Europa
Brujas



Brujas:
El chamanismo es de origen remoto y extensión generalizada en las culturas primitivas. En la mitología griega la oceánide Perseis, hija de Océano y Tetis, se casó con el dios Helios, del que tuvo a la maga Circe, Egea, Eetes, Calipso y Pasífae, la esposa del rey Minos de Creta. Los druidas celtas ejercían las funciones propias de los sacerdotes que conocemos. Su nombre probablemente significaba verdadero adivino y sus funciones incluían la adivinación, la ejecución de sacrificios y la dirección de rituales en festivales religiosos. Los primeros evangelizadores que incursionaban en el norte de Europa encontraron unas creencias fuertemente arraigadas que requirieron una esforzada transición. A las brujas se les atribuía estar poseídas por espíritus malignos, eran tradicionalmente chivos expiatorios culpables de las calamidades y conflictos sociales. Con el advenimiento del cristianismo pasaron a ser instrumentos de destrucción del demonio e invocadoras de poderes oscuros. En 1603 Jaime I de Inglaterra ordenó destruir todos los ejemplares de A discovery of Witchcraft, obra de Reginald Scott, miembro del Parlamento, quien publicó en 1584 su libro con la esperanza de demostrar la inexistencia de las brujas.

Brujas Bruja Brujas. Escoba

Aquelarre:
Aquelarre, del vasco akelarre, significa el prado del cabrón. Reunión nocturna de brujos y brujas con la supuesta presencia del diablo bajo la figura de macho cabrío. Al parecer, la primera vez que se hizo mención de un aquelarre fue en torno al año 1330, fecha en que la Inquisición de la localidad francesa de Carcasona condenó a una mujer por brujería. Para la celebración del aquelarre, los brujos elegían los lugares sagrados según sus creencias, lugares que el diablo conocía y las gentes, en cambio, temían. Solían ser espacios retirados, a veces tétricos, como cuevas, corrales, ermitas, mojones o cruces de caminos; en ocasiones, la vivienda de un miembro destacado del grupo. Acudían a una presunta convocatoria del demonio para adorarlo a través de uno de sus vicarios que, por lo general, aparecía vestido de negro o disfrazado de buco (macho de la cabra). La ceremonia consistía en un gran banquete en el que solían consumirse diversos alucinógenos, tras el cual los asistentes rendían cuentas a Satanás informándole de los males causados desde la última reunión El canto del gallo daba fin a la ceremonia, y sus miembros, presuntamente cargados de energía maligna, regresaban a sus lugares de procedencia preparados para seguir ejerciendo la brujería.

    La misa negra o contramisa fue una parodia de la misa católica que rinde culto a Satán o al demonio. La literatura las mencionó tomando elementos de narraciones populares. Sus rituales se burlan del valor sacro de la misa cristiana. Los participantes sostienen a veces un crucifijo cabeza abajo, recitan oraciones al revés, realizan una bendición burlesca con agua sucia, emplean como altar el cuerpo de una mujer desnuda, sacrifican animales o ejecutan extrañas prácticas sexuales. Algunas concluían con danzas y saltos en corro hasta el acoplamiento carnal, una orgía sexual en la que nada se respetaba. Durante la edad media algunos heterodoxos combinaban el ritual cristiano con una magia que en ocasiones se relaciona con la brujería y el culto satánico. La imagen moderna de la misa negra surge a partir de 1600 coincidiendo con un aumento de condenas por brujería. Los tribunales forzaban a los acusados a admitir la práctica de este ritual. Las sociedades de brujería no reconocen que fuese práctica usual ni que exista en la actualidad.

Una de las localidades que la tradición asocia a los aquelarres es la población navarra de Zugarramurdi donde la Inquisición procesó a 40 vecinas y condenó a morir en la hoguera a 12 bajo acusación de brujería (1610). En la actualidad, este municipio celebra en el mes de junio una fiesta con música autóctona y danzas en recuerdo de los aquelarres.

Bruja. Escoba

La mano de las brujas en la guerra (s.XX):
Según un más que dudoso testimonio aparecido en 1954 -el libro Witchcraft Today de Gerald Gardner- el fracaso de la operación León Marino habría que anotarlo en el haber de las brujas inglesas. Al parecer, en el verano de 1940 se celebró una reunión de brujas al más alto nivel -el denominado Great Circle o Gran Círculo- en la localidad de New Forest con el objetivo de influir a distancia en el cerebro de Hitler para que no lanzara la invasión. No se puede poner en duda la gran eficacia de las brujas inglesas cuando se proponían rechazar invasores, puesto que los otros dos únicos momentos históricos en el que se había convocado el Great Circle habían sido con ocasión de la Armada Invencible y de la amenaza napoleónica... Según otros autores, la reunión de las brujas consistió en un aquelarre nocturno celebrado al aire libre en un bosque en Hampshire, en donde algunas de ellas murieron exhaustas por el gran esfuerzo mágico realizado, aunque alguna fuente apunta la posibilidad de que el fallecimiento se produjera a causa de la neumonía contraída al bailar sin ropa -tal como requería la ceremonia- en una noche especialmente fría.

    En mayo de 1943 se empezó a construir un aeródromo norteamericano en Boreham, cerca de la ciudad inglesa de Chelmsford. En el bosque de Dukes había una gran piedra que probablemente fuera un altar pagano de una época anterior a la llegada de los romanos. Los habitantes de la región, debido a la tradición oral, estaban convencidos de que mover la piedra de su lugar original acarrearía numerosas desgracias. Tras varios sucesos desafortunados que parecían una venganza por alterar el descanso de la bruja, al asunto se le fue restando importancia y la piedra acabó adornando el aparcamiento de un pub.

[...] Algunos de los lugareños, al ver que la piedra iba a ser trasladada a otro lugar, advirtieron a los ingenieros para que no lo hicieran; el motivo era que aquella roca tenía un difuso carácter sagrado para los habitantes de la zona. Sin saber precisar muy bien el motivo de la supuesta importancia de la piedra, los habitantes indicaron que, según la tradición, debajo de la roca estaba enterrada una bruja que había sido quemada siglos atrás en la hoguera. Para redondear la truculencia de la historia, los más ancianos aseguraban que fue precisamente en ese punto en donde apareció asesinado un guardabosques en 1856, no hallándose nunca al culpable. (Jesús Hernández)

● Las experiencias de abandono del cuerpo son inducidas por sustancias anestésicas disociativas como las cetaminas. La ilusión de volar es inducida por la atropina y otros alcaloides extraídos de la belladona, y esas moléculas obtenidas de la mandrágora o del estramonio han sido utilizadas normalmente por las brujas europeas y los curanderos norteamericanos para gozar, en el trance del éxtasis religioso, de un vuelo placentero y glorioso. (Carl Sagan)


[ Inicio | Documentos | Varios | Inquisición | Inquisición: América | Austrias | Génova | Nápoles | Florencia | Venecia ]