Africa
Política
Sudáfrica



Jomo Kenyatta Sudáfrica:
Mandela participó en la fundación del Congreso Nacional Africano (CNA), del que pronto se convirtió en su dirigente de mayor carisma. Apresado en 1956, fue juzgado y condenado por alta traición, pero en 1961 fue liberado por falta de pruebas. En 1962 es de nuevo encarcelado y condenado a cadena perpetua. Fue liberado por el presidente Frederik de Klerk (febrero 1990) como parte del proceso de abolición del apartheid. Durante los 27 años que permaneció en prisión se convirtió en un símbolo de la opresión sufrida por las comunidades negras. Fue considerado el principal interlocutor para poner fin al sistema y convocar elecciones sin exclusiones raciales. El pacto se firmó en 1994, después de que el parlamento de Noruega otorgara a ambos, Mandela y De Klerk, el Nobel de la Paza. En los comicios, como estaba previsto dada la abrumadora mayoría de población negra, venció el CNA y Mandela accedió a la presidencia hasta 1999, año en que se retiró a causa de su avanzada edad. Durante su mandato intentó mantener el equilibrio racial y desplegó un programa socialdemócrata, abriendo una revisión del pasado en busca de responsabilidades acerca de los episodios más graves ocurridos durante el gobierno de la minoría blanca. La voluntad de esta exigencia de responsabilidades fue más bien moral que punitiva. Respetado en su país y en el exterior como símbolo de la paz, en 1998 contribuyó a pacificar las tensiones abiertas en la República democrática del Congo a raíz del conflicto que enfrentó a Uganda con Angola y Zimbabue.

Pieter Botha:
En 1948 era el secretario del racista y ultraconservador Partido Nacional en el distrito de Ciudad del Cabo. En el periodo 1948-1958 estuvo al frente de diversos ministerios en los gobiernos de François Malan y Johannes G. Strijdjom, durante los cuales se radicalizó la política racista. Bajo el gobierno de Hendrik Verwoerd fue ministro de Defensa como representante del sector más extremista del partido. Verwoed murió en un atentado (1966) y le sucedió Balthazar Johannes Vorster como primer ministro: El aislamiento del país se acentuó y sólo el apoyo de EE.UU. y el Reino Unido permitió la subsistencia del régimen. En 1978 las elecciones, que marginaban a la población negra, dieron el triunfo al sector político de Botha y éste se convirtió en el nuevo jefe de gobierno. Ante la presión internacional contra el apartheid, legalizó un sindicato de la oposición negra y alivió ligeramente la segregación racial, pero se negó repetidamente al liberar a Mandela. Promocionó la creación de bantustanes y promulgó una nueva Constitución (1983) aprobada en referéndum por la población blanca: con ella legalizaba la participación política de las comunidades mestiza e hindú. La nueva Constitución entronizó la figura de presidente de la República, que él mismo asumió (1984). La violencia racial se recrudeció con la sublevación de los guetos. En 1985 decretó el estado de sitio en todo el país, gobernando dictatorialmente: miles de negros fueron detenidos y cientos desaparecieron. La comunidad internacional aisló totalmente al régimen pero la postura de EE.UU. y Reino Unido permitió que se prolongara la existencia del apartheid. En 1988 se ilegalizaron varios partidos blancos contrarios al racismo. El sacerdote Desmond Tutu recibe el Premio Nobel de la Paz. En 1989 De Klerk sucede a Botha, termina con el estado de sitio, libera a Mandela y disuelve progresivamente el apartheid. La comisión para dilucidar responsabilidades (1997-1998) dirigida por Tutu imputó a Botha con graves acusaciones, pero recibió leves penas de prisión que no llegó a cumplir.

Thatcher declaró oponerse al apartheid pero también se opuso a las sanciones impuestas a Sudáfrica por la Mancomunidad de Naciones y la Comunidad Europea. Calificó a las sanciones de "inmorales" porque dejarían a miles de empleados negros sin trabajo. Intentó mantener el comercio con el país africano mientras persuadía a su gobierno de abandonar el apartheid. Esto incluía «actuar como si fuera una buena amiga del presidente P. W. Botha», e invitarlo a visitar el Reino Unido en junio de 1984, pese a las «inevitables demostraciones» de rechazo en contra de su régimen. Según Geoffrey Howe Thatcher en octubre de 1987 calificó al CNA como «una típica organización terrorista».


[ Inicio | Documentos | Africa | Esperanza | Marruecos | Nilo | RASD | Nómadas | Cine ]