IGM
Batalla de Jutlandia


La batalla de Jutlandia (1916):
El más grande episodio naval de la I Guerra Mundial, acaecido en aguas de Jutlandia el 31 de mayo de 1916 entre la Gran Flota Británica, mandada por Sir John Jellicoe, y la Hochsee Flotte (Flota de Alta Mar) alemana, mandada por el almirante Reinhard Scheer. Desde la pérdida de su escuadra en las Malvinas, la marina alemana no había salido de sus puertos. Von Scheer, comandante en jefe de la Flota de Alta Mar desde principios de 1916, determinó, después de consultar con el alto mando, llegar a un encuentro con la flota inglesa, que había hecho sentir su poder desde comienzos de la guerra. El 31 de mayo zarpó el vicealmirante Franz von Hipper, al frente de las fuerzas de reconocimiento, rumbo al Skagerrak con 5 cruceros de batalla, 11 cruceros ligeros, 9 destructores y 14 submarinos. Seguíale Scheer con el grueso de la flota, compuesta de 22 acorazados, protegidos por tres flotillas y media de destructores. El almirante Jellicoe, comandante de la Gran Fleet, prevenido de esta salida hacia el Skagerrak, aparejó todas sus fuerzas y cruzó el mar del Norte La Gran Flota inglesa salía a realizar una de sus incursiones periódicas por el mar del Norte. Su grueso, mandado por Jellicoe, comprendía 24 acorazados, 3 cruceros pesados, 4 cruceros acorazados, 25 cruceros ligeros, 47 destructores y un portahidroaviones. Las fuerzas de Beatty, que actuaban en vanguardia, muy hacia el sur, estaban integradas por 6 cruceros pesados y 31 destructores, apoyados por el V escuadrón de Batalla: 4 acorazados de la clase del Queen Elizabeth a las órdenes del contraalmirante Evan-Thomas.

HMS Invincible, hundido en la batalla de Jutlandia Jutlandia 1 junio 1936. Trayectoria de las flotas. Jellicoe sale de Scapa Flow y Scheer de Wilhemshaven Cubierta de buque británico HMS Inflexible

A las 2,20 de la tarde del 31 de mayo, cuando los barcos de Beatty se encontraban la altura de la costa noroccidental de Jutlandia, el Galatea avistó la flota de Hipper. Siguió una batalla de persecución hacia el sur a medida que Hipper retrocedía hacia el grueso de la flota alemana que llegaba de Heligoland. Los barcos pesados de Beatty descubrieron a los cruceros pesados alemanes a las 3,31 y a las 3,48 abrieron fuego a una distancia de unos 14 km. En esta primera fase de la batalla, en que ambas flotas siguieron movimientos paralelos, los barcos ingleses ofrecieron su silueta contra la amarillenta luz del poniente y los cañones alemanes aprovecharon la circunstancia. Los ingleses perdieron los cruceros pesados Indefatigable y Queen Mary y dos destructores, mientras los alemanes pagaron con dos destructores.

Retirada alemana:
La fase principal de la batalla comenzó hacia las 6 de la tarde, en que las escuadrillas de batalla de Jellicoe entraron gradualmente en acción contra la Flota de Alta Mar. Los británicos avanzaron en columna de seis y se desplegaron en línea recta a través de la vanguardia alemana. Al confuso cañoneo se añadió la escasa visibilidad. Infligieron con su artillería cuantiosos daños. Pero pronto los 6 cruceros de combate británicos se redujeron a tres. Entre los alemanes resultaron hundidos el Wiesbaden y el Pommern; dos cruceros de batalla y un acorazado germano quedaron prácticamente fuera de combate. El crucero ligero Pillau (5.252 Tm) tuvo que ser barrenado durante la batalla. El Derfflinger (30.700 Tm) era parte del trío de los mejores acorazados del momento. Siguíó el combate después de recibir 21 impactos de proyectil pesado con 157 bajas en su tripulación. El acorazado Helgoland (24.700 Tm), que en 1918 sería el foco del amotinamiento contra la armada imperial, sufrió un impacto. El crucero de batalla Von der Tann (21.300 Tm) sufrió algunos daños. El crucero de combate Goeben (25.400 Tm), que se había librado de ataques ingleses y rusos durante su etapa en el Mediterráneo, volvió a librarse en Jutlandia. El encuentro entre los gruesos de ambas flotas duró alrededor de las dos horas, en que se luchó intermitentemente, ya que los grandes navíos sólo resultaban visibles a intervalos entre girones de niebla. Finalmente, Scheer cesó el fuego y se retiró al amparo de la oscuridad y la niebla en hábil maniobra que repitió más tarde. En la noche se produjeron algunas acciones esporádicas a cargo de los destructores, pero al alborear el 1 de junio no se vio ningún barco alemán en el escenario de la lucha. A las 11 de este día, juzgando Jellicoe que los alemanes habían regresado a sus bases, ordenó hacer lo propio.

En la batalla los ingleses perdieron 3 cruceros pesados, incluido el Invencible, 3 cruceros, 8 destructores y 6097 hombres; los alemanes 1 acorazado, 1 crucero pesado, 4 cruceros, 5 destructores y 2545 hombres. El crucero blindado Defence (16.100 Tm) fue hundido por el Friedrich der Grosse y murieron 893 de su tripulación. El crucero de batalla Invincible (20.125 Tm) explotó y se hundió, perdiéndose 1.026 vidas después de que un proyectil penetrara en su cubierta y explotara en el pañol. El crucero ligero Birkenhead (5.795 Tm) sufrió graves daños en su dotación de cañones con escudos inapropiados. El crucero de batalla Lion (29.680 Tm) quedó bajo el fuego del crucero de batalla Lutzow, recibiendo 12 impactos. Uno de ellos provocó un incendio en la torreta Q. Sólo la orden de inundar el pañol, dada por el agonizante mayor Harvey, evitó el desastre y sólo murieron 99 hombres. El acorazado Colossus (23.050 Tm) recibió dos impactos. El crucero de batalla Tiger (35.160 Tm) sufrió algunos daños. El acorazado Conqueror (25.870 Tm), recién reparado de su colisión con el Monarch, no sufrió daños. Desde el punto de vista táctico fue un éxito para la marina alemana, que salió muy bien librada. Demostraron tener un tiro más preciso y barcos más consistentes. Pero desde el punto de vista estratégico, los británicos quedaron dueños del mar.


[ Inicio | Documentos | Varios | Indice Batallas | Bismarck | Recuerdos 1914 | Acorazado | Notas | IIGM ]