HISTORIA
Navegación
Graf Zeppelin



Botadura del Graf Zeppelin El portaaviones alemán Graf Zeppelin (1938-1947):
En diciembre de 1938 Adolf Hitler presenció la botadura del único portaaviones del Tercer Reich, de 262 metros de eslora. Al comenzar la guerra su construcción estaba a un 85%. Nunca llegó a entrar en combate, aunque sí lo hicieron los 42 aviones que transportaba en su cubierta. Fue arrinconado durante la guerra, eclipsado por los submarinos, que el Tercer Reich consideraba más decisivos para el desarrollo del conflicto. En abril de 1945, a sólo unos días del final de la II Guerra Mundial, el Ejército Rojo se apoderó del buque.

Construcción:
El tratado de Versalles había limitado la capacidad alemana para el desarrollo de grandes buques. Según el acuerdo germano-británico (1935) que definía las nuevas limitaciones del armamento alemán. La Kriegsmarine podía contar como máximo con el 35% del tonelaje existente en la flota británica. La cubierta de vuelo fue copiada del HMS Courageous. Una delegación alemana obtuvo también información de una visita en 1935 al portaaviones japonés Akagi. El diseño decidido por los técnicos fue acertado en líneas generales. Fue encargado al Arquitecto en jefe de la marina, el Ingeniero Wilhelm Hadeler, que consiguió tener en un año un diseño viable. Llevaría cañones de 15 cm, cañones antiaéreos de 10,5 cm y suficientes ametralladoras antiaéreas. El desplazamiento sería de 23.000 tn y la velocidad calculada fue de 35 nudos. Contaba con 4 turbinas a vapor con una potencia total de 200.000 HP. Tenía 262.5m de eslora 31.5m de manga. La cubierta de vuelo medía 244m x 30m y utilizaba dos catapultas de aire comprimido que permitirían poner en el aire 8 aviones en 3,5 minutos.

Submarinos alemanes Estrategia naval de Alemania:
Tenía que entrar en servicio a finales de 1940, pero en abril el mando alemán ordenó concentrarse en la construcción de submarinos. En los primeros meses se llegaron a hundir hasta 100 buques aliados al mes y la Kriegsmarine era poco más que un grupo de acorazados de bolsillo más el Bismarck. En 1942, el año en el que los U-Boot sumaban muchas toneladas hundidas en la costa Este de EE.UU., Alemania reemprendió la construcción de flota de superficie, y parte fundamental eran los portaaviones. Además de terminar el Graf Zeppelin, intentó reconvertir en portaaviones algunos cruceros pesados. La coordinación entre la marina y la Luftwaffe era casi inexistente y, además, a Hitler le atraía más la estrategia de Dönitz de ahogar y aislar al Reino Unido hundiendo mercantes que buscar un dominio naval típico según las pautas del entonces comandante de la marina, Raeder.

Portada libro S.Breyer Falta de aviones adecuados:
La industria aeronáutica alemana apenas podía cumplir con las demandas de la Luftwaffe. Carecía de capacidad para desarrollar nuevos aviones. La actitud acaparadora del mariscal comandante en jefe de la Luftwaffe, Goering, no ayudaba a facilitar la coordinación de todas las partes. Se vieron obligados a trabajar con los aviones existentes y colocarles alas plegables, añadir un gancho de aterrizaje y algún refuerzo en el tren de aterrizaje y la estructura del fuselaje. Fracasaron las pruebas que se hicieron con el Arado 197, Messerchmitt ME-109T, Fieseler 167 y Arado 195. El único viable resultó el Junkers 87 Stuka.

La batalla del mar de Barents (31/12/42):
Tuvo lugar entre noruega y Rusia y supuso en fin de la marina de superficie alemana. El almirante Raeder había enviado nueve barcos a interceptar un cargamento de ayuda militar para la Unión Soviética con destino Murmansk. En el círculo polar y sin luz, y con los barcos disparando a bulto, el cargamento (202 tanques, 87 cazas, 33 bombarderos, 2.000 vehículos, además de suministros) llegó completo al puerto de destino. Hitler montó en cólera y canceló el desarrollo de la flota de superficie. Raeder renunció a la comandancia de la Kriegsmarine y tomó el puesto Dönitz, el de los submarinos, que a la postre llegaría a ser presidente de Alemania tras el suicidio de Hitler.

Capturado por los soviéticos:
Ante el avance ruso en territorio del Reich, el 21 de abril de 1945 fue remolcado a Stettin y amarrado a un muelle con apenas 3 metros de agua bajo la quilla. Un comando de 10 hombres fue destacado para hundir el buque en caso de ataque. El día 25 de abril el capitán Wolfgang Kähler bajo el mando del almirante Comandante del Mar Báltico en Stettin, dio la orden de volarlo y verificó su cumplimiento desde una grúa en el astillero Vulkan. Los especialistas de la marina soviética no consiguieron reflotarlo hasta marzo de 1946. El 14 de agosto de 1947 fue remolcado para ser llevado a aguas rusas. Según los historiadores, existen tres versiones que pueden explicar que el portaaviones acabara en el fondo del mar. Una es que tropezó con una mina; otra, que los soviéticos lo cargaron en exceso y no soportó una tormenta en el Báltico; y la última, mantenida por el experto Ulrich Israel, es que los propios soviéticos lo bombardearon y torpedearon en una especie de maniobras de combate para practicar.

Robot submarino Hallazgo cerca de Wladyslawowo (12/07/06):
Uno de los grandes enigmas de la II Guerra Mundial fue desvelado en aguas del mar Báltico. Ha sido encontrado a 90 metros de profundidad y a 55 kilómetros del puerto polaco de Wladyslawowo. Trabajadores de la empresa petrolífera Petrobaltic descubrieron los restos el día 12, aunque hasta el 27 no se identificaron con total seguridad. Gracias a la utilización de robots y un sónar se adjudicó a su identificación un 99% de probabilidades de ser correcta.

De acuerdo con las leyes marítimas, el buque de guerra pertenece a la República Federal, pero ni alemanes ni polacos parecen querer encargarse de rescatarlo. "Técnicamente es imposible sacarlo del agua", ha asegurado el portavoz Zajda. El pecio no supone peligro alguno para la navegación internacional, ya que su punto más alto se encuentra a 60 metros por debajo del nivel del agua. Así que todo indica que permanecerá donde ha estado escondido en los últimos 59 años y que se le estudiará en la medida de lo posible para arrojar más luz sobre los últimos secretos del Tercer Reich.


[ Menú Principal | Menú documentos | Menú varios | Columbus | Submarinos | Primera Guerra ]