Tenerife
puerto de Granadilla: Votación Bruselas 03/05/06



Bruselas y Dársena Este Gracias (03/05/06):
[La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo acuerda el archivo de 3 propuestas ]
Este pasado miércoles día de 3 de mayo, coincidiendo con el 512° Aniversario de la Fundación de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, se adoptó en Bruselas una decisión política muy importante para el desarrollo económico de Tenerife: la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo acordó el archivo de tres protestas que cuatro organizaciones ecologistas y una plataforma ciudadana habían presentado, desde el año 2004, en contra de la construcción del puerto de Granadilla. Esa decisión se tomó con el voto a favor de tres eurodiputados del Partido Popular Europeo y dos del Partido Socialista Europeo, con el voto en contra de un eurodiputado de Los Verdes, y con la abstención del presidente de la propia Comisión de Peticiones, perteneciente a la Unión por la Europa de las Naciones. La votación, además, se produjo de uno en uno, y por escrito, por lo que mayor transparencia imposible. Esta ha sido una de las pocas ocasiones en las que el Parlamento Europeo se posiciona rotundamente a favor de una infraestructura sin que la Comisión Europea haya adoptado previamente su decisión definitiva sobre la misma, lo que da aún más valor a la actitud de los eurodiputados presentes en esa Comisión. El que la Comisión de Peticiones del Europarlamento haya rechazado las protestas de determinados colectivos contra el puerto de Granadilla, significa que los 25 países de la Unión Europea se posicionan por primen vez a favor de esta infraestructura. Significa que los representantes de los cuatrocientos millones de europeos, democráticamente elegidos en las urnas hace menos de dos años, han dicho que el puerto es bueno para Tenerife, necesario para garantizar el desarrollo económico de nuestros hijos y, además, ambientalmente viable. El Pleno del Cabildo de Tenerife, en noviembre de 2003, aprobó por unanimidad de todos sus miembros apoyar la construcción del puerto de Granadilla. A partir de esa fecha, desde el Cabildo de Tenerife hemos realizado un intenso y constante trabajo para apoyar a la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, como organismo promotor de la obra, en la tarea de ir sorteando los múltiples obstáculos que la construcción del puerto se ha ido encontrando por el camino. Paciencia, prudencia y perseverancia han caracterizado la labor de la Corporación Insular que, bajo la dirección de su presidente Ricardo Melchior, ha actuado como un auténtico Gobierno de Tenerife para conseguir que la Isla tenga un sistema portuario doble, formado por un puerto principal, el de Santa Cruz, y otro complementario, el de Granadilla.

Un sistema portuario doble que permitirá a Tenerife competir en igualdad de condiciones con el resto de los puertos en el mercado internacional del trasbordo de mercancías, que relanzará el puerto de Santa Cruz y que permitirá la entrada del gas natural a la Isla, una fuente de energía mucho más respetuosa con el medio ambiente que el resto de los derivados del petróleo. Pero que también eliminará la mayor parte de los 23.000 desplazamientos anua les de camiones-cisterna que trasladan combustible desde la refinería de Cepsa en Santa Cruz hasta el aeropuerto Reina Sofia y el sur de la Isla, ya que ese combustible llegará directamente al sur a través del puerto de Granadilla. El puerto de Granadilla será la infraestructura más pionera en la protección del medio ambiente de cuantas se han construido en la Historia de Europa. Generará miles de puestos de trabajo, directos e indirectos, durante su construcción y a partir de su puesta en funciona miento. Y ofrecerá a Tenerife una nueva fuente generadora de empleo y riqueza que complemente adecuadamente a nuestro principal recurso, el turismo. El miércoles 3 de mayo no se dio el paso definitivo, ya que éste le corresponderá en breve al Colegio de Comisarios, pero sí que conseguimos un avance muy importante para que el puerto salga adelante. A partir de ahora, existe un precedente de un organismo del Parlamento Europeo que, con sólo un eurodiputado de Los Verdes en contra, ha dicho tajantemente que Tenerife debe contar con el respaldo económico de la Unión Europea para consolidar su posición de liderazgo en el Atlántico. Hace varios meses, le pedimos a los diputados del Parlamento Europeo que apoyaran al puerto de Granadilla, que apoyaran el futuro económico de Tenerife. Así lo han hecho. Los tinerfeños siempre hemos sido un pueblo agradecido. Por eso, sinceramente, les damos las gracias.
(Angel Llanos, Consejero de Relaciones Institucionales del Cabildo de Tenerife)


Cartel Un nuevo chanchullo, esta vez en Bruselas (08/05/06):
[Los parlamentarios que integraron el Comité de Peticiones]
Con mucha indignación he leído un artículo que algunos periódicos de la isla le han publicado al señor Angel Llanos a razón del archivo de quejas sobre el puerto de Granadilla por parte del Comité de Peticiones del Parlamento Europeo. En este artículo el susodicho consejero del Cabildo agradece su decisión a los europarlamentarios y viene a decir que los 25 países de la UE y sus 400 millones de habitantes han dicho "sí" a la construcción del puerto sureño. No doy crédito, pero tampoco me sorprende la falacia viniendo de quien viene. Habría que aclararle a la ciudadanía que el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo lo forman 21 miembros y que por un acuerdo al que el propio señor Llanos llegó (lo hizo público en radios locales unos días antes de la votación) para el archivo de las quejas de Granadilla votaron sólo 6 (!!!) parlamentarios: David Hammerstein (Los Verdes), Inés Ayala (PSOE) y Carlos Iturgáiz (PP), y los señores Luis de Grandes y Fernando Fernández (PP) y Manuel Medina (PSOE), que ni son miembros del Comité de Peticiones ni suplentes, y que votaron, según parece, en calidad de suplentes de suplentes (!!!). Lógicamente, en esas condiciones la votación fue de 5-1, con el único voto en contra del representante de Los Verdes. Esto demuestra que nuestros políticos ya han conseguido llevar los chanchullos a los que nos tienen acostumbrados en el Parlamento canario hasta el de Bruselas, y sinceramente espero que estas "aparentes irregularidades" sean investigadas por el Defensor del Pueblo Europeo, quien ya "tiene la mosca detrás de la oreja" por más de 7000 quejas que ha recibido de los ciudadanos canarios que se oponen al pelotazo de Granadilla. Afortunadamente, el principal escollo que tiene Granadilla en Bruselas es el de la Comisión de Medio Ambiente (y la investigación de oficio del Defensor del Pueblo Europeo tras las quejas recibidas), que todavía no se ha pronunciado, y que en los últimos tiempos parece que se decanta cada vez más por la alternativa de ampliar el puerto de Santa Cruz antes de destrozar el litoral de Granadilla. Esperemos que la citada comisión ponga las cosas en su sitio. (Ignacio Fernández)
Email del Defensor del Pueblo Europeo: euro-ombudsman@europarl.eu.int


Bruselas El Parlamento Europeo se hunde en el Puerto de Granadilla (11/05/06):
El pasado tres de mayo tuvo lugar en el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo el debate de las peticiones realizadas por diversos colectivos ecologistas que solicitaban al Parlamento Europeo una estricta vigilancia sobre la actuación que la Comisión Europea estaba realizando con relación a las quejas ciudadanas sobre el Puerto de Granadilla y con base al incumplimiento de las Directivas Comunitarias. En definitiva, se trataba del natural control democrático del legislativo sobre un órgano con funciones ejecutivas, con la particularidad que este control era solicitado a instancia de un grupo de ciudadanos que ejercían el derecho fundamental de petición, reconocido expresamente en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Esta sesión se desarrolló mediando una serie de circunstancias, desconocidas por la opinión pública canaria, y que tras un análisis detenido de ellas, concluimos que fueron determinantes para el archivo irregular de estas peticiones. Este acuerdo había sido planeado semanas antes por el Partido Socialista Canario, Partido Popular y Coalición Canaria. Así nos lo anunció unos días antes y en una radio local el Consejero Insular encargado de las relaciones institucionales con la Unión Europea, quien, en un arranque de claridad y transparencia afirmó que todo "estaba bajo control" y que el Comité de Peticiones procedería al archivo de las peticiones. El objetivo de este pacto era, bajo nuestro punto de vista, no repetir el varapalo que la Comisión de Peticiones y la Comisión Europea había propinado a la numerosa re presentación institucional canaria que se visitó Bruselas el pasado 22 de marzo, fecha en que tuvo lugar la segunda sesión del Comité de Peticiones del Parlamento Europeo sobre este asunto. En aquella ocasión, se acordó que no se podía archivar una petición cuando se estaba investigando por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea las quejas contra el Puerto de Granadilla. Concretamente, el señor presidente del Comité de Peticiones, el conservador polaco Libicki, le recordó a la parlamentaria socialista, Inés Ayala, lo improcedente de acordar, en esa situación, el archivo de las peticiones. También el conservador y aristócrata británico Sir Atkins intervino en este punto, apoyando al Presidente de manera expresiva, afirmando que era impensable que el Parlamento archivara estas peticiones cuando el trabajo de la Comisión Europea aún no había concluido. Resulta muy ilustrativo que dos parlamentarios conservadores le recordaran a la socialista española señora Ayala cuáles eran las reglas de juego y el comportamiento ético de los representantes políticos de la ciudadanía europea. Los representantes del Partido Socia lista Canario, Partido Popular y Coalición Canaria presentes en Bruselas tuvieron que percibir que eran demasiados disgustos para una sola jornada. Todo esto y la repercusión que tuvo en los medios de comunicación el acuerdo de la sesión de 22 de marzo debieron ser elementos de terminantes para que estos partidos decidieran buscar una salida a esta situación. Por eso, cuando conocieron que tendría lugar una nueva reunión del Comité de Peticiones trabajaron coordinadamente para que no se repitiera una situación como la del 22 de marzo. Las gestiones anunciadas días antes por el señor Consejero Insular del Cabildo de Tenerife encargado de las Relaciones Institucionales con la Unión Europea, para que "todo estuviera bajo control", tuvo sus frutos el 3 de mayo (paradójicamente, el día de la celebración del Puerto y Plaza de Santa Cruz de Tenerife), al archivarse las peticiones de los grupos ecologistas. Las razones por las que se procedió al archivo de las peticiones, se refieren a las tesis que sostuvo la señora Ayala en la sesión de 22 de marzo y que finalmente fueron apoyadas. El Parlamento Europeo cerró el affaire de Granadilla sin que la Comisión Europea hubiera expuesto sus conclusiones finales, renunciando a una función elemental en todo órgano legislativo y sobre la que la Comisión de Peticiones había dejado claramente sentado su posición en reuniones anteriores. El eurodiputado verde David Hammerstein, miembro de aquella comisión, expresó por escrito su queja desaprobando la actitud del Comité de Peticiones, señalando que se podía hablar de un antes y un después en cuanto al tratamiento de esa Comisión al derecho fundamental de petición de los ciudadanos europeos. Desde nuestro punto de vista las claves de este irregular acuerdo se encuentran en la fraudulenta actuación de determinados parlamentarios europeos que propició que la Comisión de Peticiones se prestara, como señaló David Hammerstein "a una estrecha y oscura manipulación" orquestada fuera del Parlamento Europeo. Para ello se constituyó una "sui gerieris" Comisión de Peticiones compuesta mayoritariamente por representantes del Partido Socialista Canario, y Partido Popular, a la que, por primera vez, no fueron in vitados los representantes de los grupos ecologistas y sí el Portavoz del Gobierno de Canarias que estaba presente en la reunión. Curiosamente en el debate de este punto se ausentaron todos aquellos parlamentarios no españoles, quizás conociendo la dimensión de la irregularidad que se iba a cometer. Debe conocerse que, aunque el Comité de Peticiones lo componen veinticinco miembros, cuando se debatió este punto, tan sólo se encontraban presentes seis parlamentarios que, como ya se dijo, eran todos españoles. Entre estos seis miembros se encontraban los canarios don Manuel Medina (Grupo socialista europeo), don Femando Fernández (Grupo Popular europeo), que no eran ni titulares ni suplentes de la Comisión de Peticiones, y que sin embargo acudieron puntual y disciplinadamente a la cita donde, tras votar por el archivo de las peticiones, volvieron a sus ocupaciones. También en esta peculiar comisión se encontraba el señor Iturgaiz (Grupo Popular), la ya conocida señora Ayala (Grupo socialista), miembros de la Comisión de Peticiones, y don Luis de Grandes destacado dirigente del Partido Popular que no era ni titular ni suplente de la Comisión de Peticiones. El señor Hamerstein de los verdes europeos fue el único que abierta mente desautorizó estas maniobras, solicitando a la vista de lo que estaba ocurriendo la votación nominal de los parlamentarios y elevando una queja. La protesta escrita del diputado verde señor Hammerstein se dirige en términos muy duros al Presidente del Comité de Peticiones llegando a decir:

    "No se comprende por qué hemos abandonado el papel de control del Parlamento en medio de un candente y complejo procedimiento llevado a cabo por la Comisión. Estamos siendo objeto de ridículo por muchos funcionarios y otros observadores que presenciaron nuestra triste sesión de capitulación".

Las apreciaciones del señor Hammerstein son correctas. Al fin y a la postre la denuncia de este parlamentario no es más que la constatación de lo que previamente había anunciado por la radio el señor Consejero Insular del Cabildo de Tenerife. La diferencia es que mientras al señor Hammerstein le parece una práctica rechazable en un sistema democrático, al otro le parece el modo normal de gestionar lo público. No en vano ese Consejero del Cabildo dio sus primeros pasos en la política aprendiendo cómo debe aplaudirse a quienes rechazaron el debate de la iniciativa Legislativa Popular que más apoyo ha recibido de la ciudadanía canaria.
José María Fernández-Palacios y Pedro Fernández Arcila son portavoces de la Plataforma Electoral ‘Sí, se puede


Ecologista malvado Europa-Puerto de Granadilla: una acción responsable (16/05/06):
Con Europa no se juega, a Europa no se le engaña. Esto es lo que deben sacar de rédito aquellos que han intoxicado a la Comisión europea de Medio Ambiente, a la Oficina del defensor del Ciudadano, a los consejeros europeos pertinentes, con tanta misiva, visita, video, pancartas, etcétera. No se han creído ni una palabra. Los europeos, los que manejan los destinos de este viejo continente, ya vienen de vuelta de muchas cosas: de manifestaciones, panfletos, algaradas y lloraderas. Saben de dónde vienen, quiénes lo hacen, a qué obedecen. Estudiados todos los pormenores de las protestas llegadas a la Comisión europea sobre el Puerto de Granadilla, han descubierto que todas llegan del mismo sitio y con los mismos orígenes y fines; políticos más que sociales; interesados más que altruistas; de dos fuentes más que de todas las islas y rincones de España. Han localizado la protesta y se han dado cuenta de los intereses que han movido las mismas. Nunca claramente en defensa del litoral sino de otros más perversos. En definitiva y como quieras que las protestas batieron récords, ni siquiera se asustaron sino que investigaron poniendo toda la trama al descubierto. En un ejercicio pleno de responsabilidad la Comisión europea da carpetazo al asunto, lo archiva y deja al Puerto de Granadilla que crezca en paz. (Manuel Rodríguez Jiménez, publicado en la sección Lectores de La Opinión)


Dimas desconocía hasta ayer el acuerdo unánime del Parlamento sobre el puerto (24/03/06):
El comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE), Stavros Dimas, aseguró ayer al presidente del Parlamento de Canarias, Gabriel Mato, que desconocía el hecho de que todas las fuerzas políticas representadas en la Cámara regional estuvieran de acuerdo con el proyecto del puerto industrial de Granadilla, actualmente en estudio por parte de distintos organismos comunitarios. Mato, acompañado con los portavoces de los distintos grupos parlamentarios y otros representantes políticos, se reunió ayer de forma imprevista con el máximo responsable de la Dirección General de Medio Ambiente, Stavros Dimas, gracias a las gestiones realizadas por el comisario europeo de Economía y Asuntos Monetarios, Joaquín Almunia, encuentro que fue aprovechado por los integrantes de la Cámara para exponerle el acuerdo parlamentario alcanzado entre todos los grupos y partidos políticos, "cosa de la que en principio, él no tenía constancia. Lo conoció hoy (por ayer) por nosotros, o por lo menos eso nos ha destacado. Se mostró muy contento por este hecho". Gabriel Mato reconoció su sorpresa al comprobar que Dimas no sabía nada de la unanimidad existente en la Cámara: "Hombre, algo nos sorprende. Luego, cuando analizamos las visitas que ha tenido y quién le ha podido informar, pues es posible... Ayer (por el miércoles) lo visitó el ex presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz, Pedro Anatael Meneses, y no sabemos la posición que él le pudo manifestar al comisario en relación con los acuerdos institucionales", relató. La representación canaria entregó al comisario el acuerdo parlamentario. "Lo que hemos hecho -subrayó Mato- es hacerle ver la unanimidad que ha existido en la Cámara en defensa de este proyecto. A efectos de todas las instituciones nacionales, regionales, insulares y locales se tenía muy claro que había que adaptar todo a las medidas que desde la Comisión Europea se iban proponiendo, y que el quid de la cuestión es la interpretación que se ha dado desde los grupos parlamentarios: que no hay una alternativa válida al proyecto del puerto de Granadilla, sin perjuicio de seguir impulsando el puerto de Santa Cruz". En su opinión, la visita de los portavoces de los grupos políticos fue bastante positiva, y aseguró que al problema "se le puede dar una salida adecuada. Lo que hemos manifestado es la importancia de que se defina la Dirección General de Medio Ambiente, ya que podemos perder los fondos europeos para el año que viene. Para nosotros es fundamental esa infraestructura y tener los fondos suficientes para afrontarla sin más problema". La necesidad de que haya un pronunciamiento cuanto antes se debe a que de esa forma el proyecto puede considerarse como financiable por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para el próximo ejercicio a costa de los fondos de Cohesión que recibirá España de la UE durante el periodo 2007-2013. "De ahí viene la importancia de desbloquear definitivamente el expediente del puerto de Granadilla, para que sea posible incluirlo como proyecto financiable por el Estado", aclaró. El pasado martes, la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo escuchó a las partes implicadas en el conflicto del puerto, con el objetivo de aclarar las tres quejas presentadas contra el proyecto por colectivos ecologistas. Después de esa reunión, la propia Comisión, que en principio tiene previsto volver a reunirse hoy, sacará una serie de conclusiones que remitirá a las autoridades comunitarias.

"Una decisión segura"
El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, aseguró ayer a ACN Press que continúa "analizando toda la información" de la que dispone sobre el puerto de Granadilla, tanto la recibida por las organizaciones contrarias como la remitida por parte de las autoridades canarias y nacionales, para poder tomar una "decisión segura" sobre el puerto industrial que se pretende construir en el municipio del Sur de Tenerife, para la cual aún no tiene una fecha, aunque su intención es que llegue lo "antes posible". Además, el comisario europeo Stavros Dimas subrayó que ayer había recibido a las asociaciones contrarias al puerto: Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN), Ecologistas en Acción, Seo/BirdLife y Adena/WWF y la Plataforma Ciudadana contra el puerto industrial de Granadilla. El máximo representante del área de Medio Ambiente de la UE declinó especificar cuándo se haría pública la resolución sobre la infraestructura granadillera, pero señaló que en unas semanas el expediente podría quedar resuelto. (P.P.Peña para El Día)


Bruselas decidirá en junio sobre el futuro puerto de Granadilla (23/05/06):
El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, tomará una decisión respecto a la construcción del proyecto del puerto industrial de Granadilla, en principio a partir del 6 de junio. En este sentido, fuentes cercanas de la Dirección General de Medio Ambiente señalaron ayer que la "semana que viene será de máxima importancia" ya que tendrá lugar una importante reunión a nivel de los "directores generales", tanto de Medio Ambiente, como de Política Regional y Transportes, para avanzar en el informe sobre el puerto de Granadilla. Un informe que analiza la situación actual respecto al proyecto del puerto tinerfeño y que los servicios trasmitirán al comisario europeo de Medio Ambiente aproximadamente la "semana del 6 de junio". En base a este análisis, Stavros Dimas podrá determinar si la construcción del puerto de Granadilla es compatible o no con la normativa comunitaria vigente y, por tanto, "decidirá qué quiere recomendar al Colegio de Comisarios", explicaron las fuentes. Una vez el máximo responsable comunitario en materia de Medio Ambiente haya tomado una decisión definitiva se "retomará el procedimiento interservicios", que quedó bloqueado el pasado mes de enero, y "pocos días después" -en cinco días hábiles- el documento será adoptado por la Comisión Europea. Al respecto, las fuentes de la Dirección General de Medio Ambiente recordaron que el propio Stavros Dimas decidió, tan sólo dos días antes de que su Dirección General adoptara un dictamen favorable al puerto tinerfeño, paralizar el procedimiento interservicios puesto que había recibido nuevas informaciones sobre el puerto de Granadilla procedentes de distintos lugares. Por ello, Dimas solicitó a sus servicios que realizaran un "análisis más completo y detallado" de la totalidad del proyecto del puerto de Granadilla y de las implicaciones de su construcción. (ACN press)


Proyecto Puerto-ciudad Mirando al mar..., soñé. Por Alberto Rodríguez Alvarez (01/06/06):
Cuando la tierra tembló en la isla de La Palma -año 1971- para terminar elevando al cielo un vómito candente que terminó convertido en corrientes de lava que se enfriaron en la mar y aumentaron -un poco- la superficie de la Isla, lo que en un principio fue considerado un fenómeno alarmante, terminó siendo considerado un regalo de la naturaleza en la medida que en la actualidad es lugar de peregrinación turística y, ala larga, podría ser transformado en vergel. La lava, salida de las entrañas de la tierra, ganó la partida al agua de las orillas y los mapas tuvieron que ser cambiados. Presumiblemente, lo más apreciado de todo aquello que ocurrió fue que todo se correspondió con un re galo natural que no nos costó un duro -cinco pesetas-. Al hilo de este hecho histórico y muy documentado nos vemos estimulados para establecer un paralelismo con la más disparatada manifestación realizada por el Cabildo de Tenerife en los últimos tiempos: considerar al puerto de Santa Cruz de Tenerife como un obstáculo para el desarrollo urbano. Ya ven, ahora sí comienzan a tener sentido los años de vida -hasta 2010- que ya fueron adelantados en esa comisión de sabios que preside Pedro Doblado Claveríe. Y más sentido, si cabe, de la idea presentada a bombo y platillo en el salón más noble y más grande de CajaCanarias por el presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Suárez Trenor, a propósito de construir un gran puerto en Granadilla de Abona aprovechando como relleno, por aquello de matar dos pájaros de un tiro, todo Los materiales de aportación que se obtendrían al excavar en la segunda pista del aeropuerto Reina Sofia. No deja de ser un descaro afirmar desde el Cabildo que preside Ricardo Melchior que "las limitaciones físicas que el puerto santacrucero está ocasionando sobre la ciudad se comparan al de un impenetrable muro que impide que la ciudad se abra sobre el mar". ¿A qué mentes corresponde ese perverso pensar que ha terminado concluyendo que el puerto, del que viven incontables familias tinerfeñas y que es fuente de ingresos y lugar de privilegio para todo tipo de actividades, es la salida hacia el mar de la ciudad capital? ¿A qué, quién o quiénes, se debe tamaño grado de ocultación? ¿Cómo es posible que hace más de seis años yo, que no practico ni quisiera practicar el periodismo de investigación, me haya adelantado a decir públicamente que detrás del puerto de Granadilla se escondía la excusa perfecta para hacer desaparecer al puerto capitalino? Pues bien, ahora, con la razón a cuestas, ya no me que da otro remedio al afirmar, en el su puesto de que lo publicado en la prensa escrita sea cierto -y tiene todos los visos de serlo-, que detrás de toda esta operación puede esconderse una de las mayores maniobras especulativas de la isla de Tenerife. Creo, ante la gravedad de estas consideraciones, que Luis Suárez Trenor, que en los últimos tiempos parece haber apostado por el puerto santacrucero, saliera a la palestra para decirnos qué hay de verdadero y qué de falso en esta historia que es para no dormir. Sería un acto de coherencia -personal y política- y un favor para la opinión pública. De no ser así, de seguir aferrado al silencio, se podría llegar a pensar que el que calla, otorga. Y que al puerto de Santa Cruz le quedan de vida unos cuantos telediarios. (Alberto Rodríguez Alvarez)


[ Menú | Indice Granadilla | Cruises | Cabotaje | Logística | Puerto s.XX | REF | ZEC ]