DOCUMENTOS
Revisionismo



Revisionismo:
Sobre hechos de gran relevancia y carga ideológica como represalias generalizadas, con el paso del tiempo se alcanza un consenso entre la generalidad de la comunidad académica. Los pseudohistoriadores que se empeñan en contradecir el consenso sin aportar evidencias pueden encontrar temporalmente un nicho de mercado que demanda sus invenciones. Pero sin que pase mucho tiempo las Historia como disciplina los rechaza y les muestra su desprecio. La intención de Ángel Viñas al dirigir la publicación de En el combate por la historia (2012) es denunciar la visiones distorsionadoras que difunden los representantes del franquismo historiográfico. Respecto a la II República y la Guerra Civil la ortodoxia entre los historiadores señala abiertamente como revisionistas a Pío Moa, César Vidal y Ricardo de la Cierva. Al hispanista norteamericano Stanley G. Payne se le critica su tardía deriva hacia el revisionismo. Payne acusa a la corriente histórica predominante de situarse en la izquierda política para tergiversar la historia de España. Los métodos usados son la banalización de los actos del régimen con abuso de eufemismos y situar el centro del discurso en críticas al antifranquismo. El carácter democrático de la izquierda es puesto en entredicho. Al mismo tiempo se obvia la clara impugnación del franquismo y la crítica de los sectores políticos, económicos, culturales, religiosos y sociales que le dieron apoyo o fueron muy complacientes con él. El régimen es calificado de autoritario, no dictatorial, sin reconocer su carácter fascista. El asunto de los crímenes de lesa humanidad ordenados a gran escala es esquivado con recursos retóricos que se acercan a la justificación.

En 2011 se publican los 25 primeros volúmenes del Diccionario biográfico español, encargada por la Real Academia de Historia a cinco mil historiadores a lo largo de 10 años. Gonzalo Anes, director de la Academia fallecido en 2014, junto con otros dos académicos, estuvo a cargo de la función de editor. Ante el volumen de críticas recibidas por sesgos detectados la Academia se ve obligada a crear una comisión (2011). En 2013 se termina la publicación impresa del Diccionario (50 volúmenes) con financiación pública. Su entrada sobre Franco no mencionaba su condición de dictador y se abre una nueva polémica. Se llega a cuestionar abiertamente la idoneidad de la continuación de la Academia. La entrada dice que Franco montó un régimen autoritario, pero no totalitario, ya que las fuerzas políticas que le apoyaban quedaron unificadas en un Movimiento y sometidas al Estado. Fue encargada a Luis Suárez, un experto en Historia Medieval que tuvo acceso a los fondos de la Fundación Francisco Franco casi en exclusiva hasta que fueron digitalizados con subvención pública. Carmen Iglesias, sucesora de Gonzalo Anes, cree necesario afirmar en declaraciones (2015) que Franco fue sin duda un dictador [...] Franco será definido como dictador.

► La ley europea de Protección de Datos dio pie a nuevas situaciones que requieren un análisis sosegado. La Universidad de Alicante retiró (2019), de forma cautelar, el nombre del secretario del consejo de guerra que condenó a muerte a Miguel Hernández (1940). La web de la UA aloja dos artículos de un catedrático de Literatura que nombra al miembro del ejército franquista Baena Tocón. Según su hijo en los artículos su padre es presentado como un verdugo y fue una víctima más. En ambos documentos se procedió a desindexar y retirar del catálogo el nombre y en uno de ellos el nombre se sustituyó por sus iniciales. Se designó una comisión para que se pronuncie sobre el procedimiento a seguir. El consejo de gobierno de la UA consideró que no se debe decidir precipitadamente y sin un estudio previo sobre la cuestión de si los metadatos relevantes para el buscador de una investigación deben considerarse como parte de la obra. Los servicios técnicos y jurídicos de la UA estudian la manera de revertir su medida cautelar que perciben como un obstáculo al derecho a la información.

Siguen apareciendo intervenciones en defensa de regímenes criminales que no van más allá de ejercicios de torpe demagogia. El eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke agita el fervor de sus bases cuestionando en declaraciones públicas que Hitler estuviera al corriente de los planes para exterminar a los judíos.

Günter Grass (1927-2015):
En su breve ensayo Escribir después de Auschwitz (1990) vuelve a adentrarse en terrenos polémicos susceptibles de ser malinterpretados. Su obra es un repudio explícito de la figura de Hitler y de sus actos que destrozaron la vida de millones de personas. En Pelando la cebolla (2006) confiesa que durante los últimos meses de la guerra sirvió en la división Frundsberg de las Waffen-SS. Con 15 años vestía el uniforme en las juventudes hitlerianas y su quinta fue llamada a filas cuando contaba con 17 años. En septiembre de 1944, sin intervención alguna por mi parte, fui alistado en las Waffen-SS cuando estaba a punto de cumplir los 17. [...] Sólo por casualidad sobreviví yo a mis dos semanas de movilización militar, de principios a finales de abril de 1945. Según sus palabras estuvo unas pocas semanas en las SS, en las que me vi envuelto sin voluntariedad. Jamás disparó un arma. La tardía revelación, descrita por algunos como un silencio ofensivo, generó gran número de críticas extremas como si fuese un tema que no se pudiera abordar con suficiente calma. Según el historiador Michael Wolffsohn con su silencio perseverante queda desvalorizada la obra moralizadora de Grass. Todas las circunstancias de esos caóticos meses cercanos a la derrota necesitan ser tratadas con sumo cuidado. A las Waffen-SS se ingresaba en principio como voluntario pero Grass niega que en su caso fuera así. Tenían la imagen de grupo de élite pero en realidad en esa etapa desesperada se recurría a incorporar lo que se pudiera. Grass describió su forma de pensar de adolescente adoctrinado: Creí ciegamente que Alemania, hasta su capitulación incondicional, tenía razones para hacer la guerra. Y es así que yo también seguí el camino de centenares de miles de alemanes de mi edad. El hecho fue aprovechado para intentar erosionar el respeto del que disfrutaba Grass y rebajar el peso de sus argumentos. Grass [se empeñó por largo tiempo en] continuar el diálogo, una y otra vez interrumpido, [...] a fin de que todos saquemos de la Historia una lección, por dolorosa que sea, que permita nuestra mutua comprensión. Los adolescentes alemanes fueron sometidos a influencias y presiones ineludibles. En los libros de texto y en las aulas aparecía el retrato del Führer. En la escuela se debía realizar el saludo alemán, el Heil Hitler con el brazo en alto, entre 50 y 100 veces al día. Las clases se interrumpían a menudo para escuchar la retransmisión de discursos de Hitler. Desde muy jóvenes tenían el convencimiento de que la finalidad de su vida debía ser la entrega a una alta misión patriótica.

Habermas:
Sobre la revisión del pasado Jürgen Habermas escribió en los años ochenta el artículo La liquidación de lo siniestro que fue seguido de intervenciones polémicas. La autobiografía del historiador Joachim Fest se publicó de forma póstuma y censurada en 2006. Una sentencia obligó a suprimir un párrafo sobre la liquidación de lo siniestro por constituir una difamación sobre Habermas. Un artículo en la revista Cicero volvía a hacer presente el rumor de que el Habermas adolescente se había tragado un papel que contenía una apasionada declaración de ser partidario del Führer y la firme convicción de la victoria final. En 1986 el historiador conservador Erich Nolte afirmó en un artículo que Auschwitz no fue consecuencia del antisemitismo tradicional, sino que se trató, sobre todo, de una reacción fundada en el temor a las fuerzas destructoras de la revolución rusa [...] [El] hecho del exterminio de los judíos durante el Tercer Reich fue una reacción o una copia, un poco cambiada, y no una primera acción o el original. Habermas criticó las afirmaciones por reducir Auschwitz al formato de una renovación tecnológica. Es reducir los más de 2.000 campos de exterminio a un simple perfeccionamiento de los campos de trabajo soviéticos. Puede adivinarse la intención de fondo al insistir sobre aspectos secundarios de la cuestión, y la actitud constante de cuestionar la magnitud real de la política de exterminio del régimen. Nolte reivindicaba una identidad alemana que admitiera el nacionalismo y el patriotismo alemán. Habermas respondió que el único patriotismo podía ser el que defendiera la Constitución.

Cementerio de Bitburg (1985):
En abril de 1985 el canciller Helmut Kohl y Ronald Reagan realizaron juntos una visita al cementerio de Bitburg, donde entre otros participantes en el conflicto yacen enterrados miembros de las Waffen-SS. Oficialmente se describió el acto como visita en honor a las víctimas del nazismo, pero algunos lo interpretaron como una forma de lavar la imagen de las SS. El responsable norteamericano en relaciones públicas había hecho una visita previa al lugar sin percatarse del hecho. El superviviente y conocido escritor Elie Wiesel imploró a Reagan para que buscase un lugar alternativo para dar un mensaje de reconciliación sin manchas. En Núremberg se declaró al conjunto de las SS como organización criminal. La edad media de los enterrados en las 2.000 tumbas del cementerio es de 18 años. El cementerio contó durante un tiempo con caídos del ejército norteamericano. Kohl declaró que en aquel tiempo contaba con 15 años y que fue esa la circunstancia por la que se libró del reclutamiento. Vio a un compañero ahorcado en un árbol con un cartel de traidor por intentar resistirse al reclutamiento forzoso. Consideró a los jóvenes adoctrinados, reclutados y enviados como carne de cañón a un frente insostenible como auténticas víctimas del régimen.

● Como los seudo-historiadores revisionistas no se atreven a presentar sus tesis en los medios profesionales —congresos, seminarios y cursos universitarios especializados— utilizan preferentemente los medios de comunicación y las editoriales más afines y con menos escrúpulos científicos. (Borja de Riquer)

● El investigador que investigue. El historiador que se esfuerce en contar las cosas como fueron y en desbaratar los embustes y las leyendas que nunca dejan de difundir los intoxicados por las ideologías. (Muñoz Molina)

● Los patriohistoriadores dedicados a glorificar el asunto de la empresa común hispánica y tal [la Reconquista] mintieron como bellacos; así como también mienten, sobre etapas posteriores, ciertos neohistoriadores del ultranacionalismo periférico. (Pérez-Reverte, 2013)

No tengo ideología. Soy militante de mí mismo. Huyo de los partidos socialdemócratas que lo son todos, menos Vox. Reniego del pensamiento único del sistema dominante. La presencia en Disenso obedece a la actitud de plantar cara al catecismo progre. Sánchez Dragó, junto con Amando de Miguel, accedió a formar parte de Disenso, el think tank de Vox (2020).


[ Inicio | Documentos | Sociedad | Noam Chomsky | Fascismo | Calentamiento | Empleo | Media | Wikipedia ]