Menú principal
HISTORIA
NAVEGACION
EL CABO DE BUENA ESPERANZA



El monarca portugués João II El cabo de Buena Esperanza:
Tras su descubrimiento por Bartolomeu Dias (1430-1500), el segundo que dobló el cabo de Buena Esperanza fue Vasco da Gama, el 22 de noviembre de 1497. El primero que pisó tierra fue el almirante Juan de Infante. La colonización empezó en la segunda mitad del siglo XVII. Los portugueses consideraron el cabo como una estación marítima de vital importancia para su navegación. Una vez conocidas las líneas de la costa no se ocuparon de las regiones interiores. En 1652 se instalan los colonos holandeses y el conocimiento del interior aumentó. La Compañía Holandesa de las Indias Orientales encargó al médico holandés Jan van Riebeeck la fundación de un hospital y una estación de suministros en la Bahía de la Mesa (Table Bay). Se curarían aquí los marineros enfermos y se suministrarían equipamientos a las flotas holandesas durante las travesías desde los Países Bajos a las Indias. Van Riebeeck, al embarcarse en una de las naves mercantes que salían de Europa con rumbo al cabo, proyectó hacer de la región un asentamiento para los colonos, pues se dio cuenta de que el clima era bueno y la naturaleza del suelo favorable para la agricultura. En 1689, tras la revocación del edicto de Nantes, en virtud del cual los hugonotes franceses habían tenido libertad de culto, muchos de ellos emigraron a El Cabo y se fundieron con los campesinos holandeses o bóers, aunque manteniendo sus nombres y apellidos de origen. Aportaron grandes beneficios para la agricultura, ya que a ellos se debe la introducción de la vid. Algunos decenios más tarde, los holandeses, impulsados por el deseo de descubrir minas que explotar, penetraron en el territorio indígena de Namaqua y descubrieron la existencia de un gran río que desembocaba en el Atlántico, a unas 400 millas al norte del cabo. En 1761, un tal capitán Hop reconoció el curso inferior del río y en 1776 fue explorado por el naturalista sueco Anders Sparrman; el curso superior fue reconocido por R.J.Gordon en 1777-1779, y con ello el curso completo del río ya pudo ser trazado en los mapas. En honor al príncipe de Orange, se le llamó Orange. De 1780 a 1785 la región fue explorada por el naturalista francés Le Vaillant que llegó al trópico de Capricornio, recogiendo importantes informes sobre la geografía y la biología del lugar y sobre las costumbres de las poblaciones indígenas que encontró.

Ciudad de El Cabo Primera ocupación británica:
De 1795 a 1802, período de la primera ocupación británica, sir John Barrow exploró la colonia hasta el río Orange (1797-1798) y, poco después (1801-1804), los ingleses Trutter y Sommerville se adentraron en las montañas que limitan, al norte, con la estepa de Karroo. En 1795 los ingleses se aprovecharon de la invasión de Holanda por los franceses y de la sublevación de la colonia de El Cabo con el pretexto de conservarla para el príncipe de Orange, quien, huyendo de su patria, se había refugiado en Inglaterra. En 1802, en virtud de la paz de Amiens, la colonia fue restituida a Holanda, pero un año después, al estallar la guerra entre Inglaterra y Francia, los ingleses ocuparon de nuevo la colonia, ya que Holanda era aliada de Francia. El 19 de enero de 1806 el gobernador Jensen tuvo que rendirse y tras la firma del tratado del 13 de agosto de 1814, Holanda cedía la colonia a Gran Bretaña, recibiendo a cambio una indemnización de seis millones de libras esterlinas. Desde entonces muchos colonos fueron enviados desde Inglaterra a El Cabo, tanto para equilibrar la mayoría de población holandesa como para imponerse a los feroces cafres.

Cabo de Buena Esperanza Exploraciones:
Durante tres años, desde 1803 a 1806, el alemán Heinrich Lichtenstein llevó a cabo muchas confirmaciones astronómicas, describió con precisión el Karroo. Después del descubrimiento de yacimientos auríferos en Transvaal, se dio un nuevo impulso al estudio de la geología de la zona y se amplió su geografía. El sueco Carl J. Anderson exploró la región de Bechuanalandia de 1853 a 1854, y el alemán Siegfried Passarge exploró la del Kalahari en 1896. A través de los años la colonia fue extendiendo sus fronteras hasta englobar el territorio de los cafres, rozando el alto Orange y las orillas del Zambeze. Entre 1899 y 1902 tuvo lugar la guerra anglo-bóer, que puso fin a las dos repúblicas independientes, la del Orange y la del Transvaal. Y finalmente, en 1909, surgió la Unión Sudafricana, miembro de la Commonwealth británica, pero que se separó de ella el 13 de mayo de 1961 y se proclamó república independiente. En realidad el cabo de Buena Esperanza no es el límite extremo meridional del continente africano. El título le corresponde al cabo de las Agujas o de las Agulhas, llamado así por los marineros portugueses a causa de las muchas escolleras, finas y afiladas que por allí encontraron.


[ Descubrimientos | Sagres | Enrique El Navegante | Manuel I | Preste Juan | Portugal s.XX ]