MAR
CANARIAS
Extracción de arena



Extracción de arena de los fondos marinos (13/06/07):
El Ministerio de Medio Ambiente utilizará 4,2 millones de metros cúbicos en la mejora del Roque de Anaga, Punta de Antequera, entre la Punta de Abona y El Médano, El Sauzal y en dos zonas frente al Acantilado de Los Gigantes. La Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente proyecta la extracción de más de 4,2 millones de metros cúbicos de arena de los fondos marinos de Tenerife para la regeneración de distintas playas de la Isla. Dicho proyecto se basa en los estudios que se están llevando a cabo sobre unos planes "bionómicos" y "sedimentológicos" encargados por la propia Dirección General de Costas para el proyecto de explotación de áridos en seis enclaves concretos del ámbito de la geografía insular para la regeneración artificial de las playas del entorno de estas áreas. Dicho proyecto, del que todas las administraciones consultadas guardan un celoso silencio, está en fase avanzada de estudio, por lo que desde el Ministerio de Medio Ambiente se han iniciado las consultas pertinentes para aclarar algunos aspectos burocráticos, como puede ser la evaluación de impacto ambiental que supondría la extracción de arena en los puntos localizados por Costas. Fuentes consultadas por EL DÍA explicaron que el proyecto, denominado "Estudio sondeos marinos, proyecto de explotación y evaluación de impacto ambiental en la costa de la Isla de Tenerife", procedente de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y cuyo promotor es la Dirección General de Costas, "prevé la regeneración de los entornos en donde están previstas las extracciones". Dichas extracciones son seis y están localizadas en las distintas caras y vertientes de la Isla. En su conjunto supondrán un total de 4.247.227 metros cúbicos, según la estimación del propio Ministerio de Medio Ambiente. Este plan consiste, básicamente, en extraer la capa más superficial del sedimento, transporte y posterior vertido en las zonas de regeneración en los seis puntos determinados, que son:

Anaga Draga Sebadal

Punta de Anaga.- En el extremo nororiental de la Isla, junto a la Punta de Anaga, en el municipio de Santa Cruz de Tenerife. En un principio, en este enclave se estima un volumen de extracción con calidad suficiente de unos 655.905 millones de metros cúbicos. Antequera.- El punto de extracción se encuentra en el ámbito de la Punta de Antequera, también en el extremo nororiental de la Isla, en el municipio de Santa Cruz de Tenerife, siendo el volumen de extracción previsto para esta zona unos 573.975 metros cúbicos. Punta de Abona-El Médano.- El punto de extracción de arena se encuentra entre la Punta de Abona y El Médano, frente a San Miguel de Tajao. En esta zona se prevé el movimiento de 896.062 metros cúbicos de arena marina. El Sauzal.- La Dirección General de Costas señala un enclave en el norte marino del municipio de El Sauzal, siendo esta zona la que sufrirá un mayor volumen de extracción de arena de las previstas, alcanzando el 1.345.225 de metros cúbicos de arena. Los Gigantes.- El punto de extracción se sitúa al oeste, frente al Acantilado de Los Gigantes, en Santiago del Teide. Como se apunta en el proyecto, se prevén dos puntos de extracción: en uno no se tienen datos de extracción y en el otro, se moverán 776.060 metros cúbicos de sedimento. La Dirección General de Costas ya ha movido ficha y ha pedido el estudio de impacto ambiental teniendo en cuenta las afecciones previstas en el Plan Insular de Ordenación del Territorio y posibles impactos directos sobre comunidades marinas de interés y que en estos momentos están protegidas por las leyes. (Pedro P.Peña)


La extracción de arena del fondo marino afecta a los sebadales del sur y de Teno (14/06/07):
La extracción de más de 4,2 millones de metros cúbicos de arena en seis enclaves marinos de la Isla para la regeneración de playas tendría su consecuencia negativa en comunidades de alto valor ecológico para el Archipiélago, algunas protegidas por las leyes europeas, nacionales, regionales e insulares. El proyecto de extracción de arena de distintos fondos marinos de la costa tinerfeña para la regeneración de espacios del litoral, que estudia aplicarlo la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, podría tener sus afecciones a enclaves marinos de alta biodiversidad, como el LIC Sebadales del Sur y el LIC Franja Marina Teno-Rasca, otros ecosistemas muy específicos y para la industria comercial y turística. Estos datos se tendrían que prever en el Estudio de Impacto Ambiental que se necesitaría con motivo del movimiento de los fondos, según un informe del Cabildo de Tenerife al que ha tenido acceso EL DÍA, que contrasta claramente con el aportado por el Ministerio de Medio Ambiente por la información que ambas Administraciones manejan. Tal y como publicó este periódico ayer, Medio Ambiente, a través de Costas, estudia la extracción de sedimentos marinos (arena) en seis enclaves marítimos de la Isla para la regeneración de las playas, en un principio, de su entorno. Hasta el momento no se ha presupuestado el coste de las extracciones ni los enclaves de la costa tinerfeña que Costas pretende regenerar, aunque sí ha trascendido que pretende mover más de 4,2 millones de metros cúbicos de arena del fondo submarino, como publicamos ayer. Estos lugares señalados, según los mapas de Costas, son el entorno de la Punta de Anaga, la Punta de Antequera (ambos en Santa Cruz de Tenerife), en San Miguel de Tajao (San Miguel de Abona), Los Gigantes (Santiago del Teide) y El Sauzal, único punto que no se vería afectado por ninguna circunstancia derivada de la extracción de sedimentos. Punta de Abona-El Médano.- Es la zona que más afecciones podría tener, teniendo en cuenta que el ámbito de las extracciones (896.062 metros cúbicos) es uno de los de mayor protección en el ámbito europeo, nacional, canario e insular. En esta zona se localizan los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) Sebadales del Sur, en donde se encuentran los sebadales de Cymodosea nodosa, los algales esciáfilos y fotófilos y las grandes comunidades de Caulerpa prolifera, lo que da una idea de la importancia para la vida marina del enclave. Con todo esto, el informe elaborado en la Corporación insular respalda la necesidad inequívoca de buscar puntos alternativos para la extracción de arena. Los Gigantes.- Precisamente, en el entorno del Acantilado de Los Gigantes (una extracción prevista de 776.060 metros cúbicos) existen dos afecciones de importancia. La primera de ellas es la referida a la zona señalada por Costas más próxima a Playa de la Arena, en la que se podrían dañar comunidades de alto valor ecológico para Canarias incluidas en el LIC Franja Marina Teno-Rasca, como los algales fotófilos, comunidades de anguilas jardineras y praderas de cascajos y rodolitos. Según estos estudios, estos ecosistemas crean multitud de microhábitats que señalan estos fondos como de vital importancia como zona de cría, refugio y alimentación de numerosas especies marinas. En la segunda zona del Acantilado de Los Gigantes, en las inmediaciones del puerto deportivo, también existen comunidades del tipo anteriormente nombrados, pero en menor medida. También son significativas las repercusiones que podría tener la extracción para enclaves turísticos de la importancia de la zona, además, de industrias dedicadas a la cría de especies para su comercialización. Punta de Anaga.- También en este espacio, en el que se tiene previsto un cálculo de extracción de 655.905 metros cúbicos, se podría afectar al entorno de comunidades de alto valor ecológico por ser puntos de alta biodiversidad y de gran importancia reproductiva y criadero de especies de interés, algunas protegidas, y endémicas. El informe insular destaca una superficie rocosa más amplia que el de Costas. Antequera.- En el área de influencia marítima de la Punta de Antequera, el movimiento de sedimentos (573.975 metros cúbicos) podría afectar también a comunidades de algal fotófilo y sebadales densos que existen debido, sobre todo, a las corrientes predominantes en la zona, según la valoración de los técnicos. (Pedro P.Peña)


El puerto deportivo de Guayonge: atentado medioambiental intolerable:
José García Casanova (17/09/07):
La fiebre del cemento y el asfalto continúa cebándose sin piedad sobre nuestro territorio. La voracidad del crecimiento desaforado que caracteriza el actual modelo de desarrollo del Archipiélago parece no conocer límites. Anteponiendo los intereses de la minoría frente a la conservación del medio ambiente, patrimonio de todos, se continúa minando las bases ecológicas, económicas y sociales necesarias para alcanzar un futuro basado en principios de sostenibilidad y solidaridad. Así, cuando muchos pensábamos que el evidente deterioro ambiental de nuestra amada tierra iba a hacer entrar en razón a ciertos empresarios y políticos canarios, para reconducir en lo posible los derroteros de nuestra endeble economía y preservar los recursos naturales y patrimoniales que aún poseemos, nos vuelve a sorprender el peregrino proyecto de construcción de un gran puerto deportivo en la costa de Tacoronte, justamente en uno de los parajes naturales más excelsos y emblemáticos del norte de Tenerife. La eventual implantación del denominado "Parque Marítimo Guayonge" en la costa de Tacoronte, mediante concesión administrativa de unos 417.687 metros cuadrados (o sea, el equivalente a casi 42 campos de fútbol reglamentarios), chocaría frontalmente contra los fundamentos de protección de un área protegida por ley con la categoría de Paisaje Protegido en razón de sus extraordinarios valores paisajísticos y geomorfológicos, así como por albergar una biodiversidad sobresaliente, con hábitats y especies considerados de interés comunitario en el ámbito europeo; precisamente, algunas de dichas especies animales y vegetales se encuentran incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias. Además, por su elevado interés arqueológico, la zona ha sido declarada recientemente Bien de Interés Cultural con la denominación de "Barranco de Guayonge y Acantilados de Tacoronte". Por añadidura, todo este entorno está considerado en el PIOT Zona de Protección Ambiental, no contemplándose en absoluto la localización de ninguna infraestructura portuaria en este lugar. Por otra parte, proyectos de esta índiole no sólo contribuyen a la degradación sistemática del medio terrestre sino que, además, arrasan insidiosamente los valiosos ecosistemas marinos de nuestra isla y afectan a comunidades y especies de alto interés conservacionista y económico, hipotecando, por ende, las posibilidades de un futuro basado en la utilización racional y equilibrada de nuestros limitados recursos. En definitiva, un ámbito geográfico marítimo-terrestre con sobrados méritos intrínsecos y figuras de protección jurídica territorial y sectorial para ser respetado y preserado lo más intacto posible para las generaciones actuales y futuras. Afortunadamente, un importante sector de la sociedad civil tacorontera, aglutinado en torno a la Plataforma Tacorontesemueve, ha reaccionado con prontitud para expresar su indignación ante el proyecto. Una intensa campaña se ha venido desarrollando por la citada Plataforma desde finales de 2006, sensibilizando a la población local, recogiendo firmas entre los ciudadanos y presentando alegaciones en el periodo de información pública abierto por la Consejería de Infraestructuras, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias. Lamentablemente, hay que señalar que, aunque han transcurrido más de diez meses desde la presentación de dichas alegaciones, la Administración aún no ha contestado, a pesar de reiteradas peticiones al respecto. Ante la contundente movilizzación ciudadana, los promotores del puertodeportivo no se han quedado cruzados de brazos y han remitido al Consistorio tacorontero, a través de la Consejería de Obras Públicas, una modificación del proyecto en la que se mantiene lo esencial de la versión anterior, limitándose exclusivamente a querer resolver la problemática de los accesos, para lo cual proponen ahora la ejecución de un túnel de unos 960 metros. Simultáneamente, han promovido la creación de una plataforma o foro empresarial que, bajo el declarado objetivo de relanzar el desarrollo socioeconómico del Norte, se esfuerza por obtener resultados mediáticos y políticos favorables al proyecto en cuestión.

Por todas las razones expuestas, desde Alternativa Sí se puede por Tenerife queremos expresar nuestro profundo rechazo a un proyecto que atenta contra uno de nuestros paisajes señeros, poseedor de eminentes valores estéticos, escénicos, científicos y culturales. Es hora de frenar la desaforada huida hacia adelante, que pretende la salida de la crisis económica actual mediante la construcción de más infraestructuras innecesarias, que sólo benefician a unos pocos y dilapidan nuestro limitado capital natural. Con esa convicción, desde aquí aprovechamos para emplazar al resto de las organizaciones políticas, sindicales y sociales a manifestar de forma inequívoca su disconformidad con este proyecto aberrante en la costa tacorontera, cuya realización supondría perpetrar una nueva barbarie en nuestra isla.


Praderas submarinas de fanerógamas:
Existen comunidades bentónicas de gran importancia ecológica en la franja litoral. Un ejemplo son las praderas submarinas de fanerógamas como Posidonia oceanica, Cymodocea y Zostera, cuya estructura y función son similares a las de un bosque maduro: produce materia orgánica, oxigena masas de agua y proporciona alimento, refugio y la reproducción de gran diversidad de especies. Además, para las comunidades costeras, cumplen una importante aunque silenciosa función, que es la de proteger la línea de costa. En algunos casos, estas praderas constituyen verdaderas fábricas de playas cuyas arenas proceden de los restos calcáreos de organismos que viven en los herbazales submarinos. Estas praderas actúan como barrera natural que protege la línea de costa de la erosión reduciendo el efecto de las corrientes y mareas. Su destrucción puede desembocar en una mayor erosión del litoral y en una reducción drástica de otras poblaciones, incluidas las especies de interés pesquero. La franja formada por la zona litoral y la plataforma continental genera la inmensa mayoría de las capturas pesqueras a nivel mundial. La regresión que han sufrido las praderas submarinas de fanerógamas se ha traducido ya en muchas zonas en la disminución de las capturas pesqueras. (Xavier Pastor)

Adaptación de las fanerógamas:
En el mar viven muy pocas fanerógamas. Algunas plantas relacionadas con grupos de agua dulce (monocotiledóneas, próximas a los Potamogeton), se han adaptado a la vida en el mar. Se trata de una adaptación relativamente reciente, estimulada por la dificultad de las algas para vivir sobre sustratos móviles, como los fondos de arena o de limo. También se ven favorecidas por la ausencia de animales capaces de comerlas. Sólo algunos algunos animales de origen terrestre (manatíes y tortugas marinas) pueden usarlas como alimento. Consiguen fijarse en arenas y limos por medio de largos rizomas entrelazados con las numerosas raíces. Forman así una especie de estera resistente (la mata) en la que se apoya una abundante producción de hojas acintadas más o menos anchas y largas según las especies. Constituyen sobre los fondos costeros bien iluminados (profundidades entre 15 y 40 metros) praderas que en el Mediterráneo cubren amplias extensiones. (Fuente: Xavier Llimona)


[ Inicio | Mar | Puerto Granadilla | Comunicaciones | Antártida | Pesca | Sobrepesca | Prestige | Costas ]