de un simulacro que puede llevarse a cabo en cualquier otra parte del mundo. No hace tanto, tuvimos que soportar la visión patética de decenas de cetáceos varados en nuestras costas. Los estudios realizados indicaron que su muerte -nada agradable- se debió a las incidencias de los equipos de sónar empleados por los buques que realizaban las maniobras en busca de inexistentes submarinos bajo sus quillas. ¿Es preciso atacar los fondos marinos con estos artilugios? ¿No sería mejor ir a mar abierto donde estos efectos serían mucho menores? Servidor no está ciertamente versado en este tipo de maniobras. Más bien recuerda aquéllas de antaño donde los maniobreros se despanzurraban durante una semana malviviendo en el campo en unas condiciones próximas a la miseria, recreando lo que pudiera ser una guerra de verdad, pero en la ficción. Es de suponer que hoy en día, con el ejército profesionalizado, las cosas serán bien distintas. Pero lo de la OTAN clama al cielo. Estoy convencido de que por mucho que las autoridades civiles intenten imponer su criterio y reciban todas las garantías de que no se hará uso de sónares ni fuego real, en un momento dado todas esas promesas se diluirán en la mesa de los almirantes que darán la orden de actuar como si realmente tuviesen un submarino enemigo bajo sus acorazados. ¿Qué saben los delfines, las ballenas y los mamíferos marinos de maniobras OTAN? Sólo serían capaces de intuir que el paso de barcos por la superficie de su hábitat es letal para ellos, pero cuando lo descubran, ya estarán varados en cualquier playa sufriendo los estertores de la muerte más cruel. ¿A quién le importa? Me uno a los movimientos ecologistas que defienden la vida en el mar. A aquéllos que no comulgan con que estos ejercicios se ejecuten en nuestras aguas y a los que piensan que deberían irse a otro lugar donde los daños colaterales sean mucho menores. (Pedro Marrero Sicilia)


Protesta por las maniobras Equipos de sonar MFAS y LFAS:
Los buques de guerra de la OTAN que participaron en el ejercicio Neotapón 2002, según el Ministerio de Defensa española, hizo uso de equipos de sonar activo de la categoría media-frecuencia, llamado MFAS (siglas en inglés por medium-frequency active sonar). En la actualidad, gran variedad de buques de guerra se encuentran dotados de este tipo de sonar, que se emplea a nivel de escuadrón: Los buques involucrados en los acontecimientos de Fuerteventura fueron dragaminas y un submarino. El MFAS produce ráfagas de sonido en el agua de hasta 150-165 decibelios de origen (por encima del umbral de dolor para los seres humanos en el aire, y más de 50 veces el nivel máximo permitido para buceadores humanos), capaz de causar el tipo de daño observado en Fuerteventura y también en las Bahamas en marzo de 2000, a una distancia de decenas de kilómetros de la fuente. La tecnología funciona por medio de la emisión de una especie de lanza barredora de sonido, la escucha del eco de las reverberaciones reflejadas, y su representación en pantalla del ordenador del operario, que permiten la percepción de lo que se halla presente en las profundidades del mar más cercano. Pero el MFAS no es, al parecer, suficiente para aplacar el hambre que sienten los militares para conseguir tecnologías cada vez más poderosas. Como sabrá cualquier investigador, la mayor parte de la atención se encuentra hoy día dirigida hacía el desarrollo, puesta a punto y despliegue, de una tecnología nueva de sonar activo conocida como LFAS (siglas en inglés por low-frequency active sonar). LFAS, por sonar activo de baja-frecuencia, produce ráfagas de sonido de volumen muy alto a frecuencias muy bajas. El sonido producido por los LFAS de los EE.UU. alcanza un volumen de al menos 240 decibelios de origen - mas de un millón de veces más alto que MFAS (la escala de decibelios, como la escala Richter de terremotos, es logarítmica) - y es capaz de alcanzar un nivel de 160 decibelios a cientos y hasta miles de kilómetros de distancia. Cuanto más baja la frecuencia, hasta más lejos llega el sonido, y a volúmenes más persistentes. De hecho, los planes militares hablan de "iluminar" océanos enteros con este sonido, permitiéndoles observar en sus pantallas de ordenador todo lo que se encuentra por encima de cierto tamaño dentro de áreas enormes de océano. Se ha dicho, por ejemplo, que se puede percibir en la costa oeste de los EE.UU., al otro lado del océano Pacífico, las emisiones de una fuente de LFAS situada en en sur del océano Índico. El desarrollo de la tecnología LFAS sigue su curso, y se encuentra en fase de pruebas por parte de las Armadas de varios países, a pesar de los intentos de prohibirlo que se han interpuesto por vías judiciales. En la actualidad, dice la Armada de EE.UU que tiene planes para desplegar sólo cuatro unidades de LFAS, aunque habla de "iluminar" el 80% de los océanos del mundo. Se sabe, sin embargo, que la Armada británica tiene planes para el despliegue de 21 unidades, la potencia de las cuales es un secreto oficial. Se sabe también que Francia y Alemania están desarrollando LFAS propios con una potencia, dicen, de unos 220 decibelios (este último país, se dice, con la intención de exportar). Los actuales niveles de contaminación acústica en los océanos del mundo son ya causa de bastantes problemas para los cetáceos - como quedó ampliamente debatido en el Decimoséptimo Congreso de la Sociedad Europea de Cetáceos que se celebró en Las Palmas de Gran Canaria en marzo de 2003 - y la tecnología de sonar activo actual, como ha quedado demostrado, es letal. Los varamientos en masa de cetáceos son sólo la punta del iceberg: muchos más habrán sido aniquilados y se habrán sepultado en el fondo del mar, o habrán salido a flote, cadáveres en descomposición llevados por las corrientes oceánicas. Y todo este ruido dificulta las sutiles comunicaciones por medio de las cuales las ballenas se mantienen vinculadas entre sí en manadas, encuentran comida, cuidan las crías, y navegan por los océanos. No es difícil ver como dentro de poco la vida para ellas va a resultar definitivamente imposible.
Publicado 19/11/03 por www.indymedia.org


Sonares:
Parece tomar fuerza la hipótesis de que los zifios pueden verse afectados por los sonares de frecuencias medias y altas, utilizados para detectar a los submarinos durante el desarrollo de los ejercicios navales. La publicación en la prestigiosa revista Nature, en 1998, de un artículo acerca de la relación de los ejercicios navales de la OTAN con el varamiento de zifios en Grecia, generó controversia y catalizó la creciente preocupación internacional en la comunidad científica y en la opinión pública sobre las repercusiones de la contaminación acústica en los cetáceos. Esta circunstancia llevó a la OTAN, a través del SACLANTCENT (Undersea Resarch Centre), a organizar un workshop técnico entre el 15 y el 17 de junio de 1988 en La Spezia (Italia), con los mejores especialistas en la materia. Sin embargo, en aquel momento se disponía de escasa información acerca de las habilidades sensoriales de los zifios y de cómo podía afectarles las fuentes de sonido intensas. Otro problema es que en el evento de Grecia, al igual que en el resto de casos anteriores, no se realizó un estudio patológico de los cetáceos, lo que impidió la determinación precisa de las causas de sus muertes. Esta situación experimentó un cambio a raíz del varamiento de Bahamas, donde la administración norteamericana realizó una exhaustiva investigación para conocer el posible origen del mismo. En base a las necropsias, se determinó de forma preliminar, que los zifios experimentaron un trauma acústico que propició el varamiento y la posterior muerte. Basándose en el hecho de que el varamiento coincidió en el tiempo y en el espacio con la realización de ejercicios navales, que utilizaban sonares tácticos con frecuencias medias y altas, y dada la ausencia de cualquier otra fuente acústica, el equipo investigador concluyó que los sonares tácticos de los buques de la armada norteamericana fueron la fuente más plausible de trauma acústico. El varamiento del 24 de septiembre de 2002 en Canarias, ofreció la oportunidad de estudiar una serie de animales frescos y realizar la investigación más profunda y completa que se haya llevado a cabo en este tipo de sucesos. Aunque las investigaciones continúan en la actualidad, el informe patológico preliminar de la Facultad de Veterinaria de Las Palmas de Gran Canaria encontró lesiones similares a las halladas en los cetáceos de Bahamas, concluyendo que: "las lesiones descritas establecen que el único diagnóstico que hasta el momento no puede ser descartado como causa de las lesiones encontradas en estos animales, es el inducido por una señal acústica intensa".

Zifio muerto. Foto de Vidal Martín Investigación de las causas:
Sin embargo, queda por contestar varias preguntas como ¿cúal es el mecanismo específico que está detrás de este tipo de lesiones? y ¿ por qué afecta sólo a los zifios y no a otros cetáceos ?. Con el fin de discutir este asunto, la administración norteamericana organizó una reunión técnica "resonancia acústica como origen de trauma en los tejidos de los cetáceos" en noviembre de 2002. Los investigadores analizaron dos hipótesis: a) fenómenos de resonancia en las cavidades aéreas por la exposición a frecuencias medias y altas y b) activación acústica de las burbujas de nitrógeno en tejidos supersaturados con este elemento tras las inmersiones. Desafortunadamente, en el primero de los casos, los estudios teóricos y experimentales no sustentan esta hipótesis y, en el segundo caso, la falta de información detallada de la fisiología y las habilidades sensoriales de estos animales, imposibilita llegar a una conclusión satisfactoria. Así que inevitablemente es necesario realizar más investigaciones al respecto. Ahora bien, en otras regiones se han realizado ejercicios navales y no se han producido varamientos de este tipo. Es posible que en las Islas Canarias y en las regiones donde éstos han ocurrido, se haya dado una conjunción fatal de coincidencias como tratarse de un área de agregación de zifios, circunstancias ambientales propicias y la realización de ejercicios navales. Para investigar este fenómeno, la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias ha constituído una comisión integrada por especialistas e instituciones de las islas y la armada española, cuya finalidad es investigar en todas las direcciones con el fin de esclarecer las causas de este varamiento. La conservación de los cetáceos está condicionada a menudo por la falta de información científica básica de las poblaciones implicadas, hecho exacerbado en los cetáceos oceánicos. Estas especies tienden a pasar desapercibidas tanto en los censos visuales como acústicos, por lo que su distribución y abundancia tiende a ser frecuentemente infraestimada. Los pocos datos disponibles, aún a pesar del significativo esfuerzo de investigación realizado durante estos últimos años, hacen muy difícil conocer el estatus de estas especies. (Vidal Martín)


Delfín Los Verdes denuncian en Bruselas las maniobras militares en Canarias. Ideapress (04/05/05):
Una delegación de Los Verdes-Partido Verde Canario, conjuntamente con el eurodiputado verde, David Hammerstein, presentaron el día de ayer en Bruselas una denuncia ante la Comisión Europea contra el Gobierno de España por incumplimiento manifiesto de la moratoria europea en la utilización de sónares activos navales, que fue aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 28 de octubre. El eurodiputado David Hammerstein del grupo Los Verdes/ALE declaró que la aparición del cadáver de un zifio muerto en la costa de Fuerteventura demuestra que en las recientes maniobras militares Noble Javelín 2005 realizadas por la OTAN en las aguas del Archipiélago se han vuelto a utilizar sónares activos navales. El animal varado, un zifio de Cuvier (Ziphius cavirostris), pertenecía a una especie protegida figurando en la lista indicativa de cetáceos del Mediterráeno y zona atlántica contigua a los que se aplica el acuerdo sobre la conservación de los cetáceos del Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la zona atlantica contigua de 1996.

Sónares:
Fuentes militares confirmaron, en declaraciones a la prensa, que en las últimas maniobras militares existía una zona para llevar a cabo transmisiones de sónares a 50 millas al suroeste de las Islas Canarias, dato que coincide con las declaraciones de los expertos de la Facultad de Veterinaria de la ULPGC según las cuales el animal pudo morir a más de 50 millas de la costa. Recordó David Hammerstein que la utilización de sónares en las recientes maniobras militares ha vulnerado la decisión adoptada el pasado 28 de octubre por el Parlamento Europeo, a instancia de Los Verdes, en la que se pide a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que adopten una "moratoria para el despliegue de los sónares navales activos de alta intensidad hasta que se haya completado una evaluación global de los impactos medioambientales acumulados sobre los mamíferos marinos y peces".


[ Menú principal | Indice Mar | Puerto Granadilla | Comunicaciones | Antártida | Sobrepesca | Prestige ]