Navegación
Radio


Radio:
La parte principal de las comunicaciones pasó a hacerse por radio en ondas medias o cortas según las distancias. Para múltiples propósitos son muy habituales los mensajes entre buques y con las estaciones costeras unidas a la red terrestre. La telegrafía se empleaba para la mayor parte del trabajo rutinario durante los años setenta. En la zona portuaria por medio del radioteléfono se comunican los prácticos y los remolcadores con sus oficinas centrales o con los barcos próximos a entrar o salir. Todos los aparatos de radio de a bordo están centralizados en una cabina situada cerca del puente. Entre ellos está el emisor y receptor de socorro, preparados para unas frecuencias especiales y con una fuente de alimentación independiente de la del buque. Para reducir la carga de trabajo del radiotelegrafista el dispositivo de autoalarma se activa cuando se produce una llamada de socorro y avisa al personal de guardia del puente. Van conectados a un gonio que indica la demora del buque que pide socorro para el caso en que no se pueda captar su situación. En los botes salvavidas se utiliza un emisor y receptor de emergencias de uso simple y capaz de flotar en el agua. La escucha de radioaficionados dispersos por todo el mundo supuso una importante contribución al rescate de barcos accidentados.

Marconi Aparato Morse Radiotelegrafista Arlington. Antenas

La radionavegación:
Experimentó un rápido perfeccionamiento de los radiofaros, antenas y aparatos indicadores. El sistema TRANSIT pasó de ser de uso militar (1964) a comercial (1967). El radiogoniómetro indicaba la dirección de la estación emisora por medio de un tubo de rayos catódicos. El acero empleado en la construcción de buques desvía ligeramente la dirección de las ondas en sus proximidades. Para evitar errores se calculaba el valor del desvío a todos los rumbos marcando una estación emisora simultánemente a la vista y en la radio. Etre los principales sistemas de radionavegación están el Consol [o Consolan], la navegación electrónica o hiperbólica, el sistema Decca, el sistema Loran y el Omega. Los radiofaros NDB, (baliza no direccional con unos 50 km de alcance) fueron siendo sustituidos por los VOR (omnidireccional de muy alta frecuencia, con un alcance de 140 km). La aparición del sistema GPS, desarrollado por el Departamento de Defensa de EE.UU., aportó un mayor grado de exactitud. En 1973 se combinaron los programas de la Armada y el de la Fuerza Aérea para desarrollar el programa NAVSTAR GPS. Entre 1978 y 1985 se desarrollaron y lanzaron once satélites NAVSTAR, a los que siguieron otras generaciones de satélites. En 1993 operaba con normalidad y en 1995 lo hacía capacidad operacional total. En 2009 se ofreció el servicio a la Organización de Aviación Civil Internacional.

En los comienzos de la navegación por satélite los elevados costos hicieron que su empleo se limitara a los buques de guerra. Las tormentas eléctricas y las dificultades de propagación seguían limitando la radionavegación. Los importantes avances del Proyecto Transit causaron que su nombre fuese durante un tiempo sinónimo del nuevo tipo de navegación. Se fueron solventando con rapidez los inconvenientes causados por la propagación por la ionosfera, la forma achatada e irregular de la Tierra, el campo magnético terrestre y la atracción gravitacional de la Luna y el Sol.

Aparato de radio marina mercante Radioteléfono Antena de radio Pozuelo de Alarcón. Antenas

Llamadas telefónicas:
Las llamadas telefónicas que se reciben o efectúan desde un barco se hacen por radio o vía satétile. Las comunicaciones vía satélite son muy costosas y sólo disponibles en algunos buques comerciales. La cobertura mundial se logra a través de tres satélites geoestacionarios situados sobre los océanos Atlántico, Pacífico e Indico. En tierra existen seis estaciones costeras que cuentan con una antena parabólica orientada hacia un determinado satélite. El barco dispone de una antena del mismo tipo, que se orienta hacia los puntos de recepción. Al ser la señal del satélite muy directa, los barcos disponen de un sistema de orientación automático. Este consiste en dos giróscopos conectados a la brújula electrónica -que da la información del rumbo en cada momento-, que mantienen la antena fija en el azimut y elevación. Por satélite se puede enviar, además de llamadas telefónicas, télex, telefotos e información por ordenador. Las llamadas por radio utilizan las conexiones UHF, onda media y onda corta. Las primeras -que tienen un alcance de tres millas- son el mejor sistema para cubrir las distancias cortas, ya que tienen una señal telefónica muy buena. Se suelen utilizar para conferencias radiotelefónicas y servicios portuarios. La onda media -con un alcance efectivo de 500 millas- y la corta -sin límite de distancias- se emplean generalmente para comunicaciones y avisos a la navegación. España está dividida en seis zonas marítimas -Canarias, Tenerife, Bilbao, La Coruña, Málaga, Valencia y Barcelona-, que a su vez tienen seis o siete antenas repartidas por el litoral. Las conexiones de onda corta y onda media se llevan a cabo a través de Diana, la sección marítima del Centro de Comunicaciones de Telefónica, en Madrid. En este punto se ubica la centralita de todas las radios costeras de onda corta y media de nuestro país, excepto las de las Islas Canarias. En concreto, para onda media, existen diez antenas instaladas en las costas y controladas por Madrid Radio, que está en Diana. Por otra parte, las antenas de onda corta están ubicadas el la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, pero se opera desde el centro Diana. El desarrollo de los sistemas de radiotelefonía pasó por el Push To Talk (PTT), MTS, ECIM y AMTS, que fueron integrando a la red telefónica pública conmutada.


Asistencia de barcos (noviembre 1934):
[Llegada del vuelo transatlántico desde Africa de Charles Lindbergh en su hidroavión Lokheed Sirius] Posición 13:00 GMT-00º15' norte-29º25' oeste-1/10 cubierto-visibilidad ilimitada-mar claro- viento 135º-10 millas-altitud 800. Alrededor de las 14:00 vimos nuestro primer barco en la costa de América del Sur. No habíamos visto ninguno desde las luces que habíamos divisado bajo nosotros a las afueras de Bathurst hacía once horas. Una diminuta mancha blanca a nuestra derecha me parecía tan reconfortante como el primer avistaje de tierra. A las 14:20 sobrevolamos un buque de carga, el Aldebaran. Desde las 13:55 hasta las 15:30 estuvimos en contacto con el Westfalen, el barco lanzadera alemán que había pasado Fernando de Noronha aquella mañana. Después de oír nuestro informe de posición a las 14:00 GMT, dijeron que íbamosa pasar muy cerca de ellos y nos dieron nuestra dirección de radio desde el barco. Nos apartamos un poco del rumbo y pasamos volando por encima de ellos a las 15:20 GMT. Debido al entusiasmo del descanso, sólo me acuerdo de la estela blanca que se levantaba detrás del barco, todos los brazos que se agitaban desde la cubierta y, sobre ésta, el avión y la lanzadera. Nos dieron orientación hasta Fernando Noronha y Natal y firmaron con un Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. Una vez pasamos el Westfalen, me dio la sensación de haber llegado al otro lado. Habíamos mantenido el rumbo, estábamos seguros de nuestra posición y por delante el cielo era ilimitado. Me sentía muy feliz. Sólo me molestaba el ruido constante de la radio en mis oídos. Ahora estaba en contacto con Ceará (Fortaleza), la emisora panamericana al norte de Natal. Sabía que mi marido estaba tan cansado como yo, después de estar escuchando mi señal toda la noche. En realidad, estaba mucho más cansado. No me di cuenta hasta después, cuando descubrí que prácticamente todas las emisoras panamericanas desde Miami hasta Río se habían mantenido en servicio permanente durante casi una semana mientras intentábamos despegar. Nos estaban vigilando constantemente al no estar seguros de cuándo íbamos a partir de Bathurst. Pasamos Fernando Noronha poco después de dejar al Westfalen. Pasamos volando por un enorme volcán redondeado, que se alza erecto en un lado de una isla sin vegetación, como un largo panecillo francés, y pusimos rumbo a Natal. Desde Ceará volví a recibir el mensaje que había oído diez horas antes de Río, mientras aún estábamos en la oscuridad del otro lado del océano. Barcaza PAA en Natal (la costa de América del Sur, verde y de poca altura se extendía al frente en la ligera bruma) situada en el río al extremo sudeste de la ciudad. (Llegamos rápidamente, siguiendo la costa unos minutos más), entre la ciudad y gran hangar aeropostal. (Anne Morrow Lindbergh (1907-2001))

(*):
Los corresponsales occidentales desplazados a los países africanos recién independizados tenían en sus despachos una potente radio Zenith Trans-Oceanic de fabricación norteamericana que sintonizaba cualquier emisora del mundo. Se trataba de unos aparatos muy caros. Constituía una fuente de información de la que carecían incluso los gobiernos del lugar.


[ Inicio | Documentos | Varios | Construcción naval | Astronáutica | Puerto | Sonar | Radar ]