Trump
Asalto al Capitolio



Trump: Asalto al Capitolio (2021):
Trump fue repitiendo por adelantado que no se puede confiar en el resultado de las elecciones. Perdió por unos siete millones de votos frente a Biden en las elecciones del 3 de noviembre. En noviembre de 2020 QAnon Shaman [Chansley] publicó en redes sociales entradas en las que promovía ahorcamientos para traidores. El 2 de enero Trump llama al secretario de estado de Georgia para que encuentre la diferencia de votos (11.780) que le faltó para ganar. El 4 de enero Enrique Tarrío, líder del grupo Proud Boys residente en Miami, es detenido en Washington. El 5 de enero personal de la Casa Blanca se dedicó a presionar a representantes republicanos para que se negaran a reconocer los resultados de los colegios electorales y para que a su vez presionaran a Mike Pence para que rechazara la certificación de Biden. Existieron planes para poner en marcha actos de intimidación con rasgos violentos de funcionarios federales. Según la prensa de investigación algunos funcionarios de la Casa Blanca han mostrado su preocupación por las implicaciones legales de su participación en este tipo de actos. Los oradores de la manifestación Stop the Steal mantuvieron un uniforme tono incendiario. Un destacado grupo de representantes políticos participó activamente en su organización o animó a asistir.

● Es fundamental la unidad de todos los demócratas de EE.UU. para aislar al virus lesivo para la democracia que Donald Trump encarna. En primer lugar, corresponde al Partido Republicano desconectar por completo de esa dañina figura y recuperar la nobleza de gran parte de su historia. (El País, editorial 06/01/2021)

Asalto al Capitolio:
Unas 10.000 personas marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron dentro del edificio. Se salda con la pérdida de cinco vidas. Cerca de 140 agentes resultaron agredidos. La irrupción de una violenta turba sin control pudo haber terminado en el asesinato de Mike Pence. Se llevó a cabo el día preciso en que tiene lugar el proceso que marca el final del ciclo electoral, la certificación de los votos de las elecciones. Los intervinientes en el acto organizado por Trump a poca distancia del Capitolio fueron encendiendo los ánimos con llamadas a actuaciones por la fuerza. El mismo Trump dijo que la lucha era la única alternativa para que el país siguiera existiendo. Nunca concederemos, nunca aceptaremos la derrota. Mo Brooks (Alabama) confirmó que llevava un chaleco antibalas durante su incendiaria intervención en el acto. Según las encuestas la mayoría de estadounidenses culpa al expresidente Trump del asalto. Los tuits de Trumps mientras se desarrollan los hechos no condenan los actos violentos, ni la irrupción en la sede parlamentaria, ni piden el fin del asalto. Múltiples representantes republicanos tratan de ponerse en contacto con Trump para que ordenara el fin del asalto. El senador Ben Sasse dijo que un testigo le contó que Trump seguía las imágenes del asalto con actitud de estar encantado. Biden declararía que no es una protesta, es una insurrección. El Departamento de Defensa se pronunció garantizando el respeto de la institución a la Constitución y la democracia. Christopher Miller, secretario interino de Defensa, para mostrar su postura democrática y actitud de apoyo, comunicó que permanecía en contacto con los líderes de los partidos. Hemos activado completamente la Guardia Nacional para ayudar a las fuerzas de seguridad federales y locales [...] Nuestro personal hizo un juramento de defender la Constitución y nuestra forma de gobierno democrático y actuarán de acuerdo a él. Cuando finalmente Trump pidió a sus partidarios que se retiraran a sus casas insistió en sus acusaciones infundadas de fraude. La alcaldesa de Washington DC anunció un toque de queda que entró en vigor a las 18:00 horas. Con el Capitolio policialmente controlado Trump compartió en un nuevo tuit un video en el que se dirigía a sus seguidores como grandes patriotas. Otra vez promueve su falsa teoría de que las elecciones le fueron robadas y Twitter le bloquea la cuenta por 12 horas. Twitter, Youtube y Facebook retiraron el video por incitación a la violencia y por avivar la teoría de fraude electoral. Liz Cheney responsabilizó a Trump de los disturbios del día. No hay duda de que el presidente formó la turba, incitó a la turba y se dirigió a la turba. Él prendió la llama. Robert Reich llamó al conjunto de eventos intento de golpe de Estado.

Los 50 estados y el Congreso certificaron los resultados electorales. Decenas de jueces, incluidos los del Tribunal Supremo, desestimaron las denuncias de fraude. En enero el Departamento de Justicia concluyó que no había ningún indicio de que hubiera fraude organizado para alterar el resultado. William Barr abandona el DOJ antes de lo previsto.

En mayo se retoma la auditoría que la empresa Cyber Ninjas realiza sobre los votos de las elecciones en el condado de Manicopa (Arizona). La auditoría está financiada por donantes de Trump. Cyber Ninjas, con sede en Florida, no tiene ninguna experiencia previa en procesos electorales. Su propietario difundió en 2020 numerosos bulos a favor de Donald Trump sobre las elecciones presidenciales. Las papeletas habían sido previamente contadas y sus cifras cotejadas varias veces en presencia de supervisores de los partidos. Según un auditor se buscaron fibras de bambú para determinar si China participó en el fraude como apunta un rumor de las redes de QAnon. Los expertos en procesos electorales califican los métodos de la auditoría de Manicopa como una serie de tareas realizadas de forma nada profesional. En Arizona Biden obtuvo unos 10.000 votos más que Trump. A nivel nacional el 61% de los republicanos piensa que las elecciones fueron fraudulentas y el 53% de los votantes republicanos cree que Donald Trump es el legítimo presidente y que las elecciones del 2020 fueron falsificadas mediante votos ilegales, a pesar de que perdió por unos siete millones frente a Biden. El porcentaje se eleva hasta el 61% cuando se pregunta si creen que al republicano le robaron las elecciones. En mayo decenas de parlamentos estatales controlados por los republicanos habían aprobado casi 400 leyes electorales que tendrán como efecto la restricción del derecho al voto, de acuerdo con el análisis del Brennan Center for Justice de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York. Estos cientos de leyes restrictivas con el fraude como excusa supuestamente deben hacer frente a solo 16 casos de fraude de voto entre 160 millones de papeletas en el 2020 y cero casos documentados de fraude en Arizona. Algunas de estas leyes pretenden insertar en organismos electorales a individuos politizados con capacidad de ralentizar los recuentos y suspender la certificación de los resultados. Los demócratas negociaron cambios en la composición de la comisión investigadora del asalto y su duración con el fin de conseguir el apoyo de los republicanos. La oposición de la cúpula republicana en el último minuto llevó a que al final solo 35 conservadores la apoyaran en la cámara baja. En la Cámara Alta se necesitaban 10 votos republicanos pero solo seis respaldaron la propuesta.

A finales de julio había 535 asaltantes arrestados y 165 inculpados. Cuando ante la comisión del Congreso declaran varios representantes de las fuerzas del orden comentaristas de la cadena Fox ridiculizan las intervenciones. En el condado de Fulton (Georgia), que experimentó un aumento en el número de votantes y fue un lugar clave para la victoria del partido demócrata, los republicanos reclaman una nueva auditoría (julio). Los funcionarios a cargo del proceso electoral son repetidamente amenazados e injuriados por individuos que se conducen de manera muy agresiva. El responsable del registro de votantes dimitió. El 6 de agosto el historiador especializado en mandatos presidenciales Michael Beschloss afirma que Trump captaba asesores a los que les atrae la mecánica de los golpes. Califica las maniobras ilegales de Trump como un caso mucho peor que el Watergate, la peor crisis constitucional de la historia de EE.UU. Dijo que Nixon puso en marcha la masacre del sábado por la noche intentando anular las investigaciones del fiscal especial Archibald Cox, incautando la documentación de la investigación y cerrando la oficina del equipo de investigadores. La intención de Trump de subvertir la legalidad negando los resultados de la elecciones quedó registrada en numerosos emails de funcionarios que se opusieron a las múltiples instruciones ilegales y presiones recibidas del poder ejecutivo. El 20 de agosto Enrique Tarrío es sentenciado a cinco meses de prisión por haber quemado una bandera que retiró de una iglesia histórica negra y por llevar a Washington cargadores de rifle de alta capacidad. Más de una decena de miembros de los Proud Boys habían sido imputados por el asalto. Ese día la prensa anuncia que el FBI tiene evidencias de que diversos actos relevantes del asalto se realizaron de forma coordinada. El 23 de agosto se anuncia que según la investigación interna de la policía del Capitolio el agente que disparó sobre Ashli Babbit actuó de forma legal y de acuerdo con las reglas y la política departamental. Las acciones del oficial potencialmente salvaron a miembros y personal (del Congreso) de lesiones graves y eventual muerte frente a una gran multitud de alborotadores. Trump había calificado con anterioridad (11 agosto) la actuación en una comunicación escrita como un asesinato. Informó de que habló con la maravillosa madre de Babbit y advertía que sus partidarios conocían el nombre del perpetrador del asesinato. En septiembre el chamán de QAnon acepta una pena recomendada de entre 41 y 51 meses de prisión por haber obstruido un procedimiento oficial durante una sesión del Congreso. Por el mismo cargo otro acusado [Hodgkins] recibió en julio una pena de ocho meses de prisión tras haberse declarado culpable (junio). El juez federal que sentenció a Hodgkins se refirió a la bandera de Trump que portaba en la cámara del Senado: No con una bandera norteamericana sino con una que declaraba su lealtad a una sola persona por encima de la nación [...] En ese acto queda capturada la amenaza a la democracia que todos pudimos contemplar ese día. Cuando el caso de Chansley estaba visto para sentencia 50 asaltantes se habían declarado culpables. El abogado de Chansley dijo que su cliente ha repudiado el movimiento QAnon. El juez indicó que Chansley literalmente encabezó la carrera hacia el edificio. En agosto 7 miembros de la Policía del Capitolio demandaron a Trump por haber incitado a la violencia con sus declaraciones infundadas sobre fraude electoral.

Comisión del Congreso:
Se encarga de investigar el asalto y tiene como presidente [chairman] al congresista Bennie Thomson. Solicitó a los operadores de telefonía que preservaran los registros de las llamadas efectuadas por algunos miembros del Congreso. Se solicitó a la Casa Blanca que guardase un amplio conjunto de los registros alrededor del día de los eventos. El 6 de septiembre se anuncia que la comisión ha enviado 35 solicitudes por escrito para que operadoras y empresas de comunicación preserven registros sobre comunicaciones. Entre ellas están Google, Microsoft, Signal (app para la encriptación de mensajes), Parler, 4chan y Gab. Taylor Green advierte en entrevista en la cadena Fox que un futuro gobierno republicano cerraría [they will be shut down, and that's a promise] las empresas que colaboraran con la comisión. Kevin McCarthy anuncia que colaborar con la comisión supondría infringir una ley que no especifica y que una mayoría del Partido Republicano no lo olvidaría. Jim Banks, propuesto por Kevin McCarthy para ser el miembro de mayor rango en el comité que organizaba Pelosi, envió una carta a Thompson para que no recabara registros: Hurgar en los registros de llamadas de sus colegas supondría apartarse de más de 230 años de supervisión del Congreso" [...] Este tipo de iniciativa autoritaria no tiene cabida en la Cámara de Representantes y la información que busca no tiene ningún propósito legislativo concebible. Trump hizo circular un comunicado sobre el alcance de la confidencialidad de las reuniones del personal con el Presidente [executive privilege], con afirmaciones de dudosa consistencia legal. El departamento legal de la Casa Blanca aclaró que la protección de la confidencialidad no se aplica para defender intereses personales de individuos. Los archivos nacionales custodian una importante cantidad de documentos que, según anunciaron, pondrán a disposición de la comisión sin poner cortapisas legales. Otra línea de investigación anunciada es el análisis de las campañas de desinformación llevadas a cabo en las redes sociales. Como reacción a la solicitud de registros Mo Brooks se refirió a la comisión como un engaño semejante al de la colusión rusa. A mediados de septiembre de la Policía del Capitolio anuncia que ha investigado a 26 policías por negligencia y tomará medidas disciplinarias contra 6 agentes. Tres de esos seis agentes serán sancionados por su conducta inapropiada, otro lo será por su falta de cumplimiento de órdenes, otro por declaraciones inapropiadas y otro por distribución inapropiada de información. Los vídeos mostraron a algunos agentes aparentemente retirando barreras de protección alrededor del edificio y tomándose fotos con asaltantes.


[ Inicio | Sociedad | ONU | Chomsky | Allende | III Reich | Transición | Nacionalismo | Fundamentalismo ]