Unión Europea: Brexit




Brexit:
Supone desandar un camino de 45 años con un final malo para todos. En los noventa John Major consiguió contener a los euroescépticos y retener al Reino Unido dentro del nuevo Tratado de Maastricht gracias a haber conseguido de Bruselas ventajas exclusivas como mantener la libra cuando el resto de socios adoptaba el euro o excluirse del sistema de fronteras abiertas que supuso Schengen.

Malestar popular:
Entre la clase trabajadora fue creciendo la inquina hacia la City de Londres y el estilo opulento de vida de los gestores financieros. A sus ojos las ventajas de la economía globalizada iba a parar a manos de unos pocos privilegiados. Los discursos alrededor de la soberanía y decisiones soberanas son esencialmente emocinales. A la crisis económica (2008) le siguen duras medidas de austeridad con medidas del Gobierno conservador que llevaron al país a los primeros puestos en desigualdad. Puede contemplarse una preocupante expansión de expresiones xenófobas en las zonas más desindustrializadas y empobrecidas. Una importante parte de las clases populares se sentía amenazada y disminuida. Tony Blair, al referirse (2018) a las preocupaciones de los votantes británicos menciona la inmigración, el principio de la libertad de movimiento de personas, y el control de las fronteras. Aboga por el reconocimiento de que los que están en la Eurozona, pueden desear integrarse de un modo diferente a los que están fuera de ella. ● Fue una triple protesta: contra la oleada migratoria, contra los banqueros de la City londinense y contra las instituciones de la Unión Europea. (Jeffrey Sachs) ● La gente aquí aprovechó que se convocó un referéndum para expresar sus otras frustraciones. No piensan en la unión aduanera, en la frontera irlandesa, tampoco en la inmigración. Están enfadados con el mundo y dicen: “¡Que os jodan!”. Creo que es el gran error y que no volveremos a tener otro referéndum en este país en muchísimo tiempo. (William Boyd, 2019)

UKIP:
En 1993 se funda el UKIP con integrantes euroescépticos del Partido Conservador. El reactivo principal del empeño es la oposición al Tratado de Maastricht. En 2006 Nigel Farage accede a la presidencia del partido. En 2014 el UKIP obtiene un escaño en la Cámara de los Comunes. En las municipales el partido tampoco tiene buenos resultados. En 2015 Nigel Farage no consigue el escaño al que se presenta en las elecciones generales. En las elecciones europeas de 2014 el UKIP obtiene 24 eurodiputados superando al resto de partidos británicos. A finales de 2018 Farage abandona el UKIP. Farage acostumbra a transitar por terrenos polémicos (origen nacional, inmigración, islam) usando expresiones con sentido metafórico y una parte ambigua. Justifica ser aprensivos ante la inseguridad inherente a los rumanos o filtrar refugiados sirios en función de su confesión religiosa. Una retórica alejada apenas un paso bien calculado del discurso de odio.

Referéndum (2016):
Gordon Brown también siguió como primer ministro una línea claramente proeuropea, pero en su etapa de canciller del Exchequer levantó barreras infranqueables para el ingreso del Reino Unido en el euro. David Cameron ganó las elecciones de 2010 con un programa muy ambiguo y se presentó a sus segundas elecciones prometiendo un referéndum si salía elegido. Solo se declaró inequívocamente partidario de permanecer en la Unión cuando su Gobierno obtuvo algunas de las concesiones que buscaba en las negociaciones con Bruselas. Obama daría muestras de que hubiese preferido involucrarse más en insistir en la conveniencia de la permanencia.

    Los partidos populistas de derechas tienen a la UE como una de las instituciones a las que atacan con su xenofobia. En el interior de la UE está aumentando la integración legal, pero sigue siendo limitada la de los ámbitos exterior y de defensa. Y el primer ministro británico, David Cameron, ha prometido reducir los poderes de las instituciones de la UE y someter los resultados de sus negociaciones con los líderes de la Unión a referéndum popular. Si Reino Unido vota no y abandona la UE, los efectos sobre la moral europea serán serios. Es un resultado que Estados Unidos ha dejado en claro que se debe evitar, aunque poco pueda hacer por impedirlo. (Joseph S. Nye, mayo 2016)

Oscuro papel de Cameron:
Convocó un referéndum en junio de 2016 y se posicionó como partidario de la permanencia. Durante su renegociación con la UE y después de ella se dedicó a lanzar mensajes contradictorios que erosionaron su propia imagen. Los sondeos indicaban repetidamente que Cameron y su canciller George Osborne contaban con menor credibilidad que sus oponenentes. Ante la constatación del problema se dedicó a hacer advertencias a los votantes conservadores sobre consecuencias negativas del Brexit. Su imagen ya se había visto perjudicada por su manejo del escándalo de los Papeles de Panamá. Jeremy Corbyn, cambiando su anterior y clara posición, se pronunció a favor de la permanencia de forma tardía y tibia. ● He aquí un ejemplo de la estupidez aleatoria con la que se maneja el destino. El terror que sentía David Cameron le llevó a ofrecer un referéndum que creía que ganaría fácilmente. Ese acto de estupidez complaciente desgarra ahora a este país. (William Boyd, 2019)

Campaña mendaz:
Economistas, políticos relevantes, instituciones financieras, universidades y la mayoría de los parlamentarios explicaron la conveniencia de la permanencia. Países como EE.UU., India, Japón y Canadá abogaron oficialmente por la conveniencia de que el reino Unido permanezca en la UE. Para el votante indignado quedó como simple amenaza la advertencia de que el brexit reduciría los niveles de ingresos. La campaña por el leave incurrió en flagrantes mentiras que gran cantidad de gente creyó. Boris Johnson lanzó una campaña de falsedades sobre la contribución de Londres a la UE engañando a sabiendas a su electorado. En el discurso del leave la posibilidad de una salida sin acuerdo no estaba contemplada, ni siquiera como remota. Tampoco estaba contemplada la situación de un futuro negociador (que sería May) con poderes exclusivos para decidir la suerte de los numerosos británicos que resultarían perjudicados. La reina se pronunció a favor de no ceder soberanía. En el discurso entusiasmante que fue empleado se aprovechó que muchos británicos se siguen contemplando a sí mismos como potencia global. ● Napoleón, Hitler... ya se ha intentado unificar Europa, y siempre acaba en tragedia. (Boris Johnson) ● La EFTA hace años que está sepultado... La Commonwealth es solo una verbena naftalinada... el Estado-nación británico posimperial es ya imposible. (Xavier Vidal-Folch) ● Los británicos ha sido víctimas de un gran engaño por parte de políticos irresponsables. Se mintió a la gente, y lo que eligieron no era posible. (Emmanuel Macron, 2019)

El Reino Unido decidió por una pequeña mayoría de votos (52%) abandonar el proyecto político más original e importante del mundo. Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar votaron a favor de la permanencia. Cameron, el convocante de un referéndum que nadie pedía, dimite el 26 de junio: Siempre dejé clara mi convicción de que el Reino Unido sería más fuerte, se sentiría más seguro y saldría beneficiado si permanecía dentro de la UE. El Partido Laborista reconoció su error de manifestarse tibiamente por la permanencia durante el referéndum.

Tras el referéndum del Brexit:
La salida causó pesar, desconcierto y decepción en toda Europa y constituyó una grieta profunda e histórica. La UE pasó a tener 27 países miembros, en lugar de 28, y 443 millones de habitantes en lugar de 508. La libra se hundió a un mínimo en 31 años. Para Hollande La salida del Reino Unido, país con el que siempre mantendremos relaciones estrechas, no obligará a reinventar Europa porque Europa siempre estuvo y estará ahí, es fuerte y sólida. La UE ya avanzaba en el proyecto europeo sin ese país, pues ni formaba parte de la moneda única ni del espacio Schengen. El divorcio británico causa tristeza pero en ningún caso pone en tela de juicio o debilita a la Unión.. Cameron manifestó su intención de mantener con Francia los acuerdos de Calais, que permiten mantener que el control de la frontera británica se base en dicho puerto francés. Según el premier no hay motivos para un nuevo referéndum en Escocia porque las razones de su permanencia siguen vigentes desde 2014. Se retomó el plan de reforzamiento de la integración militar de Federica Mogherini, la alta representante para la Política Exterior Europea, guardado ante las reticencias del Reino Unido a avanzar en la coordinación de los ejércitos. Parlamentarios escoceses se pronunciaron vehementemente a favor del abandono del Reino Unido por parte de Escocia. Tras el escrutinio Cameron anunció inmediatamente su dimisión. Su sucesora Theresa May, también partidaria de la permanencia, será la encargada de iniciar un largo proceso de negociación que puede durar hasta dos años. May dio a Farage y Johnson responsabilidades de gestión en ámbitos que se verán principal y directamente afectados por el Brexit. En 2017 Farage dimite como presidente del UKIP.

2018:
En 2018 May vuelve a aludir a la grandeza de la nación británica en un discurso en el Ministerio de Exteriores: Una de las razones por las que la democracia del Reino Unido ha sido una historia de éxito radica en la fortaleza de nuestra identidad como una única nación, por el respeto que nos mostramos los unos a los otros como ciudadanos y por la importancia que asignamos a nuestras instituciones. En junio Davis, ministro del Brexit amenaza con dimitir. Se filtran comentarios de Boris Johnson que hablan de dar la batalla ante el enemigo y sugiere inspirarse en Trump para negociar la salida de la UE. En julio dimite Boris Johnson. Trump declara a The Sun que el plan de May puede matar probablemente la posibilidad de un acuerdo de libre comercio con EE.UU. Añadió que Boris Johnson podría ser un gran primer ministro. Sobre la forma de negociar la salida de May dijo lo que está pasando está muy mal. El Banco de Inglaterra avisa de que un ruptura sin acuerdo desencadenaría una recesión.

El 40% de los británicos asegura en encuestas que su vida ha ido a peor desde el referéndum (2019).


[ Inicio | Sociedad | UE | Globalización | Emigración | Xenofobia | Energía | Turismo | FMI | Proceso catalán ]