Viajes
Peregrinos cristianos



Viajes de peregrinos cristianos:
Canterbury:
Chaucer, en los Cuentos de Canterbury pone a sus peregrinos en la ruta desde Londres al Santuario de Thomas Becket en la catedral de Canterbury. En aquellos tiempos era el lugar de peregrinación más importante de la cristiandad. Hoy ha sido sustituido por la carretera A2 de intenso tráfico. Pero perdura otro camino del peregrino, un sendero prehistórico que pasa por el sur de Londres y atraviesa los North Downs, entre Winchester, Canterbury y Dover. Fue transitado por celtas, romanos, mercaderes y peregrinos. En 1978 se lo llamó camino de North Downs a los 193 km que separan Winchester de Canterbury. Los North Downs son altas colinas de creta circundadas por antiguos bosques. La catedral de Winchester, comenzada en el año 642, fue reconstruida entre el s.XI y el XVI. Es la catedral gótica más larga de Europa. Hasta la catedral de Canterbury caminó Enrique II descalzo y flagelado por obispos, para expiar su papel en la muerte de Thomas Becket.

Santiago de Compostela:
Según un relato legendario a comienzos del siglo IX el obispo Teodomiro de la diócesis de Iria Flavia (Padrón) descubrió los restos del apóstol. En el lugar del hallazgo, el monarca asturiano Alfonso II el Casto ordenó erigir una iglesia (origen de la catedral). La noticia se difundió rápidamente por toda la cristiandad y el lugar se convirtió en objetivo fundamental de las peregrinaciones cristianas. Alfonso II, que necesitaba de un elemento aglutinador para la consolidación de su reino, convirtió al apóstol en un símbolo del combate contra el islam, naciendo así la imagen de Santiago Matamoros, que se prodigó a lo largo de la ruta. Durante el siglo X sufrió la inseguridad del Camino y a la concentración de los afanes cristianos en la defensa frente al califato de Córdoba. Empieza a consolidarse en el siglo XI con el retroceseo del califato. Los monjes cluniacenses utilizaron la ruta como elemento de renovación eclesiástica y como vía de penetración de la reforma gregoriana (s.XI). En el siglo XII, coincidiendo con el crecimiento económico, atraía a peregrinos de remotos lugares de Europa. Uno de los tres destinos cristianos que proporcionaba indulgencia plena durante la Edad Media. En el símbolo que portaban los peregrinos, una concha de vieira, los surcos de su superficie confluyen en un mismo punto, como los caminos a Santiago. A su vez evocan los rayos del sol poniente, punto de dirección hacia el que marchan los peregrinos. Había 4 importantes rutas a través de Francia que convergían en St-Jean-Pied-de-Port, en los pirineos franceses. El más occidental, desde París, pasaba por Orleans, Tours, Poitiers y Burdeos, bordeando luego la costa del golfo de Vizcaya. Con un espectacular descenso rocoso desde los Pirineos se inicia en España el llamado Camino Francés de 805 km. Las dos entradas pirenaicas desde Francia, la de Somport (Huesca) y la de Roncesvalles (Navarra) siguen caminos paralelos hasta encontrase en Puente la Reina (Navarra). La mayor parte de la gente tarda en recorrerlo unas cinco semanas por localidades entre las que están Logroño, Burgos, León, Astorga y Sarriá. La diócesis expide un documento si se acredita que se viaja por motivos religiosos más de 97 km a pie o 193 km en bicicleta.

Leyendas del camino:
El encuentro de gente fervorosa de todos los rincones dio lugar a buen número de leyendas e historias fantásticas con la presencia o intervención del santo. La más conocida ocurre en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), donde vuelve a la vida un joven peregrino alemán injustamente ajusticiado. En el poyo de Roldán, una colina de La Rioja cercana a Navarrete, se sitúa una historia legendaria protagonizada por caballeros de Carlomagno. El caballero Roldán vence al violento gigante Farragut acertándole en la frente con una gran piedra.

Aksum:
Considerada la ciudad más sagrada de Etiopía. El cristianismo fue declarado allí la religión nacional en el siglo IV por su gobernante Ezana, quien construyó gran parte de la arquitectura monumental y convirtiò a la mayoría de la población del reino de Aksum al cristianismo alrededor del año 330. Este antiguamente próspero reino de la meseta de Tigray estaba cerca de la cuenca del Nilo Azul y la depresión de Afar, y tenía acceso al puerto de Adulis en la costa del mar Rojo, lo que le permitía mantener relaciones comerciales con países como Egipto, la India, Sudán y Arabia. Llegó a controlar extensos territorios hasta los límites del sur de Egipto, el golfo de Adén, río Omo (sur) y reino kushita de Meroe (oeste). Estuvo bajo su dominio el reino Himyarita de Arabia del Sur. Según la iglesia ortodoxa de Etiopía Aksum está en el mismo lugar en el que se hallaba el arca de la Alianza, que contenía las tablas de la ley. Según se cuenta, el arca está en la iglesia del siglo XVII de Nuestra Señora de Sión, pero sólo su guardián puede verla. Junto al museo de Biblias, cruces y coronas está el antiguo campo de las estelas, enormes obeliscos construidos a partir de un único bloque de granito. El más alto alcanza los 24 metros. A las afueras de la ciudad se encuentran las ruinas de la tumba del rey Kaleb, el palacio de la reina de Saba y el monasterio de Pentalewon.

Lalibela:
Equivalente etíope a la Petra de Jordania esculpido en el siglo XIII. Rodeada por imponentes montañas escarpadas del norte de la provincia de Wollo. Conjunto de 11 iglesias monolíticas medievales que constituyen el mayor atractivo del país. Situado a 2.630 metros de altura en un lugar desértico y aislado, cerca de un pueblo tradicional de viviendas circulares. Las iglesias fueron talladas sirectamente en el terreno rocoso, por lo que sus tejados están a nivel del suelo. Se construyeron en un solo siglo y, según dice la leyenda, con los ágeles ayudaron en su construcción. Algunas están prácticamente escondidas en zanjas profundas, mientras que otras se hallan en cuevas excavadas en la roca, Un complejo laberinto de túneles y estrechos pasadizos llenos de criptas, grutas y galerías las conecta a todas. Sólo los cánticos religiosos rompen el silencio subterráneo. La localidad fue próspera capital de una dinastía medieval que fue menguando hasta convertirse en un simple pueblo. Las iglesias se han mantenido vivas gracias a generaciones de sacerdotes que conservan sus tesoros, sus cruces ornamentales y sus Biblias y manuscritos ilustrados. Desde la carretera son prácticamente invisibles en un horizonte dominado por el monte Abuna Yosef (4.200m).

Monte Sinaí:
El lugar donde Moisés pasó 40 días y recibió los Diez Mandamientos recibe gran cantidad de peregrinos, excursionistas y turistas. Situado a unas tres horas de Sharm El Sheik (Egipto) a 2.285 m de altura y con impresionantes vistas sobre el desierto, especialmente al amanecer. El camino de acceso más directo y exigente es a través de los 3.750 Escalones del Arrepentimiento, llamados así en honor al monje que los construyó. El camino de los Camellos, llamado así en honor al beduino que esperaba en él con sus camellos por si algún visitante cansado necesitaba ayuda, es algo más sencillo, y se tarda unas tres horas en llegar a la cumbre. Se une con los últimos 750 escalones en la cueva de Elías, un hueco en la ladera famoso por el ciprés de 500 años en el que, según la leyenda, Dios le habló a Elías mientras éste se ocultaba de Jezabel. En la cima está la Capilla de la Santísima Trinidad, una iglesia ortodoxa griega construida en 1934 sobre las ruinas de una iglesia del siglo IV.

Santuarios marianos:
En Montserrat se venera a la Virgen Negra [Moreneta] desde el siglo XII. El icono de Nuestra Señora de Czestochowa es venerado en esta localidad polaca desde comienzos del siglo XIV. En México, la pintura de Nuestra Señora de Guadalupe conmemora la milagrosa aparición de María al indio Juan Diego en 1531 y su templo empezó a construirse en 1695. La Basílica de la Virgen de Guadalupe, patrona de México y de América Latina, es el destino de 6 millones de fieles durante el día de la virgen. Muchos recorren a pie grandes distancias para pernoctar la víspera junto al santuario. Constituye la mayor peregrinación católica del mundo. Fue citada por Pío XII en 1945 como “emperatriz de las Américas”. También se refieren a la Guadalupana con el apelativo de madre de las Américas. En el siglo XIX se produjeron varias apariciones de la Virgen y se crearon santuarios en torno a distintas devociones y peregrinajes marianos, tales como Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa en París (1830), Nuestra Señora de Lourdes en Francia (1858), Nuestra Señora de Knock en Irlanda (1879) y Nuestra Señora de Fátima en Portugal (1917). En España devotos marianos acuden a la basílica de Nuestra Señora la Virgen del Pilar (patrona de Aragón), el santuario de la Virgen de Guadalupe (santa patrona de la Hispanidad y también representada como Virgen Morena, en Cáceres) y la ermita de la Virgen del Rocío en Almonte (Huelva) a la que se acude anualmente en caballos enjaezados y carretas ornamentadas.

Monte Carmelo:
Karmel en árabe significa jardín y Karem El en hebreo significa viñedos de Dios. Es un monte con una altura de 550 metros situado junto a la costa. La localidad de Haifa ocupa parte de su falda. En la antigüedad estaba cubierto por viñedos y fue siempre famoso por su fertilidad. El filósofo sirio Jámblico (IV a.C.) lo llamó el más santo de todos los montes. Sus cuevas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012. Durante el s.XII un grupo de ermitaños se retiraron en el lugar y dieron origen a la muy extendida devoción hacia Nuestra Señora del Monte Carmelo, la Virgen del Carmen. En 1209 el patriarca de Jerusalén Alberto entrega a los ermitaños la regla del Carmelo. El Monasterio de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Haifa también es conocido como Monasterio de Stella Maris. El oratorio fue dedicado a la Virgen en su advocación de la Virgen Estrella del Mar. El promontorio de Haifa, la isla de la Sal y el Monte Carmelo están a la misma latitud del Mar de Galilea.


[ Inicio | Expediciones | Medievo | Religión | Savonarola | Oceanía | Filipinas | Cook | La Pérouse | Malaspina | Darwin ]