MAR
CANARIAS
Vertidos de hidrocarburos



Vertidos en Canarias:
En diciembre de 1989, el petrolero iraní Khark-5, con 80.000 toneladas, consiguió transferir gran parte de su carga a otro petrolero al norte de Canarias. En enero de 1990, el petrolero español Aragón, con 250.000 toneladas, consiguió transferir su carga en la refinería Cepsa de Tenerife después de perder 25.000 toneladas que causaron una marea negra sobre Madeira. En las proximidades de Canarias se detectan continuamente manchas de combustible resultantes de operaciones de limpieza, que nos traen con frecuencia a nuestras playas bolas de piche.


Control insuficiente para un gran tránsito de buques:
Las Islas Canarias están en la ruta de los petroleros que proceden del Cabo de Buena Esperanza y transportan el petróleo para Europa, y viceversa; lo que genera un factor de riesgo, y produce además una contaminación operacional endémica, por los vertidos operacionales que estos buques hacen en la zona, que al carecer de una protección especial al amparo de las previsiones de MARPOL, no puede limitarse ni vigilarse adecuadamente. Además de los treinta mil buques que anualmente visitan el conjunto de los puertos canarios, hay un tráfico de paso entre las islas que genera una contaminación de todo tipo: de hidrocarburos por las causas descritas, de contaminación acústica por el ruido de máquinas y propulsores marinos; de emisiones atmosféricas etcétera; y además suponen un potencial de accidente con consecuencias incalculables.

[...] La falta de vigilancia y no disponer de un medio de "alerta temprana" para la lucha contra la contaminacón deliberada de los petroleros, hace que no se puedan controlar las operaciones de "limpiezas de tanques" que realizan estos buques incumpliendo el Convenio Marpol que realizan vertidos ilegales de petróleo. Cuando los buque-tanques de crudo finalizan la descarga en los puertos del Norte de Europa y del Mediterráneo, comienzan las operaciones de limpieza al rebasar Finisterre y a la salida del Estrecho de Gibraltar a má de 700 milas de las Islas, llega indefectiblemente tiempo después a Canarias en forma de "bolas de piche" flotantes arrastradas por los vientos alisios dominantes y por la corriente marina de Canarias de dirección Sudoeste, fija casi todo el año. No se puede saber varias semanas después del vertido, ni qué barco lo hizo ni cuándo y dónde lo realizó, sólo se sabe que viene del Norte. Las costas insulares abiertas al Norte, están expuestas a los vientos alisios y soportan una mar tendida o mar de fondo con olas de varios metros de altura y esta situación marítima en las vertientes abiertas al Norte dura casi todo el año. Por el contrario las costas insulares de la vertiente Sur, están a sotavento y por lo menos cerca de la costa son más abrigadas.
(José Segura Clavell)


Riesgos a tomar en consideración:
Por otra parte es también el momento de reflexionar sobre quién ocasiona más daños, y más irreversibles, a la biodiversidad de los mares y océanos, si, los vertidos de petróleo (no hablamos de los residuos nucleares e industriales llegados al océano por ríos, vertidos por buques o productos de hundimientos) o los efectos de la sobrepesca. Mucha gente se sorprenderá de saber que la sobrepesca es la fuente principal de destrucción de la biodiversidad marina, fruto de la actuación de flotas pesqueras con una enorme capacidad de captura y almacenamiento.

[...] El petróleo contamina, no hay duda, y se deben extremar todas las medidas posibles para reducir su consumo y, consiguientemente, su transporte. Pero el petróleo representa hoy el 40% del consumo total de energía en los países desarrollados, y muchos de ellos, como España, no lo producen, o lo hacen en cantidades ínfimas, luego lo deben importar. Su transporte -cuyos riesgos sufrimos directamente en Canarias, donde también lo tratamos y lo consumimos- debe ser objeto de una vigilancia y control más eficaces.

[...] Sería conveniente profundizar en asuntos como las prospecciones petrolíferas en Canarias. Si existiese efectivamente petróleo asequible en aguas canarias, ¿habría que renunciar a su explotación racional y controlada, evitando daños medioambientales inaceptables? ¿Incluso si permitiese reducir nuestra dependencia energética y del turismo, mejorando nuestros niveles de bienestar? (Melchor Núñez Pérez)


Los satélites sólo detectan uno de cada tres vertidos de crudo al mar en las Islas. Por Javier Darriba (14/09/04):
El año pasado se registraron 69 manchas de petróleo cerca de Canarias * Más de una tercera parte se debe a la limpieza de los tanques de los barcos en el océano Las Palmas de Gran Canaria _Sólo uno de cada tres vertidos deliberados de crudo que afecta al entorno de Canarias es detectado por las autoridades. El 66% restante contamina el océano sin que se de pueda hacer nada por evitarlo. El año pasado, en los alrededores de las Islas, se localizaron 69 manchas -150 en dos años-, según los datos que obran en poder del operativo Ergos, un grupo de respuesta ambiental para mareas negras, organizado por WWF/Adena Canarias y en el que colaboran diferentes instituciones y entidades. La detección de los vertidos ha sido posible a través del satélite radar ERS, que peina una zona de 300.000 kilómetros cuadrados alrededor del Archipiélago. Pero como explica la coordinadora del operativo Ergos, Beatriz Ayala, «lo que se detecta es sólo un tercio de lo que ocurre». Uno de los mayores problemas que se dan en el entorno isleño es que se puede ver afectado por vertidos que se producen muy alejados de la costa. Así lo explica el director general de Política Territorial del Gobierno de Canarias, Juan Carlos Moreno, quien señaló que «entre las Islas hay menos deerrames». Lo que ocurre es que la mayoría llega a Canarias arrastrado por las corrientes del Norte, afectando de manera especial a Lanzarote y Fuerteventura. De hecho, de las 69 manchas de hidrocarburos localizadas por el operativo Ergos, la mayoría tiene lugar en puntos relativamente alejados del Archipiélago. Atendiendo a la memoria de actividades que ha sacado WWF/Adena, se deduce que cuatro de cada diez casos se produjeron en las proximidades de las Islas, mientras que el resto se localizó en puntos alejados, sobre todo al norte de Canarias. En cuanto a los mares interiores de las Islas, las áreas más afectadas por los vertidos incontrolados son el oeste de Lanzarote, el sureste de Fuerteventura y el este de Gran Canaria. Si se pudieran poner en fila todos los vertidos de petróleo que se han detectado en lo que va de año alrededor de Canarias se obtendría una gran mancha de 514 kilómetros de longitud. Para hacernos de una idea de sus dimensiones, sería como recorrer la distancia que separa a Las Palmas de Gran Canaria de La Aldea dos veces y media. El derrame deliberado es más frecuente que los accidentes. De hecho, según la memoria de actividades de Ergos, «más de la tercera parte de la contaminación petrolíferas que soportan las aguas proviene del transporte de crudo, debido al lavado de tanques en alta mar para eliminar los residuos de carga o a consecuencia de accidentes». En el caso de Canarias, «afortunadamente no hay registros de accidentes de gran importancia», asevera Beatriz Ayala. En todo caso, para evitar este tipo de contaminación el Gobierno de Canarias pretende crear ahora una zona especial, alrededor de las Islas, en la que esté prohibido de manera expresa realizar cualquier tipo de vertido. La idea planteada por el Ejecutivo autónomo ante el Ministerio de Fomento es habilitar un pasillo libre de vertidos desde Cádiz, ya que la mayoría de las mareas negras que afectan a Canarias se originan en las limpiezas ilegales de tanques de barcos fuera del Archipiélago. Este proyecto, que será presentado a la Organización Marítima Internacional (OMI), irá acompañado por la petición de crear un plan de contingencia territorial que acompañe al nacional. «Es vital que se elabore», explica Moreno, «para poder prever y coordinar las actuaciones de las administraciones antes de que los vertidos lleguen a la costa». A este respecto, el director general de Política Ambiental señaló que «se detectan y se producen más de las que nos gustaría». Y añadió que aunque la mayoría se evapora en el mar, otras llegan a la costa en forma de piche. (Javier Darriba. Canarias 7)


Playa contaminada por vertido de hidrocarburos Contaminación en las aguas canarias. Por José María Garrido (21/12/04):
Europa está reconociendo en estos días, que el mar de Canarias puede ser una especie de puré de hidrocarburos como consecuencia de los vertidos que pueden estar largando algo así como 1.500 petroleros que navegan por aguas próximas a las Islas. Hemos dicho aguas próximas, pues en este tema de las aguas jurisdiccionales, da la impresión que Canarias es menor de edad y no tiene derecho a que se delimite su espacio marítimo natural, lo cual no deja de ser una dejación de las autoridades competentes a las que corresponda negociar una solución internacional a un problema que viene gravitando sobre las Islas, desde la pérdida del Sahara, con la siniestra maniobra marroquí de la Marcha Verde. Lo grave, dicen los expertos de Bruselas, es que no tienen medios para controlar muchos barcos que pueden estar cometiendo estos atentados al medio ambiente. Creemos que tal salida de tono no es de recibo, pues si no hay medios para controlar la contaminación, que hoy por hoy, es tema primordial, no sabemos para qué lo puede haber. Bajo nuestro punto de vista lo que creemos es que no hay voluntad política para abordar este tema, por cuanto la flota mercante tiene un peso específico en la economía de la mayoría de los países, y a un poder económico de esa magnitud no se le puede estar molestando con temas baladíes como pudrir el mar, o asolar una zona costera con cientos de toneladas de alquitrán. Desde luego que lo que sí podemos confirmar es que en España este tema no ha interesado en ningún momento. Recordamos, cuando aun había pesca en las aguas de las Islas (años 1970/80), que en repetidas ocasiones se solicitó al Gobierno central, que instalase un sistema de control de las migraciones de túnidos para facilitar la labor de nuestra modesta flota de pesca, mediante la detección de los mismos a través de prospecciones aéreas, práctica que se venía realizando en muchísimos países. Jamás tuvimos respuesta, ya que sucedía que los aviones para controlar los bancos de túnidos, también detectaban las manchas producidas por los vertidos que iba soltando la flota mercante que pasaba por nuestras inmediaciones, y el Gobierno no estaba para andar discutiendo con pesos pesados de la economía internacional, así que ni aviones para detectar la pesca, ni control alguno a la flota que discurría por nuestras aguas. Nos ha sorprendido que alguien haya salido de ese extraño letargo en que han situado una de nuestras más candentes prioridades, por cuanto aun está en las conciencias canarias, el daño que hicieron a la Comunidad Gallega los vertidos del Prestige, y lo que podría suceder en las Islas, si sucediese algo parecido, pues supondría la ruina del Archipélago, nada más y nada menos, y todo ello por la falta de interés político en solucionar un tema tan importante. Falta de interés en el Gobierno central y en el Gobierno autónomo, que no ha sido capaz de presentar una posición firme y razonada para evitar lo que viene sucediendo. Bien es cierto que aquí tenemos una Refinería y en este tema hay muchos intereses por medio, pero de todas formas nos parece lamentable que no se haya tomado conciencia de la gravedad del tema ni de la necesidad de instrumentar una política coherente en esta materia. Este tema ha salido tantas veces en la prensa canaria, que no sabemos si vale la pena intentarlo de nuevo, pero si ahora es Bruselas la que advierte del peligro, algo habremos avanzado, porque los representantes nuestros no parecen partidarios de salir de su indiferencia a los problemas regionales. Nos cabe el consuelo de saber que nuestras suposiciones no eran disparatadas, que detrás de todo ese silencio sobre nuestras solicitudes de control de nuestras aguas, había intereses externos. es una lástima que en su momento no hubiesen sido atendidas las demandas que formulamos, pues algo habríamos ganado todas las islas. Claro que quienes han ganado en realidad, como siempre, han sido los grandes intereses económicos. (J.M.Garrido)


Milagros Luis Brito, Viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias Un seguro anti vertidos (14/11/04):
No sólo los derrames de fuel en el mar son una amenaza para las Islas. Los vertidos incontrolados de algunas empresas e incluso autorizados son un peligro para las especies animales y vegetales que habitan en aguas canarias. Accidentes como el del Prestige han puesto en alerta a comunidades como Canarias que, hasta la fecha, no cuenta con un plan de contingencia marina, una labor en la que trabaja actualmente el departamento de Medio Ambiente del Gobierno regional. La categoría para las Islas de Zona Marítima Especialmente Sensible (ZMES), declaración realizada el pasado mes de abril por la Organización Marítima Internacional (OMI), exige también la elaboración de este protocolo de actuación que aclarará con qué medios cuenta el Archipiélago y cómo actuar en caso de accidente de buques contaminantes. Para ello, una de las primeras actuaciones en las que trabaja el departamento autonómico es en la elaboración de un catálogo de todos los valores ambientales, más concretamente los marinos. Este inventario recoge desde la ubicación de los Lugares de Interés Comunitario (LIC) marinos hasta 500 especies de peces conocidas en Canarias, pasando por la localización de las reservas integrales marinas y las industrias de riesgo, como las centrales térmicas, los 63 puntos de vertidos autorizados en el Archipiélago (principalmente emisarios submarinos) y la localización de los incontrolados (plásticos, sentinas...). "Todos estos elemntos los teníamos dispersos y lo que hemos hecho es aglutinarlos en único documento", explica la viceconsejera de Medio Ambiente, Milagros Luis Brito. Un accidente de este tipo en aguas canarias tendría una grave incidencia no sólo sobre el medio ambiente, sino también sobre el sector turístico, del que vive un elevado volumen de la población en las Islas. Una vez cartografiados todos estos elementos medioambientales, el plan de contingencia contempla también la localización de los medios técnicos con los que cuenta el Archipiélago para hacer frente a posibles accidentes en el mar. Canarias cuenta con escasos recursos, según afirma Luis Brito. En concreto se podría contar con los helicópteros del Grupo de Intervención de Emergencias (GIE), útiles para el seguimiento de manchas de fuel sobre el mar, y otros medios técnicos como barreras flotantes para aislar el crudo vertido o barcos chupadores (skimmers) que, aunque pertenecen a las autoridades portuarias, estarían disponibles en caso de accidentes. Asimismo, se trabaja en el diseño de lo que se conoce como modelización del derrame, que estudia el comportamiento sobre el mar de posible sescapes de fuel, para lo que es imprescindible tener en cuanta las corrientes marinas. Lo importante, según cuenta la viceconsejera de Medio Ambiente, es, "saber quién tiene esos medios técnicos y dónde están". Pero también es necesario que el Ejecutivo autonómico determine cuántos de estos medios se necesitan por cada isla y, además, conozca los planes de contingencia de otras instituciones, como los de las autoridades portuarias, o los planes de actuaciones de empresas como la Refinería de Cepsa, ubicada en Santa Cruz de Tenerife. "Prácticamente partimos de cero; hay muchas carencias", cuenta Milagros Luis Brito, quien añade que el Gobierno tendrá en cuenta las actuaciones que, en esta materia, tienen realizadas otras comunidades autónomas, como Cataluña o Baleares. El Gobierno de Canarias prevé tener listo el avance del plan de contingencia antes de diciembre para remitirlo a los cabildos con el fin de que hagan las aportaciones que consideren de interés. Este documento, que se convertirá en una especie de seguro contra posibles vertidos al mar; deberá contar con el visto bueno definitivo del Ministerio de Medio Ambiente. Para la elaboración de este plan, la Viceconsejería que dirige Milagros Luis Brito cuenta que este texto empezó a diseñarse en el verano de 2001 pero sufrió un parón importante a a espera de la declaración de la Organización Marítima Mundial (OMI), que catalogó en abril las aguas canarias como Zona Marítima Especialmente Sensible (ZMES). El reconocimiento de este organismo oficial de Naciones Unidas es lo que pretende trasladar CC al Estatuto de Autonomía que salga del proceso de reforma en el que se encuentra inmerso. Asó lo plantea Luis Brito, quien considera que es "lógico que si tenemos ya este reconocimiento de la OMI tengamos también esta competencia como Gobierno". Tras la declaración de la OMI, la viceconsejera manifestó que esta categoría de ZMES se llevaría a cabo sin perjuicio de que el grupode CC en Madrid insista en perseguir la idea de que el Congreso declare las aguas archipielágicas de jurisdicción canaria. Es más, Luis Brito aseguró que esta declaración del organismo internacional marítimo "alimenta nuestro trabajo vinculado al plan de contingencia". Este documento deberá estar terminado antes de julio del próximo año. (Naima Pérez)


[ Menú principal | Indice Mar | Puerto Granadilla | Comunicaciones | Antártida | Sobrepesca | Prestige ]