Invasión de Ucrania
Mar Negro



Ucrania: Invasión: Mar Negro:
La convención de Montreux regula desde 1936 el paso de buques militares haciendo distinciones entre los países que tienen costa en el mar Negro (como Bulgaria, Rumanía y Georgia) y los que no la tienen. En 1982 se introducen enmiendas en la convención de Montreux por las que se otorga a Turquía la capacidad de cerrar el paso de buques a su discreción entre el Mediterráneo y el mar Negro. La URSS pone en servicio el crucero de misiles Moskva, el buque de mayor capacidad ofensiva del mar Negro. En la década de 1980 la URSS comienza a realizar perforaciones petrolíferas cerca de la costa de Ucrania. Las prospecciones en la costa de Ucrania resultan muy prometedoras y las petroleras occidentales son invitadas a instalarse en la década de 1990. En 2011 un tribunal internacional pone fin a disputas pacíficas determinando la línea de demarcación que redefinió la zona económica exclusiva entre Rumanía y Ucrania.

En abril de 2022 el Moskva, el crucero insignia de la Flota del Mar Negro, resulta hundido tras una explosión. Moscú afirmó que el barco se hundió después de un incendio que provocó la explosión de las municiones. Añadió el hecho falso de que se hundió mientras era remolcado en un mar tormentoso y aseguró que no había ninguna víctima mortal. Kiev afirmó que fue hundido por impactos de misiles Neptune de fabricación local, diseñados tras la anexión de Crimea. EE.UU. confirma días después que fue hundido por dos misiles ucranianos. Los misiles Neptune avanzan rozando el mar y las imágenes del barco escorado son consistentes con ese tipo de impacto. Es el buque de guerra ruso más grande que se ha hundido en combate desde la Segunda Guerra Mundial. Tenía una eslora de 186 metros y una dotación de 510 tripulantes. Con su sistema de defensa aérea de largo alcance proporcionaba cobertura aérea a los barcos menores que bombardeaban las ciudades ucranianas. Había sido desplegado previamente en la costa siria para proporcionar protección naval a las fuerzas rusas. Fue protagonista del bombardeo de la Isla de la Serpiente tras la negativa de su guardia a rendirse contestando por radio vete al infierno. Los medios rusos eludieron comentar las inconsistencias de la versión oficial porque desde marzo estaba en vigor una ley con penas de hasta 15 años para quien divulgue cualquier información que el Gobierno considere falsa. Rusia intentó contrarrestar la inyección de moral que el hundimiento proporcionó a los ucranianos intensificando los ataques aéreos incluyendo Kiev.

El 14/01/2023 impacta en un gran edificio de Dnipro un misil ruso KH-22, diseñado para atacar portaaviones. Destruye o daña unos 300 apartamentos y mata a 21 civiles. En febrero de 2023 Rishi Sunak anunció que estaba preparado para enviar misiles de largo alcance. El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, anunció que los pilotos del Su-27 que impactó con el dron estadounidense esta semana sobre el mar Negro serán condecorados. Aseguró que el espacio aéreo fue acotado y presentado ante la comunidad internacional de acuerdo con la normativa vigente, por lo que Estados Unidos «estaba al tanto» de la situación en la zona. Afirmó que el dron estadounidense MQ-9 se disponía a violar el espacio aéreo en la zona establecida con motivo de la operación militar especial de forma temporal. El 12/05/2023 se anuncia que Reino Unido ha proporcionado misiles Storm Shadow con un alcance de 250 kilómetros. Lanzados desde cazas tienen la capacidad de inutilizar un gran buque de guerra. Rusia bombardeó en varias ocasiones puertos marítimos de la región de Odesa, en el sur de Ucrania, desde que se retiró en julio del acuerdo que permitía a Ucrania exportar granos por el mar Negro. El 19 de julio de 2023 Moscú lanza la advertencia de que cualquier barco que se dirigiera hacia puertos ucranianos o saliera de ellos sería considerado un blanco potencial. El 13 de agosto un barco militar ruso efectúa disparos contra el carguero Sukru Okan, perteneciente a una compañía turca, con tripulantes turcos y bandera de Palau. Se dirigía al puerto ucraniano de Izmail y se encontraba en aguas internacionales. Según el ministerio ruso de Defensa, el capitán del carguero no acató el requerimiento de detenerse para someterse a una "inspección de transporte de materias prohibidas". [...] Para forzar la detención del barco, desde el buque ruso se realizaron disparos con armas automáticas de pequeño calibre. Turquía advirtió a Rusia que ese tipo de acciones podría provocar una escalada de tensiones en el mar Negro. El 03/09/2023 el Ministerio de Defensa de Rumania, país miembro de la OTAN, condena firmemente los reiterados ataques rusos contra las infraestructuras de Ucrania en la región del Danubio, cerca de su frontera, calificándolos de injustificados. Reitera, en los más fuertes términos, que estos ataques contra objetivos civiles e infraestructuras en Ucrania son injustificados y contradicen profundamente las reglas del derecho humanitario internacional. Ataques previos a instalaciones a orillas del Danubio, en particular en los puertos de Reni y de Ismail, fueron condenados por Rumania. Según Rusia se lanzaron drones en grupo contra instalaciones de almacenamiento de combustible utilizadas para suministrar equipos militares del ejército ucraniano. Según Ucrania se trata de infraestructuras industriales civiles. El 09/09/2023, tras volver a encontrar restos de drones en su territorio, el presidente de Rumanía afirma que suponen una violación absolutamente inaceptable del espacio aéreo soberano de Rumanía. El 05/03/2024 varios drones marítimos ucranianos Magura V5 hunden el barco ruso Sergei Kotov. A principios de febrero, Ucrania afirmó que sus fuerzas habían inutilizado alrededor del 33% de los buques de guerra rusos, lo que ascendía a 24 barcos y un submarino inutilizados. El 24/03/2024 Ucrania hunde los buques de asalto anfibio Yamal y Azov, ambos de la clase Ropucha. Se encontraban amarrados en Sebastopol. Probablemente se utilizaron misiles Storm Shadow lanzados desde aparatos Sukhoi Su-24. Con estos dos hundimientos pueden haber eliminado otro 15% de la fuerza de preguerra de la Flota del Mar Negro de alrededor de una docena de buques de desembarco. Al comienzo de la invasión la flota contaba con nueve barcos de desembarco, incluidos seis Ropucha y tres Tapir. Varios barcos de desembarco más reforzaron a la Flota del Mar Negro trasladando unidades de las Flotas del Báltico y del Norte. A lo largo de dos años los ucranianos han volado o hundido, utilizando misiles y barcos no tripulados, cinco de los Ropucha más uno de clase Tapir. También han destruido (de las tres docenas de grandes barcos originales de la Flota del Mar Negro) un crucero, un submarino, un barco de suministros, varias lanchas patrulleras y dos corbetas de misiles. La retirada de buques posibilitó la reanudación del comercio marítimo ucraniano desde el Mar Negro. Para no depender de los suministros por mar a posiciones ocupadas Rusia emprendió a marchas forzadas un enorme proyecto de líneas ferroviarias. Conecta Rostov, en el sur de Rusia, con las ciudades de Donetsk y, en el sur, con Berdyansk y Mariupol.

Ucrania: Ivasión 2022 | Ucrania: Invasión 2023 | Ucrania | Yugoslavia | Kosovo | Srebrenica | ONU | OTAN | Década 1980 | Década 1990 | Afganistán | Siria | Ejércitos


[ Inicio | Sociedad | Religión | Irak | Irak: Invasión | Israel | Palestina | Pakistán | URSS | URSS2 ]